Otro tema para la discusión

Socialismo o Mercosur

Se baten bombos y platillos para celebrar el ingreso de Venezuela a Mercosur, ocurrido por un hecho fortuito, la destitución del presidente Lugo en un golpe de Estado parlamentario que provocó el abortó de la larga espera del ingreso. A quienes concibieron la jugada de “jaque al rey”, les salió, como quien dice, “el tiro… por la culata” en Mercosur: expulsión de Paraguay e ingreso de Venezuela.

Si, como se dice, en Venezuela hay una revolución hacia el “socialismo”, el ingreso a Mercosur - a simple vista - envuelve profundas contradicciones. Pero, si el “socialismo” en Venezuela es simple discurso populista, no hay problema, el ingreso a Mercosur es un importante paso hacia la integración de las economías capitalista de Sudamérica.

¿Y qué es la integración económica?

Por integración se entiende la unión o articulación de las economías de varios países acordada sobre la base de ventajas recíprocas que se realiza en diferentes etapas: intercambio preferencial; zona de libre comercio; unión aduanera; mercado común; unión económica o integración total.

Además del petróleo venezolano ¿Qué otro interés tienen Argentina, Brasil y Uruguay en el ingreso de Venezuela?

Venezuela vivió la experiencia del Pacto Andino, durante 33 años (1973-2006). Pero, en el 2005, cuando el Tratado de Libre Comercio (TLC) o Tratado de Libre Imperialismo (TLI), estaba sobre la mesa de discusión y el gobierno de Colombia anunció la firma del TLC con Estados Unidos, de inmediato el gobierno de Venezuela notificó su retiro de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), por cuanto la firma del TLC entregaba no sólo el mercado de Colombia, “al libre comercio”, sino, el de la CAN. Las relaciones comerciales de Venezuela y Colombia permanecieron mientras se cumplía el plazo establecido por la CAN para el cierre definitivo, lo cual ocurrió en abril del 2011. El simple anuncio de “socialismo” por uno de los miembros, acabó con 33 años de relaciones comerciales y a la larga, terminó con la CAN.

Si el “socialismo” fue obstáculo para que Venezuela permaneciera en la CAN ¿Por qué no ha de serlo para ingresar en el Mercosur que, entre otras cosas, ya firmó un TLC con el gobierno sionista de Israel (diciembre del 2007), lo cual es como firmarlo con Estados Unidos? “El que no quiere sopa se le dan dos platos.” En aquel momento de la puja de Venezuela para ingresar a Mercosur, escribimos la siguiente nota de prensa:

CHAO MERCOSUR, AHÍ NOS VEMOS. (29.12.2007) León Moraria.

A propósito de la nota de prensa: “Venezuela, Mercosur, Israel”, publicada en esta columna la semana pasada, recibí algunos correos, con la inquietud:

“-¿Cómo es eso que Israel ahora puede decidir si Venezuela entra o no a Mercosur?” En respuesta hice la comparación de lo ocurrido entre Venezuela y Colombia cuando ésta firmó con EE.UU. el TLC. ¿Qué ocurrió? De inmediato Venezuela anunció su retiro de la CAN, y con ello la renuncia a convenios, tratados, aranceles, asimetrías y todas esas cuestiones que se analizan en la formación de bloques económicos. La firma del TLC con EE.UU., por países de la CAN (Perú, Ecuador, Colombia), sitúa la economía proteccionista de nuestro gobierno en abierta contradicción con ese instrumento al servicio del neoliberalismo (el TLC) y en consecuencia el mercado venezolano podía ser invadido de productos gringos, sin arancel, utilizando a Colombia como puente.

En el caso de Mercosur - por la firma del TLC con Israel - Venezuela guardó silencio… pero le enviaron un mensaje cifrado: o aceptas las condiciones de Mercosur (libre comercio, neoliberalismo) o te quedas fuera. Como verdugo le mostraron a Israel, país con el cual nuestro gobierno ha tenido enfrentamientos por declarar su rechazo al genocidio del pueblo palestino, el ataque e invasión al Líbano, las amenazas contra Irán, y en general las agresiones contra los pueblos árabes (Irak), casi todos aliados naturales de Venezuela por ser productores de petróleo y miembros de la OPEP. Vistas así las cosas. ¿Con quién se va a quedar Venezuela? ¿Con Mercosur o con la OPEP, eje de la política de amistad hacia los pueblos árabes? Este es el dilema.

Venezuela en nueve años no obtuvo el ingreso a Mercosur, mientras que Israel en tan sólo dos ya firmó el TLC (venta de armas, su mayor industria; así como, productos con arancel del 2% o sin arancel; instalación de empresas y la inevitable usura de los capitales judíos) ¿Qué explicación hay para que cancilleres y ministros de Mercosur le tendieran esa trampa a Venezuela? ¿Hasta dónde llega la amistad de Cristina Fernández con el financiero argentino/israelí, Enrique Eskenazi o de Tabaré Vásquez con capitales judíos? ¿De qué le ha servido a Venezuela los gestos de buena voluntad, el envío de petróleo o la compra de bonos a Argentina, para que le salgan ahora con semejante despropósito? Una bofetada en pleno rostro.

“! Chao Mercosur! ¡Ahí nos vemos!!! Quédate con Israel”, país que no acata las resoluciones de la ONU; y comete con los pueblos vecinos los mismos genocidios que ellos condenan del nazismo.

Por decir estas cosas nos aplicarán el chantaje del antisemitismo, escudo que utilizan para encubrir o justificar el genocidio y demás fechorías permanentes contra el pueblo palestino. “Quosque tandem Israel!!!” (¡Hasta cuando Israel!).”

Esta nota la escribimos en diciembre del 2007.

Pero hay mucho más. El problema de las simetrías y asimetrías.

Cuba, país socialista ¿Puede ingresar a Mercosur?

¿Qué hace Venezuela con simetrías en el ALBA que, a su vez, son asimetrías en Mercosur?

Otro ejemplo de asimetría: en los países de Mercosur no está permitido el control de cambio que, en Venezuela, es fundamental para proteger las añoradas, codiciadas, escurridizas divisas del ingreso petrolero.

Si en trece años, la revolución bolivariana y “socialista”, no ha doblegado a la pobre buguesía caraqueña (Fedecámaras), que sólo subsiste de la teta petrolera y negociados con el Estado ¿Podrá doblegar a la poderosa burguesía paulista o bonaerense que si tienen vida propia? ¿Terminará Mercosur socializado o el “socialismo” venezolano mercosurizado?

Desde hace trece años, el vehículo de la revolución bolivariana viaja con la luz de cruce a la izquierda, pero, al llegar a las bifurcaciones, siempre el cruce lo hace hacia la derecha. Los continuos dilemas están a la orden del día: chavismo o revolución; socialismo o Mercosur; ideología socialista o ideología cristera y camandulera; socialdemocracia o socialcristianismo; socialismo o militarismo desarrollista. En fin, los contrastes los hay para todos los gustos, sin hablar del socialismo del siglo XXI ¡plus ultra! …de la controversia.

leonmoraria@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2886 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor