La Cumbre secreta

 La muerte anunciada de la llamada “Cumbre de las Americas”dejo en claro que nuestros países rechazan la actitud colonialista e ingerensista de los EEUU y Canadá por cuyo brazo de protectorado Ingles perteneciente a la Commonwealth, se cuela la prepotencia y la grosería de la antigua Europa, desesperada, tratando de imponer a punta de insultos el derecho que tienen nuestros pueblos sobre nuestros recursos naturales.

   Los deseos del Imperio cayeron en la papeleta de la basura, las instrucciones solo fueron obedecidas por los lacayos y cipayos quienes gobiernan de espaldas a sus pueblos, pues no se puede entender la cara dura, la desfachatez y las pretensiones de retrotraernos a la época de las colonias Españolas e Inglesas en pleno siglo XXI, el veto hacia las discusiones de los problemas más importantes que tienen nuestros pueblos como el derecho Argentino hacia las Malvinas, y la participación de Cuba en ese foro, no hizo sino que terminar de poner los clavos al ataúd de las Cumbres y de las organizaciones como la OEA.  

  Una reunión secreta a puerta cerrada con la finalidad de que los pueblos no pudiesen enterarse de las verdaderas posiciones de quienes los gobiernan, “el que no las debe no las teme”, muchos de esos gobiernos se arrastran servilmente como el gobierno Colombiano, cuyo presidente cerro con broche de oro la venta de su país a los EEUU, iniciada por quien fue su compañero de gobierno  el narcopara presidente anterior en cuyo gobierno fungió de Ministro participe y coparticipe en los beneficios de la estafa y venta de su propio país.

 Ya el hecho de tener como sede al país de Colombia, cuyo gobierno oligárquico de ultraderecha se encuentra arrodillado ante los intereses Norteamericanos, y cuyo esfuerzo denodado realizado por el presidente de ese país para ejecutar las ordenes que le dio el Imperio de no extenderle la invitación a Cuba, quedo fehacientemente demostrado a pesar del lenguaje alabancioso que cae en la hipocresía que desde siempre a demostrado ese gobierno.

  La asistencia del presidente de los EEUU, fue aprovechada por los cuerpos de seguridad de ese país junto al Mozad, que ya hacen presencia en Colombia, para introducir nuevos dispositivos y armas más sofisticadas con la excusa de la seguridad del mandatario Norteamericano y su comitiva, el contingente de armas sofisticadas y militares así como agentes encubiertos de Inteligencia  que vienen a reforzar el plan para desestabilizar a La Republica Bolivariana de Venezuela, y que ya desde hace tiempo viene ejecutándose.

   Se evidencio las tácticas de los gobiernos de ultraderecha comprometidos con la desestabilización de nuestros países, las continuas reuniones de los países “hermanos” de Perú, Chile, Colombia, Costa rica, Honduras etc., con Canadá y los EEUU no hacen sino indicar claramente a nuestros pueblos de que lado sopla el viento en estos gobiernos, las intenciones claras del Imperio y sus aliados no dejan la menor duda de cuales son sus intenciones.

   Esta Cumbre nos recordó la famosa Cumbre aquella, la del recordado Néstor Kirchner que se negó a permitir que Canadá y EEUU avasallaran a nuestros países; la encerrona de la que fueron objeto los movimientos sociales y el desprecio de los gobiernos de ultraderecha de nuestramerica hacia las necesidades y opiniones de sus pueblos se confirmaron ante el estrecho corredor y el cordón policial puesto por el gobierno Colombiano para acallar ante el foro las peticiones de sus pueblos.

 Y mientras se trataba de invisibilizar con el silencio mediático a la que nos tratan de acostumbrar los medios privados de ultraderecha del mundo entero, una Cumbre paralela de Empresarios de las Grandes Corporaciones del mundo entero era priorizado por encima de los pueblos, cuyos Lobbys milmillonarios montaban negocios con los diversos gobiernos.

   Las posiciones inaceptables de los EEUU y el protectorado Ingles de Canadá de no discutir el legitimo derecho del país Argentino sobre las islas de Las Malvinas que son Argentinas y que Inglaterra se apropio, no hace sino demostrar cual es la posición de estos dos países de producirse un conflicto y a quienes apoyarían, siempre en detrimento de nuestros pueblos, además de las pretensiones Españolas de querer venir a dictar pautas a la nación Argentina de cómo debe manejar sus recursos, nación mil veces libre y ahora más que nunca defendiendo sus derechos.

   Los tiempos libertarios que soplan por nuestros pueblos, la necesidad de unión de los países precisamente ahora que con la declaración de los países de La Alba de no asistir a ninguna Cumbre sin la presencia de Cuba, las palabras tajantes del Presidente Bolivariano, y las actitudes valientes y decididas del Presidente Ecuatoriano, Boliviano y del Presidente Nicaragüense, demuestran claramente que es lo que nuestros pueblos quieren, y crece la locura Imperial ante la imposibilidad de salirse con la suya.

   Ahora que ya el Imperio esta preparado para embarcarse en un nuevo conflicto, sus lacayos Centro y Suramericanos están como al decir del pueblo “como cucaracha en baile de gallina”, no saben hacia donde ir, a espaldas de sus pueblos trataran de unirse en el plan orquestado desde EEUU con la participación de los países de la OTAN interesados en apropiarse de nuestros recursos en un intento vano de salir de la crisis que los esta matando, la lluvia de dólares que se esta “invirtiendo” en esta loca aventura tiene sus aristas en la Oposición de la ultraderecha fascista Venezolana encabezada por el candidato elegido por su perversidad y violencia, quien ya recibió sus ordenes en un viaje reciente realizado al país de Colombia.

   El alerta es para todos nuestros pueblos, el Imperio y sus aliados nos han declarado la guerra para apropiarse de lo que nos pertenece, preparémonos para la lucha.

   Confiamos en el Líder.

anazaicon@yahoo.com

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1924 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor