CELAC en la Habana, loqueras de locos e insensateces neoliberales

       La consolidación del CELAC, significa muchas cosas. Lo primero que maravilla y llena de satisfacción y orgullo, es la materialización, en buena medida, del sueño loco del loco Simón Bolívar.

           Loco quien percibió y comprendió con anticipación, lo que muchos, tildados de inteligentes, todavía no entienden. Supo por estudioso y talentoso que el modelo que promovía para ser exitoso demandaba unidad territorial, política coherente y la mayor población posible en libertad, para tener mano de obra y mercado de consumo. Si la guerra, la organización de ejércitos, repúblicas y el sofocar intentonas de inconformes y miopes no hubiesen demandado casi todo su tiempo, hubiese expuesto a cabalidad las tendencias del desarrollo capitalista de su tiempo para explicar mejor el tema de la unidad continental de las colonias antes españolas- y el porqué de la amenaza que vislumbró en el crecimiento y tendencias de EEUU y las clases que allá dominaban entonces, a las cuales con frecuencia adjetivó como llamarles regatones - de manera que hacen comprender su fundada desconfianza.

           Aquella frase Estados Unidos parecen destinados por la providencia a plagar a América de miseria en nombre de la libertad, no fue un simple suspiro, sino resultado de una meditación profunda; haber comprendido que el enorme bloque del norte, con elevada población, grandes recursos, unidad política, llegado a un nivel de desarrollo mayor con anticipación, se engulliría a lo que El Libertador llamó con insistencia y precisión las antiguas colonias españolas. Dicho de otra manera, en su tiempo, cuando Marx aún no había nacido y muy lejos también de la formulación posterior por Lenin de la tesis del Imperialismo, Bolívar supo, que el modelo que avanzaba al norte el capitalismo- nos sometería en su beneficio; como también que la manera de impedirlo era promover otro bloque exitoso que estableciese el equilibrio, uniendo aquellos pueblos que tenían la misma historia, religión y hablaban la misma lengua.

            Cuando uno escucha a individuos sensatos como Piñera, presidente hasta marzo de Chile, en un discurso donde intenta disfrazarse de partidario del CELAC y sus metas, pero deja entrever de manera muy mal disimulada su adhesión a la globalización, la unidad que incluya a EEUU, a los TLC, el dejar hacer del Estado y casi nos culpa de incompetentes de no habernos desarrollado, lo que de paso sería una reconvención a su propia clase, la que dominado en América Latina y combatió al Libertador,  comprende más la grandeza de aquel hombre quien hace más de 200 años vislumbró lo contrario; lo mismo que justifica la formación de CELAC.

          Pero antes de dejar esto, lo relativo a Chile, conviene llamar la atención como la señora Bachelet, no por invitada siendo presidenta electa, ni estar obligada, volvió hablar como antes. Dijo cosas que no la comprometiesen para nada, como por mantenerse aséptica. Claro, una manera de hablar sin decir nada para no comprometerse y menos incomodar a quien bien ella y los demás saben. Quizás por eso, piensa uno, Raúl Castro al referirse a esa intervención, resalto que habló rapidito.

            También significa el CELAC, un triunfo definitivo y trascendente en el accionar político del otro loco, Hugo Chávez; este acontecimiento le resalta, eleva, como un político de gran significación nacional y continental, continuador de la gesta bolivariana. Dos locos, no por casualidad, nacidos en la misma tierra, que estremecieron y marcaron la historia del continente.

            Por último, CELAC en la Habana, con sus discursos lapidarios (Evo, Maduro y Mujica) sobre la necesaria unidad, contra las amenazas externas, reconocimiento de única vía para progresar, fue un apoyo significativo al derecho de los cubanos y Cuba a su autodeterminación. Una condena muy particular, a sólo 90 millas de la costa gringa, al injusto bloqueo contra la patria del Apóstol José Martí. El sólo hecho de realizar allí ese evento, quiérase o no interpretar de esa manera, de hecho es un repudio a esa rapaz práctica, acto de piratería y filibusterismo sin barcos, pero con cañones de cuarta generación.

             Todos los países allí presentes reiteradamente han votado en la ONU contra el bloqueo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1630 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a181013.htmlCd0NV CAC = Y co = US