Sindéresis

En los zapatos de Müller

A lo mejor o a lo peor fueron insuficientes y a destiempo, las razones expuestas por el General Müller Rojas, para ausentarse del barco que empuja la revolución timoneada por el presidente Chávez. Insuficientes, porque es probable que el insobornable General conozca en lo más discreto de su saber, mayores y mas contundentes razones que puedan distribuir la carga y orientar con mas propiedad, el vector que señala el rumbo de ese barco que hoy abandona. Y fueron quizás, también expuestas a destiempo, porque Müller con el respeto y respaldo que ha tenido en sus posiciones de autocritica, pudo en un tiempo temprano pasado que es difícil precisar, acometer esas iniciativas de denuncia a la distorsión, al embuste artero y a la perfidia contrarrevolucionaria. Pero lo hace ahora, y también vale. Porque para mal de agrado de muchos, Müller razona cosas de inmutable realidad. Y es muy difícil tapar el sol con un dedo, cuando ya no se pudo con el canto de la mano. Sino miren nomas. Miren, en el espectro nacional, el pocotón de diputados de todo rango, alcaldes de doble pezuña, gobernadores de amplias agallas, ministros de gordo apetito y hasta empleado de medio pelo, que se han disfrutado el poder sin adquirir, menos concretar, los serios compromisos que exige esta revolución para el buen vivir de la gente.

A veces se ve, como una revolución mutilada en su locomoción de avance. Y también habrá que mirar después del efecto Müller, que muchos bandidos y neonatos miserables paridos desde las violadas entrañas del partido socialista, se han acomodado en cargos de representación popular para fungir de capistotes de mafias e incrementar con grosería, sus cuentas bancarias y sus bienes casi siempre mal habidos en el tejido de la complicidad. Por eso se oye el murmullo de los líderes sociales que se acercan en busca del partido socialista. Y por eso las razones que expone Müller impulsan una meditación profunda en las bases del PSUV, para dar soporte a su supervivencia.

Estas próximas elecciones internas del partido socialista tendrán sabor a Müller. Y la alcahuetería procaz y la majadería oportunista quedarán definitivamente al margen de las decisiones del pueblo socialista. Solo así se evitaría una desintegración tan deseada por quienes adentro y afuera del partido conspiran casi exactamente con los mismos propósitos de desarticular una revolución que con sus defectos, ha intentado redimir a los sectores populares mas golpeados a través de todos los tiempos.


n_lacruz@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2484 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: