Los pueblos árabes nos enseñan

Las naciones árabes nos enseñan que ser aliado de Estados Unidos, ya no es ninguna garantía, lo vemos con Egipto, Arabia Saudita, Jordania, protestas de masas contra la concentración de la riqueza en las mismas manos, muchos de estos países son potencias petroleras, aun con ese recurso nada garantiza que los records de longevidad en el gobierno sus pueblos gocen de justicia económica y democracia social, presidentes aferrados al poder son corruptos, ineptos y arrogantes, dicen pueblo con pasmosa facilidad, es la palabra favorita de la demagogia política.

Los pueblos árabes nos enseñan que malos lideres usan la democracia para imponer sus peores políticas con resultados a medias y son los que quieren perpetuarse en el poder, también esos pueblos nos enseñan estos días que ese tipo de gobierno es decadente y el pueblo no los aguanta.

Hosni Mubarak 30 años en la presidencia, Moammar Gadhafi 42 años en Libia, Omar Al-Bashir 18 años en Sudan, Zine Ben Ali 23 años en Túnez (derrocado) Abdelaziz Bouteflika 12 años Argelia, Ali Adbullah Saleh 11 años Yemen, Bashar Asad 11 años Siria, son algunos casos de gobiernos perpetuados en el poder que los pueblos quieren derrocar porque se volcaron al neoliberalismo por los años 70 utilizándolo en su provecho y gobernando en forma corrupta.

Estos pueblos árabes nos enseñan que se protesta por lo mismo en todo el mundo, una elite que se enriquece o los ricos siguen siendo ricos y frenan o manipulan los cambios cuando la mayoría vive en la pobreza, segmento utilizado como escalera para subir políticamente y el pueblo ya no tolera esa situacion.

Las sociedades árabes están listas para explotar desde hace unos 30 años afirman analistas de esas naciones por motivos religiosos, étnicos, pero nunca como ahora por hambre y derechos humanos, monarquías y dictaduras que se transformaron en pro norteamericanas como Arabia Saudita, King Abdullah lleva 6 años en el poder, es el príncipe que cada vez que puede solicita se bombardee la central nuclear iraní, este país encabeza a Jordania, Egipto, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, aliados incondicionales de Estados Unidos, son la cabeza de playa por sus bases militares para la fuerza de intervención rápida de la OTAN-pentágono.

No son pocos los líderes que, aparentemente, hacen mucho bien y proporcionan ayuda con el único fin de cosechar agradecimiento a su favor. Cuando ofrecen obras, al principio, lo hacen con voluntad de servir, después, ese servicio a la sociedad es fríamente calculado para hacer valer sus derechos frente al pueblo, esperando agradecimiento toda la vida.

Líderes así son peores que los esclavistas porque no tienen reparo ninguno en esperar toda una  vida de esclavitud de la masa que ha recibido su ayuda alguna vez. De ese modo destruyen la democracia y encadenan a la política con una monstruosa culpa, es que el poder enferma y hace perder la perspectiva, los gobernantes pierden el equilibrio y se abusa de la democracia plebiscitaria. Son capaces de interpretar los deseos y aspiraciones del pueblo siempre y cuando continúen en el poder para tomar decisiones colectivas según ese criterio.

Democracia es pueblo se suele decir ¿pero qué coño es pueblo? Una masa de gente fácilmente manipulable entregando derechos humanos básicos que ningún otro gobierno hizo, salud, educación gratuita e igualdad política. Los pueblos son los que en su época apoyaron al nazismo y al fascismo, o a esas elites que solo les interesa acumular dinero como poder. Pueblos, son los mismos que despiertan cuando es demasiado tarde, cuando lo que importa es el socialismo y el tiempo de construirlo se aleja porque no hay sucesión para poder renovar la revolución.

El pueblo, la gran mayoría de ellos acude a los referéndum sin haber leído la constitución, con explicaciones a medias, votan casi ciegos solo alimentados por el correo de brujas y, en su amplia sabiduría los gobiernos nunca consultan al pueblo sobre la conveniencia o no de subir los combustibles, subir los impuestos o si la sociedad más pobre quiere que se la libre del pago de luz y agua, no lo hacen porque conocen la respuesta.

Se consulta si, reformas constitucionales o sobre nuevas leyes aprobadas por la Corte Constitucional que el pueblo no entiende y porque confía en su líder. El pueblo voto por Andrés Pérez, y aun hoy saluda las obras de Pérez Jiménez, eso ha sucedido a la hora de elegir gobernantes que luego el pueblo presuroso quiere sustituir.

En todos los tiempos el pueblo tiene las mismas probabilidades de tomar decisiones equivocadas o acertadas, pero, equivocarse continuamente es parte del concepto de locura de la masa haciendo lo mismo esperando resultados diferentes.

Después de Egipto y Túnez, muchos gobiernos enmendaran y caerán una gran parte de las cadenas esclavistas impuestas por los falsos conceptos que se tiene del agradecimiento y solidaridad practicada en una democracia revolucionaria, porque, están siendo mutilados por falsos conceptos impuestos que al pueblo no le ayuda a crecer ni a alimentarse, y más importante aún no le ayuda a construir el socialismo. 




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2619 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: