El alto costo hacia la libertad


Todas las naciones quienes pretenden llegar hacia su indiscutible y plena libertad, transita el indudable y el altísimo riesgo al desafiar, a los invisible poderes establecidos, sean activos oriundos, disciplinados a sus amos o socios foráneos, dueños de las grandes corporaciones y financieras internacionales.

Países como el Líbano, que ha expulsado valerosamente en menos de 60 años a tres obtusos y brutales invasores, primero fueron los despostas e impíos otomanos (turcos), luego los sanguinarios y racistas galos (franceses) y finalmente los terroristas e insaciables sionistas (israel).

Aun así, los libaneses no están cerca de ser libres, no se les permite autoabastecerse de los servicios eléctricos y agua que la República Islámica de Irán se ofreció a proporcionar, por presiones internacionales. Infamemente el ultimo candidato a la presidencia de la república, que perdió la elección, fue condenado de asesinar al ex Primer Ministro, inculpado por colocar explosivo en una iglesia católica, peor aún de su propio credo, penado por fusilar a honorables oficiales del ejército libanes y culpable por los asesinatos de la mayoría de los miembros de la familia y ex presidente Franjiye, aun así, fue el candidato escogido por los ocupantes sádicos e hidiondos reyes saudí, qatarí, bahreiní, Kuwaití amparados por el eje del mal (GREEN-GO).

En el caso de Egipto, es similar pero sin la satisfacción, emoción o el honor, ya que no expulsaron a los invasores, sino forjaron un supuesto tratado de paz, llamado (Camp David). Tanto así fue esta supuesto pacto, que unos de los tantos conceptos adquiridos, en este supuesto compromiso de concordia, les enaltecieron por permitirle a Egipto, el derecho de almacenar en sus silos de reserva, no mayor de 18 días de consumo de harina de trigo para el pueblo. Lo asombroso en este caso, ellos los egipcios se autoproclaman, soberanos y libres.

La República Árabe de Siria, es uno de los pocos países del mundo que tiene libertad plena y absoluta. Es autosuficiente, el país mas cabal del mundo árabe, jamás se doblego antes las presiones del eje imperial, tampoco lograron comprar el honor de Bashar Al Assad, por la cantidad de 50 billones de $ americanos. Tenía una de la inteligencia más temida y organizada del hemisferio oriental, sus fronteras se encontraban celosamente y vigorosamente vigiladas, aun así no fue suficiente.

Opositores existen en todo el mundo, inclusive los mismos mensajeros y profetas de DIOS, los tuvieron. En el caso de Siria no es la excepción, algunos opositores sirios, conjuntamente con mercenarios foráneos, florecieron en pleno Siria, armados hasta los dientes, endrogados con todas clases de substancias sicotrópicos, asalariados con 2000 US $ mensuales, lograron burlar todas las leyes, inteligencias y fronteras. Esta libertad se mantuvo en paz por más de 4 décadas, desde el principio del 2011 hasta hoy día, se encuentran pagando el alto costo hacia la libertad. Millones de refugiados, cientos de miles asesinados, el país se destruye, pero el honor, la resistencia, la libertad y la reconstrucción del pueblo e infraestructura se encuentra intacta, vigorosa y mejor aun, fortalecida. Lo asombroso, la mayoría que se oponían al gobierno de Assad, hoy más que nunca lo apoyan.

Esto señores lectores es el alto costo hacia la libertad.
En nuestra república, conquistamos la libertad plena, cuando el libertador Hugo Chávez, nos independizo del FMI, BM, PDVSA, las pesuñas y garras de las grandes corporaciones multinacionales, que se encontraban impalpablemente saqueando los bolsillos de todos los venezolanos. La diferencia con Siria, no somos ni estamos cerca de ser autosuficiente, ya que nosotros solo producimos el 15 % de nuestro consumo. Las fronteras y aduanas no son impenetrables, nuestros servicios y organismos de inteligencias no son intachables e incorruptibles. Pero tenemos algo a favor, es nuestro petróleo, por ello la guerra es económica.

Lo único que mantiene nuestra patria en pie es, la dependencia del eje del mal imperial de nuestro petróleo, pero peligrosamente se están disminuyendo su sumisión y han bajado peligrosamente de 1.3 millones a 800.000 barriles diario. Mientras ellos dependan de nuestro petróleo, el precio por nuestra libertad plena, no se estallara como en Siria.

La pregunta que deberíamos hacernos, cuantos inhumanos e inescrupulosos venezolanos o extranjeros residenciados en nuestra república, estén dispuesto a ser reclutados por el eje del mal, con un sueldo mensual de 2000 US $ (100.000,00 Bsf) armado hasta los dientes, suministrado todas clases de drogas, y los juntan en millares, para violentar violar, saquear, aterrorizar a toda nuestra patria, igualmente como los mercenarios lo hacen en Siria. La guerra del futuro es hoy.

Simplemente en pleno siglo XXI, la verdadera y autentica libertad, es solo una utopía o meramente una ilusión, ya que muy pocos queran pagar el alto costo por la libertad plena.

jaledaliayoub@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1094 veces.



Jaled Ali Ayoub


Visite el perfil de Jaled Ali Ayoub Bazzi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaled Ali Ayoub Bazzi

Jaled Ali Ayoub Bazzi

Más artículos de este autor