La confusión de la clase media en Moscú

Rusia es agredida por USA. Eso produce, en sus Oligarcas y Clase Media, confusión ideológica. Estas son algunas de las razones.

Entender la situación política en Rusia, frente a la agresión del capitalismo internacional, encabezado por USA en Ucrania, requiere echar un vistazo, al pasado. Así llegar a las razones, de la actual cautela que demuestran, los dirigentes rusos y que aparece ante los impacientes, como indecisión.

Vale la pena hacerlo, pues en Ucrania, está pasando uno de los momentos actuales, más agudos del enfrentamiento, entre el capitalismo internacional, en plena huida hacia adelante, en medio de la crisis insoluble que lo aqueja, y la Rusia ex soviética, hoy gestionada por un capitalismo primitivo, potencia cuya supremacía misilistica y nuclear, reconoce Occidente, y no está dispuesta a vivir, bajo la bota norteamericana.

Este artículo, trata de analizar las razones, por las que la nueva burguesía rusa en el poder, no logra posicionarse con decisión, frente a la agresión norteamericana.

Un poco de historia entonces, antes de ir al grano:

La Clase Media Rusa, nació hace apenas dos décadas… por cesárea.

El tiempo que requería tal nacimiento, por las vías naturales, era demasiado extenso, para la impaciencia de los padres de la criatura. .

Sus padres, la corrupta Nomenklatura, de los burócratas del Partido Comunista, necesitaba, como es natural dentro del sistema capitalista, hacia el que involucionaba, de la participación de una Clase social, que actuara como barrera. Esa clase no existía, en la sociedad sin clases de la URSS.

La necesitaba para enfrentar, y al mismo tiempo permitirles alejarse, de las posibles reacciones, de los trabajadores rusos, a quienes estaba despojando, robándoles el producto de 75 años de su trabajo, solidario y sin patrones privados.

Entonces, tuvo que recurrir a la creación urgente, de esta Clase Media, a la que debió entregar, parte de sus robos, e inducirla a cometer otros, para alcanzar, el nivel adecuado de acumulación, que esta "clase barrera " necesita, para calmar su codicia y ansiedades, imitativas de la clase dominante.

Integraron esta Clase Media, familiares y amigos, de los burócratas de la Nomenklatura del Partido, de la KGB, de los directores de fábricas e institutos, de los diputados, gobernadores e intendentes.

Y desde luego, los intelectuales, artistas y deportistas, que ya gozaban de los privilegios mínimos, a los que se accedían, en el" socialismo real ".

De inmediato, esta Clase Media, se puso en marcha, para cumplir su función específica, la de influir sobre la clase trabajadora, defendiendo la ideología, de la nueva burguesía en el Poder.

Al mismo tiempo, acelerar la formación, de la nueva superestructura ideológica, necesaria para la explotación sin resistencia, de la fuerza de trabajo de los obreros rusos, por las nuevas clases propietarias.

Mientras tanto los oligarcas, surgidos de entre los individuos mejor ubicados, en la dirección y jefaturas, de la actividad económica de la ex Unión Soviética, acompañados por algunos arribistas , más lúcidos, activos y codiciosos, se apoderaban de las "joyas de la corona",

Fábricas, yacimientos, petroleras, bosques, tierras, madereras, astilleros, líneas de aviación, servicios públicos fundamentales, edificios públicos, siderúrgicas gigantes, desde luego, mediante maniobras fraudulentas de todo tipo y además "gratis", pues nadie en la URSS, disponía de dinero para esas "adquisiciones".

Luego, transformaron los bienes robados, a toda velocidad en divisas, que exportaban de inmediato a sus cuentas personales, en los bancos privados, en especial norteamericanos y suizos, del exterior. Premura necesaria, en prevención de que alguna reacción, de los robados, pudiera impedírselo.

Y de entre ellos, los más politizados, se dedicaron a "comprar gratis", todos los canales de televisión, diarios, frecuencias de radios existentes, desde los cuales influir, en la consolidación del capitalismo, en el país.

Los intelectuales de la nueva clase media, se dedicaban mientras tanto, en pago de los bienes materiales recibidos, al trabajo "sucio", de dar vuelta la historia de la Unión Soviética a su gusto, de acuerdo a las necesidades de la oligarquía y del joven capitalismo mafioso, para el que trabajaban.

Esta nueva intelectualidad, integrada por viejos ex comunistas, que solo se limitaban a cambiar de patrones, y jóvenes que se daban cuenta, de que no tenían condiciones para los negocios (la actividad estrella del momento para la Clase Media), y como había que sobrevivir, se dedicaron algunos al periodismo amarillo, típico de la sociedad capitalista.

Y otros desde la Academia, a tergiversar el Marxismo, la historia de la Revolución de Octubre y de la ex URSS.

Y como ya no disponían de la esperanza Socialista, los nuevos ideólogos del viejo capitalismo, comenzaron a ensalzar, la utópica, inexistente "democracia capitalista".

Y cual era, el argumento que utilizaron??

La gestión de la dictadura Stalinista, como argumento básico, contra el socialismo.

Y así, tergiversaban nuevamente la realidad, ya que a Stalin, por lo contrario, deberían besarle los pies, estos ideólogos capitalistas incipientes.

Stalin fue un dictador y criminal, que puso, desde que tomó el poder, todo su esfuerzo, consciente o no, para destruir las bases, de la Revolución socialista y leninista de Octubre.

Ese georgiano, hijo de una madre fanática religiosa, que lo envió desde pequeño, a estudiar y vivir en un convento, no tuvo empacho en asesinar, dentro del pueblo soviético, en especial a aquellos, que constituyeron la vanguardia combativa y consciente, de la Revolución de Octubre , que profesaban sinceramente, la creencia que el socialismo, debía conquistar el mundo, con el protagonismo de la clase obrera participativa.

Y si bien, logro guiar la economía, en aspectos esenciales, de la distribución igualitaria de la riqueza, su negativa a dar participación democrática real, a los trabajadores, termino por anular la fuerza moral y la confianza del pueblo ruso en el socialismo, lo que facilito la involución al Capitalismo, sin la reacción necesaria de las masas expoliadas.

Es cierto, que el mismo, no se vendió al Capitalismo oficial, como el inútil de Gorbachov o el borracho de Yeltsin o como otros dirigentes en la historia reciente, pero su acción dictatorial fue deletérea, para la consolidación de la Revolución Socialista.

Lo cierto es que los nuevos ideólogos, le ocultaban a los jóvenes de la nueva generación rusa, que simultáneamente, a esas clases de "libertad individual" y "democracia capitalista", estaban robando junto con la oligarquía, al pueblo trabajador, de su esfuerzo desinteresado de 75 años, y apoderándose de toda clase de bienes públicos, para su "bolsillo individual ".

Le ocultaban a los jóvenes, que les están vendiendo, la vieja dictadura capitalista, donde la libertad la disponen, solo los pocos privilegiados que tienen dinero. Aquella "Democracia", en la que 87 individuos, según la revista Forbes, poseen los bienes equivalentes a los de 3500 millones, de otros individuos en el mundo, y donde estos últimos, apenas sobreviven de la explotación de los primeros.

Otros, integrantes de la nueva clase media, volcados a los negocios, usaron el monopolio, sobre los medios de comunicación, propiedad de los nuevos oligarcas, para introducirse en las casas de los rusos, a venderles a toda presión y urgencia, capitalismo, a través del empleo de la publicidad comercial, publicidad que no existía en la URSS.

Lo que el pueblo ruso, si sabía hasta ese momento, era que, por ejemplo, la leche era la leche. Ni se les había ocurrido, que la leche se podía transformar en 500 productos distintos, en color, sabor y contenido misterioso, etiquetados con 100 marcas diferentes, con algunos pocos dueños privados, y siempre monopolios multinacionales a la cabeza, que los enloquecían a publicidad televisiva permanente, para finalmente, venderles la misma leche del socialismo, eso sí muchísimo más caro. Así todo lo demás

Entonces resulto, que la vieja, aburrida y modesta televisión Soviética, se transformó en la nueva, brillante, llena de colores y ruidos de Rock americano.

Con 50 % del tiempo de emisión, ocupado por la publicidad comercial y 50 % de contenido, mayoritariamente norteamericano importado. Con la "educativa" emisión diaria de noticiosos, como el Euronews, equivalente en su objetividad y seriedad… a la CNN norteamericana.

Con lo cual, desaparecieron los héroes de la televisión soviética, el obrero, la madre trabajadora , la universitaria, el ingeniero fabril, el poeta, el sano deportista y aparecieron los héroes de la televisión capitalista, los empresarios, las modelos tontas de colas rotundas, la farándula vacía, la cenicienta que sueña casarse, con un rico banquero, de las telenovelas latinoamericanas La propaganda de los casinos y del juego y las comedias rusas, copiadas exactamente, de las series que cuentan la vida…en Estados Unidos.

En el teatro, los nuevos propietarios de las salas, ex directores de la época soviética, a quienes se les regalo los bienes que los integran, cumplen su parte en pago.

Consecuentemente, es imposible ver puestas teatrales, de alguna obra que trate problemas fundamentales, de la época actual. Se repiten en todas las carteleras, incansables los dramaturgos de pasados siglos, con la problemática de…pasados siglos. Y las reposiciones, de las obras más paradigmáticas, del trivial repertorio, pro capitalismo occidental.

La cinematografía cumple su rol, en esta depreciación acelerada, de la cultura rusa y socialista.

Se dedica a realizar películas a la Hollywood, sobre las mafias, que en Rusia proliferaron, desde que los oligarcas, se mataban entre ellos, para conservar lo robado.

En medio de este panorama, político cultural y social, en la Rusia actual, en la que también se autodestruyeron, la unidad de las naciones, que integraban la ex URSS, y eso debilito ostensiblemente la defensa de fronteras, y pese a que las elites Rusas, se entregaron fervorosamente al capitalismo, el imperio anglo yanqui, no ceso de acercarse amenazadoramente, con bases militares, cohetería, y anexiones territoriales a Moscú.

Hasta que lo de Ucrania, colmó el vaso.

Ahora veamos el momento actual:

Teniendo en cuenta, que Rusia tiene todos los justificativos morales, para defender a los compatriotas Rusos, en Ucrania,

Que está siendo agredido, en su carácter de gran potencia, en su propia frontera.

Considerando que el gobierno de Kiev, es ilegal y producto de un golpe criminal, hecho que extrañamente, el gobierno Ruso no plantea.

Más aun, teniendo la fuerza militar, con amplia supremacía misilistica y nuclear, con capacidad de asustar a cualquier enemigo, Moscú exhibe una cautela, aparentemente injustificada, ante los ojos de los impacientes antifascistas, en su relación con la crisis Ucraniana.

A mi modo de ver, dicha táctica demuestra por lo contrario, un alto grado de confianza, en la preparación y la capacidad, de mover rápidamente el musculo militar, cuando haga falta.

Pero independientemente de esa confianza, hoy empieza a quedar claro para esa reciente estrenada burguesía rusa, que esta agresión del capitalismo internacional a su país, no tiene visos de detenerse en la cuestión Ucrania.

Y es a partir de esa nueva convicción, que se les plantea a la elite empresarial e intelectual, un desafío futuro, que puede llegar a emparentase con una guerra, en su propio territorio, de nivel mundial.

Los gobernantes rusos, sorprendidos por la intensidad de la agresión, vieron por fin, que el capitalismo que tanto desearon, y a quien se entregaron con tanto amor, no es una sociedad de beneficencia, no es una nursery, es una mafia criminal sin límites y acompañada de una morgue, en permanente funcionamiento.

Este cachetazo del capitalismo, en el rostro de la nueva burguesía rusa, es lo que causa la confusión actual, en sus dirigentes de la política y la economía.

Es lo que estuvo frenado, desde que Yeltsin empezó a ceder en Yugoslavia, a la presión yanqui, hasta que finalmente Putin, reacciono en Siria.

Esta guerra, no está aún, declarada formalmente a la Rusia ex soviética, por el Capitalismo Internacional. No obstante en la actual Rusia capitalista, necesitan encontrar un objetivo nacional, para enfrentar al posible agresor.

Y es lógico, las guerras, las enfrentan los pueblos, detrás de una motivación.

Motivación, que se alimentaba de la ideología, en el caso de la URSS, que era una nación socialista y luchaba contra el capitalismo.

O del nacionalismo fanático y racista, con el que Hitler, en 1939 empujo a sus compatriotas, humillados y empobrecidos, por la derrota, en la guerra inter imperialista de 1914, y los envió a la muerte, por los intereses del capitalismo anglo yanqui.

El mismo nacionalismo, fanático y racista, de las banderas del Israel sionista y capitalista actual, en su agresión a Palestina.

Y aun en el caso de USA, que acostumbra a enviar a morir a los campos de batalla, a otros pueblos en su lugar, sus dirigentes usan el miedo, como motivo de guerra. Miedo que Bush y las corporaciones yanquis, inventaron con el nombre de "terrorismo", mintiéndole como siempre, al tonto y egoísta, pueblo norteamericano.

Siempre hace falta, inflar las banderas de guerra, con una motivación para los pueblos.

Rusia, que hoy solo tiene su capitalismo escuálido, como excusa, para enfrentar al capitalismo central, carece evidentemente de esa motivación.

Entonces hay que intentar recurrir, al viejo nacionalismo chovinista, que en el Zarismo en Rusia, se acompañó siempre de religión, para recrear el fantasma de la atávica "Alma Rusa", cosa que Putin y el Patriarca Kirill, ensayaron juntos, hace pocos días, en una ceremonia pública.

Es que la flamante clase burguesa, que está en el poder en Rusia, y su clase media, ni siquiera tiene la "legitimidad", de la burguesía capitalista clásica.

El pueblo tiene todavía la memoria fresca, de que se trata de una burguesía… de ladrones asaltantes.

Es una burguesía, que carga sobre su conciencia que se formó hace apenas 20 años, producto del robo directo a los trabajadores rusos. No del desarrollo, que las burguesías del Occidente, tuvieron a través de la larga explotación de los trabajadores, en el terreno industrial, comercial y financiero, de casi tres siglos.

Eso la pone en situación de inferioridad frente a su propio pueblo.

El verse ahora, en la necesidad de recurrir al chovinismo nacionalista y a la religión, para formar un frente interno de apoyo, en una eventual guerra, es totalmente anacrónico.

Ucrania misma, con su guerra civil, es la demostración que los oligarcas ladrones, aun con el apoyo del Capitalismo Internacional, no logran unificar al pueblo mayoritario, detrás de sus intereses. E incluso hay sectores, que en medio de la guerra civil, plantean reivindicaciones económicas de carácter socialista.

La experiencia de la primera y segunda guerra mundial, donde las burguesías, apoyados por la Social democracia conciliadora, lograron dividir al socialismo incipiente, y conseguir que los trabajadores, por millones fueran a la muerte, en los campos de batalla, para defender los intereses de los capitalistas, no son fáciles de repetir, en la Rusia ex socialista.

Sea como sea, la dirigencia burguesa Rusa en el poder, no dispone de mucho tiempo para titubear.

La actual Rusia capitalista, carente de ideología humanística y solidaria, con su propio pueblo, sabe que se enfrenta a las urgencias, de la crisis capitalista en aumento y sin solución, que obligan al Imperio Capitalista a agredir como siempre, para apoderarse de recursos y acabar con los competidores.

Con la "vieja" motivación socialista, la ex Unión Soviética, siempre venció en el campo de batalla, a todos los agresores que pretendieron avasallarla.

Es para pensarlo No es cierto??



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2071 veces.



Hersh Zakheim

Lic. en organización de Empresas Industriales. Politólogo graduado en la ex URSS

 HZ.virtud@gmail.com

Visite el perfil de Hersh Zakheim para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a193499.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO