Sobre la planificación y el régimen socialista burocráticamente deformado

Introducción: La planificación y los diferentes modos de producción 

La planificación económica y social tiene como función principal aprovechar los conocimientos científicos y tecnológicos en servicios beneficiosos para la sociedad y sostenibles a largo plazo. Los técnicos, ingenieros y economistas accedemos al conocimiento científico puro con un único fin práctico, tomando lo que consideramos útil y postergando lo que aún no nos parece pertinente al servicio al colectivo. Algunos autores creen que conocimiento aplicado lleva un desfase de más de cien años con respecto al conocimiento científico-teórico puro. En la actualidad, por ejemplo, los físicos teóricos pretenden estar cerca de alcanzar la comprensión plena del funcionamiento del universo a través de una “teoría del todo”, lo que parece ser bastante ambicioso considerando que la ingeniería actual no ha sido capaz, aún, de encontrar una alternativa eficiente al uso de los combustibles fósiles. El desfase de ambos campos se hace evidente y sirva este ejemplo como prueba de que la ingeniería depende de la ciencia como fuente de conocimientos puros y va detrás de ella, como un hijo detrás de las enseñanzas de un padre. Sin conocimiento científico no hay ingeniería posible. 

En el régimen capitalista des-regulado no existe una planificación y la tecnología es alienada del servicio a la sociedad y es puesta, por la fuerza del capital, al servicio de intereses privados. De esta forma se llega al punto de desarrollar tecnologías de baja calidad y corta duración, químicos perjudiciales para la salud y tecnologías de transporte agresivas con el medio ambiente. Nada de eso importa considerando que el capital es el patrón de la tecnología y no la sociedad, y los éxitos son medidos de acuerdo a la magnitud de las ganancias internas y nada más. Dentro del socialismo se supone un desarrollo planificado y una tecnología al servicio honesto a la sociedad, que implica el desarrollo tecnológico adecuado a las mayorías, a la salud de todos y al bienestar máximo del colectivo. Dentro del socialismo la tecnología debería desarrollarse de forma exponencial y mucho más rápidamente que dentro del capitalismo debido a que los intereses de la sociedad son lo principal y aquellos proyectos que no interesan al capital privado (como, por ejemplo, una fuente de energía barata e ilimitada, o una medicina preventiva efectiva contra enfermedades crónicas) deberían ser desarrollados con ingentes recursos en proporción al beneficio que producirían esas tecnologías a la sociedad, en su conjunto. En fin, los intereses de investigación científica y desarrollo tecnológico dentro del capitalismo son opuestos a los intereses de las mayorías que solo podrían contar con una tecnología y planificación honestas y potenciadas dentro de un régimen socialista plenamente democrático. 

El régimen socialista burocráticamente deformado (URSS, China, Cuba y Venezuela) 

Lo descrito en el párrafo anterior es cierto considerando sistemas puros, es decir, un capitalismo puro y un socialismo puro (ninguno de los dos existe ni ha existido nunca). He puesto ejemplos puros con una finalidad pedagógica. En realidad, muchos gobiernos de régimen capitalista impulsan proyectos de interés social con fondos del estado debido al empuje de las fuerzas sociales que existen ahí, que se canalizan a través de los medios democráticos alcanzados por los trabajadores a través de años de luchas sociales. Por otro lado, algunos regimenes pseudo-socialistas dedican fondos de investigación científica a temas que van en contra de los intereses de la sociedad en su conjunto como producto del interés de las burocracias que existen ahí. No existen sistemas puros ni capitalistas ni socialistas!. En este sentido es importante ver que pasa cuando un régimen socialista se deforma hasta el punto de convertirse en un letargo burocrático, pesado e ineficiente, ¿como es su planificación? 

El socialismo burocráticamente deformado puede entenderse como el gobierno de una burocracia autonombrada representante de los intereses de las mayorías (esto es una contradicción del tamaño de la “teoría del todo” de nuestros amigos los físicos teóricos). Esta burocracia puede tener diferentes niveles de formación y conciencia y resulta evidente que la burocracia del partido comunista cubano tiene un nivel de conciencia neto superior a la chapucera burocracia “rojita” venezolana y ambas están lejanas a la formación técnica de la burocracia del partido comunista de la URSS o China. Sin embargo, esa diferencia de conciencias solo significa que unas administrarán mejor o peor el poder delegado por el pueblo y tendrán estrategias mas o menos audaces para permencer usurpando el puesto como “representates del pueblo”, pero al final ninguna burocracia puede permanecer de forma permanente esgrimiendo como justificación a su permanencia una supuesta defensa de los intereses de las mayorías, eso no puede suceder ni ha sucedido nunca. La burocracia del PCUS impulso agresivos planes de desarrollo que dieron justificación a su permanencia con base en logros concretos en cuanto a bienestar de las mayorías, lo mismo se puede decir que la burocracia China que permanece usurpando el poder democrático gracias al impulso económico que ha dado a ese país. Al final ninguna de las dos es mejor o peor, son burocracias, dictaduras con banderas rojas solo administran mejor su respectivas cuotas de poder cedido por sus respectivos pueblos.  

En Venezuela, la burocracia “rojita” no tiene el nivel técnico, ni la conciencia ni de la China ni la soviética. La calidad de estas burocracias permitió su permanencia en Rusia por 70 y 50 años en la URSS y China respectivamente. Personalmente creo que ni siquiera saben de lo que se trata este articulo ni son capaces de entenderlo, no son una burocracia derivada de un partido revolucionario sino una conjunto de rapaces individuos sin ideología, ni teoría ni rumbo. En este sentido, la burocracia “rojita” venezolana no puede permanecer ya, se acaba el oxigeno que solo tiene debido al carisma y talento político del presidente Chávez. El poder de la burocracia “rojita” no es sostenible ni a mediano ni a corto plazo, no es autosustentable como la burocracia rusa lo fue en su momento, la cubana o la China lo son en la actualidad. No es sostenible porque no tiene calidad técnica, no tiene formación científica ni soci-politica, es una burocracia que ha aprovechado la emotividad del pueblo pero que no tiene nada que ofrecer por si misma, su único oxigeno es el discurso y la acción individual del presidente Chávez. 

La des-planificación de la burocracia “rojita” venezolana (caso: sector eléctrico) 

En el contexto de un socialismo burocráticamente deformado la planificación no está al servicio del colectivo sino de la permanencia en el poder de la cabeza de gobierno, que no es otra que la burocracia. Antes se ha dicho que en el socialismo ideal la planificación y la tecnología están honestamente al servicio de la sociedad como patrón y dueño del conocimiento científico y los recursos, y esa planificación debe ser sostenible a largo plazo para poder ser considerada como válida para toda la sociedad. También se ha dicho que en el capitalismo ideal, la planificación está al servicio del capital y nada le interesa el bienestar común, únicamente tiene interese en la maximización de las ganancias. Bien, en el socialismo burocráticamente deformado la planificación estará al servicio de la burocracia y su permanencia en el poder y tendrá una calidad mayor o menor en función del nivel de formación de esta. La burocracia planifica para permanecer en el poder aunque el modelo que imponga no sea sostenible a largo plazo ya que lo importante para ella no es la sostenibilidad del modelo sino la sostenibilidad de las causas que le hacen permanecer en el poder. 

El caso del sector eléctrico y la desplanificación de la burocracia hace patente lo que hemos conversado en el párrafo anterior. Considerando que la burocracia impuesta en el sector eléctrico no tenia certeza de su permanencia en el poder, simplemente no se ocupó de planificar a mediano y largo plazo, sino únicamente de hacer lo mínimo que le permitiera permanecer ahí con intereses desconocidos para mi. En el sector eléctrico hay montones de proyectos paralizados, montones de propuestas olvidadas, montones de investigaciones despreciadas por la burocracia que ahora debe salvar su permanencia en el poder político con soluciones chapuceras y vergonzosas para un país con el talento humano y técnico que tiene Venezuela. La burocracia no va a dar salida a esta crisis en el sector eléctrico con soluciones válidas a largo plazo, porque las soluciones válidas a largo plazo ya no fueron hechas y ahora tardaran mucho en llegar y la idea de este tipo de burocracias es permanecer el mayor tiempo posible, no solucionar los problemas del pueblo. Los problemas del pueblo solo le interesan al pueblo y este es quien los debe solucionar empujando democráticamente las transformaciones. 

Los burócratas andan desesperados comprando plantas eléctricas de diesel por todo el mundo, plantas de generación eléctrica usadas. Todas estas soluciones solo sirven a corto plazo y harán del sistema eléctrico uno de mucho peor calidad de la que se tenía hace unos 15 años. La única finalidad de estas soluciones es salvar el tiempo que piensan permanecer en sus cargos ministeriales y/o gerenciales y pasar el testigo cada vez más ardiente al siguiente burócrata, corriendo la arruga y dejando el problema cada vez en peores condiciones. Aunque se perciben proyectos de calidad esos no van a poder ser ejecutados por incapaces y chapuceros. Como no han podido ser ejecutados hasta ahora los grandes proyectos de la revolución sino con un gasto económico excesivo, con tiempos de entrega prolongados y con retrasos eternizados una y otra vez. 

La burocracia no planifica, des-planifica. Solo el control democrático de los trabajadores sobre las empresas públicas puede garantizar líneas de planificación sostenibles a largo plazo. La burocracia venezolana no solo es perjudicial por si misma, como burocracia, sino que no tiene la calidad técnica ni científica para ejecutar planes impuestos por el gobierno revolucionario. El fracaso en la selección del personal técnico y gerencia deriva de la equivocación dogmática según la cual solo es importante la neutralidad política y el mediocre mérito de no haber firmado contra el presidente en el 2004. Solo el pueblo salva al pueblo, solo la democracia directa hace posible la planificación para la transformación, no hay mesías en la burocracia, el mesías del pueblo es la organización de base, la democracia directa, la participación y la institucionalidad revolucionaria flexible y transformadora, nada más . Los burócratas solo sobreviven, el pueblo debe vivir plenamente y ahora, de forma sostenible. 

*Ingeniero Electricista

aleslogo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7587 veces.



*Alejandro López González

Ingeniero Electricista en la Universidad del Zulia. Trabajó como investigador y como Analista de Mercados. Fue miembro de la mesa técnica de construcción del Plan Nacional de Formación (PNF) en Electricidad del Ministerio del PP Para la Educación Universitaria y representante de la Universidad Bolivariana de Trabajadores "Jesús Rivero". Actualmente se dedica a la investigación de temas socioeconómicos y geopolíticos del petróleo y las energías alternativas.

 ae.lopez.gonzalez@gmail.com      @aleslogo

Visite el perfil de Alejandro López González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alejandro López González

Alejandro López González

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a89891.htmlCd0NV CAC = Y co = US