Intriga en la granja

Como todo burgués director de banco, el Sr. Dominique Strauss-Kahn es un cerdo. Un cerdo grande, gordo y peligroso cuyo peludo hocico vimos hozar en la crisis financiera de los países asiáticos en 1997 y aplicarles el “remedio” del Departamento del Tesoro de Estados Unidos: enriquecer a los acreedores transnacionales con la poca sangre restante de esas economías, desde Tailandia hasta Indonesia.

Cuando Dominique Strauss-Kahn (llamado en los medios “DSK”) terminó de vampirizar a los asiáticos, se ocupó de Rusia y a Brasil. Después llegó la hora de liquidar lo que quedaba de Argentina, pero en 2002 Buenos Aires dejó de pagar tributo al FMI y estabilizó su economía. Casi inmediatamente, con la ayuda de Venezuela entre otros, Argentina comenzó a crecer, a pesar de todos los intentos del FMI para sabotear al país.

GOLPE BAJO

Como buen “sociolisto” o “sucialista” francés Strauss-Kahn tenía, además de un salario de 500 mil Dólares mensuales, la pretensión política de ser Presidente de Francia, perfectamente justificada por la calidad de los presidentes europeos, y en 2012 se presentaría por segunda vez a las primarias de su partido. Para eso necesitaba un poco de notoriedad, definiéndose más pro-europeo que pro-USA por oposición al pitiyanqui Sarkozy. Fue así que Strauss Kahn utilizó al FMI para lanzar su primera bola en el juego electoral francés.

Strauss-Kahn sabía que la popularidad de Sarkozy estaba en su peor momento y su partido UMP no se recuperaría ni siquiera agitando el espantapájaros de la extrema derecha (con falsas cifras de popularidad para la hija del fascista Le Pen). El inicio de la campaña electoral de Strauss-Kahn fue sentido como un golpe bajo, en ambos lados del Atlántico.

RABO DE PAJA

El cerdo Strauss-Kahn no ignoraba los reproches que se le podían hacer. Conocía el estilo gansteril de Sarkozy y sabía por dónde llegaría la venganza. En cuanto a Washington, Strauss-Kahn contaba con el apoyo del lobby sionista, piloto de la política exterior yanqui.

Por eso el 28 de Abril, apenas 3 días después de la declaración del FMI, dio una entrevista a “Libération”, en la cual se le preguntó cuáles eran los puntos por donde esperaba “reproches” (léase ataques), Strauss-Kahn no dudó un instante: “El dinero, las mujeres, mi judaísmo”.

Sobre las mujeres una declaración de principios: “Sí, amo a las mujeres... ¿y qué?” Para el cerdo Strauss-Kahn amar a las mujeres es poseerlas como al dinero, y como el desprecio lleva de la impaciencia al atropello, su carrera siempre estuvo marcada por abusos y acalladas denuncias, como la vida sexual de cualquier burgués en su relación con mujeres pobres y sin poder político.

  Strauss-Kahn sabía por qué lado venía el golpe: "Podrían mancharme con un escándalo montado por una mujer que dijera que la violé en un estacionamiento y a quien le hubiera prometido 500.000 o un millón de euros por inventar esa historia”…  Habla en Euros y no en dólares, porque nunca pensó que lo temido sucedería en Nueva York. Evidentemente, un cerdo francés como Strauss-Kahn, aún siendo gordo, grande y peligroso para los pueblos que se dejan y las mujeres indefensas, no es nade frente a un feroz jabalí de Hungría como Sarkozy. El golpe vino como esperaba pero no dónde lo esperaba.

LA CANDELA

Para exorcizar (“curarse en salud” decimos en criollo) la venganza americana por el informe catastrófico del FMI Strauss-Kahn dice que le pueden reprochar su judaísmo, y que prevé que los medios exploten una declaración suya hecha años antes a “Tribune Juive” (Tribuna Judía), en la que dijo: “Cada mañana me levanto preguntándome cómo puedo ser útil a Israel”.  Evidentemente, no atacando la supremacía de los Estados Unidos…

STRIKE ONE ¡OUT!

El 14 de mayo de 2011, a un mes del “catastrófico” pronóstico del FMI sobre la superación de la economía de estadounidense por la china, el cerdo Strauss-Kahn, acusado de agresión sexual a una empleada del Sofitel Hotel de Manhattan, fue detenido y bajado esposado de un avión en el aeropuerto JFK de Nueva York, por la famosa Unidad de Víctimas Especiales. El fiscal de Manhattan que lleva la causa, es Cyrus Vance Jr., hijo de un ex secretario de Estado.

Después de trampa tan obvia, todo lo que vino fue mezcla de “Crónica Policial” con la revista “Hola”, con declarantes que van desde el repugnante “filósofo” derechista Bernard-Levy hasta un banquero de Costa Rica que cree que su aspecto -francamente porcino- lo califica para dirigir el FMI, canonjía reservada a los cerdos europeos en el reparto internacional de funciones de la piara dominante. Citamos a un especialista: “Los mercados emergentes están cansados de que los europeos dirijan el FMI. Los franceses han dirigido el FMI durante 26 de los últimos 33 años. La distribución del poder es medieval; hay nueve europeos entre los 24 directores; el director brasileño representa a nueve países, pero su voto pone en la balanza solo un 2,4%; el voto de EE.UU. vale cuatro veces más”.

El dúo Obama-Sarkozy eliminó al primer candidato socialista a la presidencia de Francia, castigó la osadía de decir la verdad sobre el desastre financiero de los Estados Unidos y cortó por lo sano cualquier futura veleidad de cambiar la política guerrerista de la OTAN. Así es que los cerdos se gobiernan.

rothegalo@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2252 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor