¿Abandonamos el partido?

En una de las calles de Machiques, en el trajinar por la conformación de uno de los Consejos Comunales, me involucre en una conversación sobre el papel que desempeña el Partido Socialista Unido de Venezuela en la construcción del Socialismo que impulsa el Presidente Hugo Chávez. Alertó mi preocupación, el hecho que fui interpelado con preguntas, que a pesar de estar convencido que la única salida para nuestro país hacia la mayor felicidad posible es el Socialismo, dejó entrever que el pueblo aun requiere profundizar su conciencia ideológica con suma urgencia.

Que prevalezca la convicción entre los venezolanos revolucionarios que el Partido Socialista Unido de Venezuela, es netamente una “MAQUINARIA ELECTORAL”, no deja de tener sus razones, tristes, pero razones al fin al cabo.

Recuerdo cuando los candidatos a Gobernadores se acercaban de manera alegre, receptivos al saludo y peticiones llenas de esperanzas que el pueblo en su más nefasta credibilidad depositaba en ellos la fe cual salvador de sus penurias. Regocijados estuvimos quienes desde las palestras de la crítica, observamos la llegada de verdaderos socialistas que rescatarían el poder al pueblo en contra posición a lo que en otrora se hacia con la llamada democracia representativa, impulsada por los partidos de extrema derecha, y que una vez, sumieron sus raíces desde aquel antiguo y extinto socialismo utópico. Hoy, a poco tiempo de esa victoria electoral, muchos logros se han sumado al proceso de transición de la mano de nuestros Gobernadores, sin embargo quedan algunos puntos de mayor o igual importancia en ese intento irrenunciable por la consolidación del Socialismo en la patria de Simón. Y es que la gente acepta, apoya y defiende los gobernantes y lideres de esta revolución, pero el problema o uno de tantos problemas surge cuando el partido que tanto ama el pueblo, ha desaparecido de nuestra realidad política, por lo menos no cumple con las funciones que la base, que no son otros que la mayoría de los venezolanos, reclaman con alboroto y que nosotros los dirigentes medios lo subrayamos de urgencia.

En la base no queremos una mera maquinaria electoral, exigimos un mayor papel del partido en aras de radicalizar el ideal socialista en la conciencia de los militantes en un principio, pues luego se obraría en el convencimiento de este evangelio rebosado de amor al prójimo a aquellos que aun se encuentran en las filas de la adversidad, del capitalismo. La base ha comprendido los lineamientos del Comandante Chávez, es por ello que se atreve a exigir a sus cuadros, a esos lideres impuestos a dedos en su momento, que es hora de enrumbar el partido al rol que la realidad venezolana le obliga y que no es otra que la de “FORMACIÓN”. Ningún proceso revolucionario consigue la victoria final, si no es mediante la formación continua de sus combatientes; y no cito al combatiente que se encuentra en los Ministerios, Gobernaciones o Alcaldías, me refiero al combatiente de primera línea, al que lucha su propia guerra en los barrios y sectores marginales, al combatiente que baja los cerros para seguir siendo explotados ya no por la bota norteña, sino peor aun por la bota de su compatriota. Hablo de ese combatiente que continua viviendo en las casas de cartón, en el estudiante que vacila en su propia idea pues no consigue donde debatirla, en las madres que ve de nuevo la esperanza desvanecerse o en el sacerdote que ve su sacrificio en vano. Son a estos combatiente, verdadera base que impulsa la motricidad del partido, a quienes deben por esencia revolucionaria histórica, formárseles con los ideales mas humanistas y cristianos, crearles en sus corazones estos valores de altruismos; humildad, amor, solidaridad, sacrificio, moral, honradez, honor, entrega, todo lo que involucra lo maravilloso del Socialismo.

Es una nueva forma de vida, de pensamiento y disposición ante la adversidad, pero esto solo se logra, si el partido funge como escuela de formación doctrinarias, como casa de los más altos valores en razón del ser humano. Es necesario entonces que los cuadros del partido, sobretodo a nivel regional y local, sean estructurados con urgencia; es un error que gobernadores, alcaldes y demás empleados de gobierno en estas esferas de poder, tengan bajo su dirección la funcionabilidad del partido, por una simple ecuación entenderíamos que esta misión de formación requiere de todo el tiempo. Veinticuatros horas y 365 días al año no son suficientes para lograr los objetivos, ¿como podría entonces un gobernador, un alcalde, un empleado de gobierno que debe dedicar esta misma cantidad tiempo en solucionar los problemas del pueblo que los eligió?; para inventar un tiempo inexistente en la lógica y dedicarlo como directivos del partido a esta ardua tarea de formación de las bases, simplemente resulta imposible.

Camaradas, zapatero a su zapato. Nuestros compañeros de gobierno tienen su papel en este proceso, no pueden abarcar más allá de sus posibilidades, pues esto iría en contra del mismo proceso y seriamos un partido semejante a Acción Democrática y sus derivados.

El partido necesita cuadros frescos y en las bases existen suficientes dirigentes preparados, probos dispuestos en asumir la formación ideológica según los lineamientos de nuestro máximo líder, no se puede secuestrar por miedo o avaricia la casa del proletariado. Se actúa como padre y madre ciegos e incrédulos de la potencialidad de sus hijos para conquistar el mundo que ellos mismo le han enseñado. Y si de algo se ha de culpar al Presidente, es que ha enseñado al pueblo a relevarse, a no estar mas dormido ante cualquier injusticia y acto de corrupción.

Esto lo entiende el líder de este proceso, es por ello que el mensaje es a la base, es decir al pueblo y como todo regionalista, empiezo por mi municipio Machiques, es hora de exigir con disciplina, hágase escuchar la base, iniciemos la campaña, la lucha por nuestro partido, unamos esfuerzo para que el PSUV se convierta en escuela formadora continua. Discutamos, debatamos en cualquier lugar esta propuesta, hagamos un frente si es preciso pues el futuro de este proceso es lo que nos costaría una derrota. Cuando se acerca el próximo Congreso estoy completamente seguro que este tema pasara bajo la mesa de esos cuadros superiores, por ahora. Mis votos son por quienes tienen la oportunidad de llevar las riendas del partido, sea la providencia quien motive sus sabias decisiones.  ¿Abandonamos el Partido?. Jamás, esa interrogante no cruza la mente de un socialista; fortalecerlo es la misión de todos los días. Por la Patria de Simón y Juan Bimba…

Por la Victoria siempre. Patria Socialismo o Muerte, venceremos.

ERWIN SANCHEZ

Machiques de Perija.

ejs_66@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1796 veces.



Erwin Sánchez


Visite el perfil de Erwin Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas