Chávez y el hombre nuevo

Hace algún tiempo leí un texto de orientación espiritual, sobre el florecimiento del hombre nuevo. En el material encontrado, se identificaba a éste, como el hombre del devenir histórico, como un individuo distinto, con una visión de justicia y hermandad, dispuesto incluso, a asumir el liderazgo de países pobres, para liberarlos del sometimiento eterno que ejercían los poderosos, al hombre nuevo, según el texto, los grupos que dominaban, junto a las potencias que controlaban el mundo de injusticia, les llamarían locos e irrespetuosos de las leyes impuestas , oponiéndose a su liderazgo y a los cambios que se darían debido al despertar de la conciencia.

Esta lectura me hizo pensar en el presidente Chávez, parecía que era escrito por una persona que conocía muy bien los propósitos de nuestro líder venezolano, pero no era así, era un comunicado que leía de un ser espiritual, de muchos años atrás, cuyo mensaje, mostraba interés en el despertad de la conciencia, haciendo referencia al hombre nuevo, a ese ser humano nuevo, inconmensurable, que brotaba como semilla germinada y que reconocía sus orígenes ocultos en el universo, haciendo de la esperanza , de aquel anhelo , una práctica social, para vivir en dignidad.

Comencé a observar a Chávez, y cada vez, me emocionaba más, al saber , al entender, que su comportamiento estaba vinculado, al despertar de su conciencia, de su relación con su espíritu, con esa, su esencia maravillosa que impregnada de lo bueno y lo hermoso le llevaba a mirar a los otros con amor, a luchar por la igualdad y la justicia, sin pensar en las trabas, era como que él se dejaba llevar por el canto de su alma, y sus acciones se encaminaban bajo el manto de la humildad para bienestar de los más necesitados.

Sin duda alguna Chávez, era un hombre diferente, ese hombre diferente del que hablaba igualmente, Rosa Luxemburgo: para ejercer el socialismo, tenemos que pensar diferente, ser diferentes.

Pero tomados de sus manos, veía muchos hombres y mujeres encaminados bajo esta perspectiva de cambio, de amor, de necesidad, que demandaba dar la asistencia al otro, construir para la felicidad. Es el nuevo amanecer de la historia, no me quedaba, la menor duda.

Me alegré muchas veces, al escuchar al presidente Chávez, hablar del hombre nuevo y de la mujer nueva, porque parecía que insistía en recordarme la veracidad de aquel texto leído, tan extraordinario, tan igual a todo lo que él, expresaba y hacia en el contexto no solo venezolano, sino también latinoamericano y del mundo.

Más adelante, en una documentación sobre el Comando Sur, corroboraba aquellas palabras leídas, a estos hombres poderosos en conciencia y amor, se les denominaba los Radicales dispuestos a otorgar prebendas a los Resentidos Sociales, de esta manera, los pobres con conciencia, eran denominados Resentidos Sociales, y a los que unificaran su pensamiento para la libertad, eran los radicales, los locos, pero además resentido sociales.

El presidente Chávez ha dado a la historia latinoamericana un viraje sorprendente, del sometimiento y la barbarie se paso al despertar de los pueblos bajo el liderazgo de hombres valientes, desprovistos de bienes materiales y sí, provistos de amor por la patria.

Salir de la pobreza, construir sociedades armónicas de equilibrio social, producto del amor y de la igualdad, es el gran reto de los nuevos pobladores constructores de la historia del presente. Pero en el corazón de la participación y el protagonismo, de los movimientos sociales para la transformación, está el hombre nuevo y la mujer nueva, ellos son, los hacedores de la patria nueva.

Hay muchos Chávez en este presente de la historia de los pueblos latinoamericanos, es sin duda alguna, el relámpago colectivo para la nueva vida.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5792 veces.



Carmen Arelis Contreras


Visite el perfil de Carmen Arelis Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a83298.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO