Falcón: Otro traidor más

A veces es poco elegante autocitarse, pero lo de Henry Falcón es eso que varios han llamado en aporrea: la crónica de un acto anunciado. Todos sabíamos que este señor no es nada revolucionario, ni socialista, ni izquierdista. Tanto en la Alcaldía de Iribarren, como en la Gobernación de Lara, se había llenado de gerentes de la derecha, con apariencia de meritócratas “pdvsistas” Muy pocos revolucionarios estaban al frente de los despachos de estos organismos. Incluso, muchos de ellos se ufanaban de haber firmado contra Chávez y cuestionaban a la revolución bolivariana. Chávez ya se lo había expresado. En términos poco académicos, le había dado varias patadas por el trasero y Falcón no se terminaba de ir. Hasta que llegó al “llegadero”. Sus compromisos con las empresas capitalistas, con la oligarquía de Lara (los terratenientes del Valle del Turbio) y nacional (la Polar), le impidieron seguir en el proceso de transformaciones profundas que tiene Venezuela. Y, como Alfredo Peña, Miquilena, Baduell, Acosta Carles, Manuitt, Didalco, Carlos Jiménez (el ex de Yaracuy), los de PODEMOS y una larga lista de etcéteras, se fue del proceso. Aunque ya estaba ido desde hacía mucho y sólo funcionaba como otro quinta columna.

Los revolucionarios deben hacer un esfuerzo de comprensión de lo que pasa en Venezuela y en el mundo. Las medias tintas se están acabando. La revolución avanza, con muchas dificultades e incluso perversiones, pero el pueblo sigue impulsándola cada vez con mayor fervor. No es cuestión de fanatismo, sino de radicalidades y las revoluciones si son de verdad, son radicales. Van al fondo, a la esencia, a la raíz de las sociedades para transformarlas totalmente.

Falcón no es más que otro traidor del montón que genera toda revolución. Quienes se mantienen ocultos tarde o temprano son empujados por el mismo proceso a retirarse y entregarse sin remilgos (aunque a veces de a poquito, como es este caso) a las fauces de los adversarios. Ellos no podrán detener el proceso revolucionario venezolano que no depende de un hombre, sino de un pueblo consciente, formado, que sabe identificar donde están sus verdaderos intereses, sus líderes y su proyecto de vida que no es otro que el socialista.

Para hacernos entender, copio parte de un artículo que publiqué en aporrea hace varios años, acerca del personaje en cuestión y su actuación en la Alcaldía de Barquisimeto.


percecil@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2201 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: