En torno a la criminal invasión de Libia

Esto era una rana que quería ser la mejor rana del mundo

Esto era una rana que quería ser la mejor rana del mundo, así que se pasaba el día haciendo ejercicio y se cuidaba mucho y tal, y no tenía ni una gota de grasa. Pero a pesar de todo, un día la cazaron, y el tío que se la comió dijo:


- Oye, ¡que ancas de rana tan buenas!… ¡parece pollo!

La moraleja de este cuento hoy me parece aplica tanto a ciertos gobiernos que se jactan de “pragmáticos” frente a la indefendible intervención militar de Libia. 

Y aplica asimismo a ciertos creídos “líderes” de ciertos movimientos o partidos políticos entre pitiyanquis y vende-patrias mal llamados venezolanos.

Por el contrario, ejemplos de dignidad, humanismo, solidaridad y estatura diplomática lo brindan hoy los gobiernos y pueblos de Venezuela, Cuba, Uruguay, Argentina, Paraguay, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. Todos ellos categórica e insistentemente resisten y condenan la peligrosa y criminal intervención militar extranjera en Libia.

Muestra de silencio cómplice o de declaraciones indignas y arrastradas lo ofrecen varios “personeros de la oposición” venezolana.

Capriles Radonsky, por ejemplo, expresó ayer su “rechazo por aquellos líderes que provocan el surgimiento de conflictos bélicos en sus respectivos países”.

Osvaldo Álvarez Paz hizo otro tanto con una execrable y malintencionada comparación entre la situación socio-política de Libia y la de Venezuela. Este señor que de paz parece no tener un pelo, en un recién aseveró:

 “La operación protectora del pueblo libio encabezada por Francia, Inglaterra y Estados Unidos, con España, Alemania e Italia en guardia solidaria para la acción, está plenamente justificada…Tampoco es legítimo arroparse con la bandera de la “soberanía” o de invocar el principio de la no-intervención para evadir el compromiso de normas existentes o resoluciones de las instancias correspondientes… El drama del pueblo libio también es nuestro. Cuanto sucede en aquella parte del planeta, incluido Egipto, Túnez y las demás realidades convulsionadas, tiene que servir de ejemplo para gobernantes con delirios de liderazgo universal y pretensiones de permanencia eterna. Esos que no vacilan en mentir, en robar y hasta matar, tendrán en el caso Libia una lección imposible de ignorar. ¿Qué estará rondando en la cabeza de los Castro, de Ortega… y de Hugo Chávez?”.

De forma conexa se expresa el ex general Fernando Ochoa Antich:

“Dejémonos de tonterías. La desmedida ambición de poder de Muamar Gadafi tenía que conducir a Libia a la tragedia que actualmente vive. Era imposible evitarla. Los pueblos se ilusionan con los líderes carismáticos y casi mágicos que basan su prestigio en esa habilidad casi inexplicable que les permite engañar por mucho tiempo a los humildes, creándoles esperanzas de redención que nunca llegan, y que siempre terminan en regímenes violatorios de las libertades públicas y de los derechos humanos. Ese es más o menos el caso de este criminal paranoico. El bombardeo inclemente y el asesinato en masa de civiles indefensos, produjo tal escándalo en la opinión pública internacional que fue imposible evitar la intervención del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas... El fondo de la resolución es transparente y no tiene dudas: se ha declarado una exclusión aérea que limita el sobrevuelo de cualquier tipo de avión sobre Libia, pero que al mismo tiempo deja abierta la posibilidad del empleo militar en caso de ser necesario para obligar a la negociación y limitar los ataques de las tropas mercenarias de Gadafi en contra de la oposición … La pregunta que tienen que hacerse los venezolanos, ante tan dolorosos acontecimientos, es si el régimen chavista no tiene entre sus objetivos copiar una estructura de poder similar a la establecida por Gadafi en Libia … Si observamos, con absoluta objetividad, la orientación antidemocrática del régimen debemos empezar a preocuparnos … hay dos aspectos que deseo resaltar porque considero que son las pruebas más consistentes de la cercanía ideológica del chavismo al régimen de Gadafi: la tendencia de Hugo Chávez a querer prolongarse eternamente en el poder y el progresivo esfuerzo de reemplazar a la Fuerza Armada, de orientación profesional y apolítica, por una organización dominada por la existencia de una milicia ideologizada, con presencia de mercenarios cubanos. Más claro no canta un gallo. Ojalá, mis compañeros de armas valoren los riesgos que enfrentan Venezuela y su Fuerza Armada. Respeten y hagan respetar la Constitución Nacional”.

Más clara que esta Instigación a la insubordinación civil y militar… pues ni en la misma Libia.

Y pensar que cuando los regimientos de Occidente entran a sangre y fuego a los países a los que ofrecen ir a “llevar la democracia”, lo que hacen sistemáticamente es violar y asesinar a millones, incluyendo a las hijas y bebés de la burguesía.

Esto que vemos hoy en Venezuela pues no es precisamente la historia de una rana que quería ser la mejor rana del mundo.

Es la historia de unos pitiyanquis criminales y mercenarios que quisieran merecer ser aclamados como los más cobardes, rastreros y desalmados venezolanos en todo el planeta.

Pero bien explicaba el filósofo español José Ortega y Gasset:

"El mayor crimen está ahora no en los que matan, sino en los que no matan pero dejan matar."

Y el diplomático egipcio y sexto Secretario de las Naciones Unidas, Boutros Boutros-Ghali, lo explicó aún mejor este fenómeno consubstancial a la fase terminal del capitalismo:

El crimen organizado a escala transnacional (…) burla las fronteras y se convierte en una fuerza universal” (…) “Las fuerzas de la oscuridad están en movimiento en Europa, Asia, África y América, y no perdonan a ninguna sociedad” (…) “El crimen transnacional (…) corroe las bases del orden democrático internacional, envenena el mundo de las finanzas, corrompe a los líderes políticos y socava los derechos humanos”.

¿Qué podemos los simples ciudadanos de a pie contra esta aceitada, creciente y eficacísima máquina de metódica guerra mundial en marcha en contra de naciones y pueblos con riquezas, especialmente energéticas?

Por lo menos podemos oponernos. Y resistir por todos los medios. Incluso por los más aparentemente precarios a nuestro alcance.

Bien advertía el teólogo e historiador alemán Karlheinz Deschner:

"El que no escriba la historia universal como historia criminal, se hace cómplice de ella".

Y completaba: "Los crímenes pequeños son objeto de persecuciones por parte de perros y policías. Los grandes, objeto de reverencia por parte de los historiadores."

El objetivo del Imperio euro-estadounidense es desmoralizar a los nobles pueblos luchadores del mundo.

Nuestro objetivo debe ser recordar siempre ―y frente a cada contexto de lucha de clases― que el capitalismo es un animal anciano y moribundo. Y que con cada nueva barbaridad criminal que comete no hace sino aplazar el día de su colapso. Y sobre todo, dejar en claro que no existe otra alternativa que la de un nuevo y creativo socialismo en todos y cada uno de los países del mundo.

Construirlo desde una praxis que aproveche y multiplique los avances hacia el socialismo de gobiernos progresistas y de poder popular aparece hoy como nuestra más compleja y urgente tarea.

delgadoluiss@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2711 veces.



Luis Delgado Arria


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia