Uribe, el nuevo Batman, de "paraco" a vigilante privado

"La cabra siempre tira al monte" o "por mucho que te menees, siempre se te ve el bojote".

Por cierto, el segundo de los refranes citados, como aquel "perro que come manteca mete la lengua en tapara", al comandante Chávez, le gustaba en demasía citarles.

También se dice para los mismos casos, "árbol que nace torcido, nunca la rama endereza".

Hoy me he puesto refranero como el expresidente Hererra Campins, por una noticia relacionada con Alvaro Uribe Vélez, a quien por todo y particularmente lo que encierra la noticia, esos refranes parecieran venirle a la medida.

Pero quiero dejar claro antes al lector que Uribe, es mentor y protector del joven Gómez Saleh, acusado ahora en Venezuela de planes terroristas y subversivos. Por eso, el primero defendió al segundo como lo hizo Oscar Arias, el expresidente costarricense, aquél triste hombre que se prestó para montarle varias trampas, una tras otra, a Zelaya de Honduras. Quedando así en evidencia que también a él, el premio Nobel de la Paz, como a Obama, le queda grande.

Resulta que ahora mismo, "Varito" ha estado de visita en Buenos Aires y allá se reunió con dos personajes ligados a la política, derechistas como él, y los tres, al alimón, esta vez el término está muy bien aplicado, se dedicaron a hablar, como quienes tienen mucha autoridad para hacerlo, sobre la necesidad de combatir el narcotráfico a fuerza de violencia. Los dos argentinos, no sé, porque la noticia nada dice de eso, pudieran no haber tenido nunca relaciones con el negocio de la droga, pero el colombiano por algo aparece en el N° 82 de la lista de la DEA. De manera que éste último no es quien para creerle lo que dice al respecto. Además sus relaciones con capos de la droga son tan conocidas que, en el mismo congreso colombiano ahora le denuncian sin cortapisas y arrume de argumentos y pruebas, como declaraciones de capos como Mancuso y hasta por eso se le sigue una investigación rigurosa.

"Dime con quién andas y te diré quién eres", para seguir con los refranes, se le podría aplicar a los señores Sergio Massa del Frente Renovador y Mauricio Macri, actual Alcalde de Buenos Aires, quienes son aspirantes presidenciales para el 2015 de la República Argentina, la de la Pampa y Martín Fierro, para no nombrar muchos y ahorrarme espacios y quizás insultos.

Pero Uribe con el descaro que le caracteriza dijo a la prensa en Buenos Aires, que no era partidario de "tener contemplación con aquellos que producen y venden drogas".

Lo de no "tener contemplación", dicho por él, pierde toda significación, siendo un personaje marcado por la DEA, señalado por todo el mundo y en el propio congreso colombiano en sus narices; cuando una buena cantidad de funcionarios, militares y policías bajo su mando están detenidos, buscados y juzgados por el delito de la droga. Sólo faltaría él, de ser ciertas las abundantes acusaciones, el jefe, por rendir cuentas. Por algo la DEA, en esto hay que insistir, porque no es cosa de caprichos, le puso donde está.

Pero esa frase de Uribe, en lo fundamental, porque no es tanto contra el negocio de la droga, por evidentes razones, sino que apunta contra el proceso de paz que se adelanta en Colombia, pues nunca ha querido aceptar, porque le conviene, que la guerra en su país es un problema político que se resuelve con procederes políticos y no extendiendo y profundizando la violencia; lo que sería lo mismo que crear o mantener el caldo de cultivo que favorecer el negocio de la droga. Pues es evidente que Uribe siempre se ha empeñado en fundir al ejército de productores y traficantes de la droga con las FARC para su conveniencia y la de los suyos.

Pero hay un hecho más curioso todavía en todo esto.

¿A qué fue Uribe a Colombia?

Pues nada más y nada menos que, a participar y cerrar como orador de orden, el "XII Internacional de la Seguridad Privada". Los dos políticos y candidatos presidenciales argentinos, según el cable leído de una fuente bonaerense, también están como Uribe en ese lucrativo negocio producto de la inseguridad y la violencia.

Por lo todo anterior están bien usados los refranes para aplicárselos a Uribe, porque por mucho que intente fingir, en lo que ya es un jugador previsible, siempre se le descubre su necesidad de buscar e incitar la violencia porque de ella ha vivido y vive. No sólo es caldo de cultivo, sino el estado del cual obtiene grandes beneficios. Si quieres que tus ventiladores se vendan, pues atiza la candela.

¿Acaso no conviene la violencia a quienes viven del negocio de la droga y por eso la promueven? ¿Violencia y droga no son hermanas siamesas? ¿Ese otro negocio de Uribe, "la vigilancia privada" no se beneficia mientras cunde la violencia y el terror?

Por eso uno podría recordar aquel viejo refrán de "los burros se buscan para rascarse". Y también por eso aquel aquelarre en Buenos Aires entre Uribe, Massa y Macri, hablando de cómo se debe combatir el negocio de la droga, en el cual según muchos, el primero está hasta las orejas, con violencia para que prospere más el otro negocio, el de la vigilancia privada, en el cual están metidos los tres.

Para terminar como empecé, con un refrán, poner la vigilancia en manos de ellos es "como perro cuidando carne".

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1303 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a197247.htmlCd0NV CAC = Y co = US