Y si tienes miedo…

Venezuela: Una amenaza al capitalismo y hegemonía global

Siendo breve. En una reunión por demás informal del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la embajadora estadounidense Nikki Haley, afirmaba que Venezuela es un “Narco estado Violento que supone una amenaza para la región y para todo el mundo. En ese mismo acto informal, también criticó que varios miembros del consejo optasen por no participar en el encuentro. Recordemos que el consejo de seguridad posee cinco miembros permanentes y diez no permanentes, para un total de quince.

Ahora bien, no faltaron los eminentes catedráticos enemigos a  la propuesta humanista y libertaria comunista, para vomitar todo el odio contra su propio país, haciendo mano de cualquier clase de descalificativo visceral con gran contenido de inmundicia. Argumentar que  “Venezuela no vale nada”  “Venezuela la prostituida y miserable”  es propio de alguien que desde hace tiempo dejo de sentir amor por su patria, asumiendo a la “mayor potencia del mundo” –referencia de los EEUU- como su amo y señor.

Asegurar que Venezuela sirve de plataforma de injerencia, financiamiento y expansión del castro comunismo imperial para imponerlo en América Latina, es una metáfora que le guinda a quien ha intervenido militarmente en todas las regiones el mundo acabando con pueblos enteros con su principal empresa, la guerra. En todo caso Sería un privilegio ser la plataforma del Comunismo, no solo en América latina, sino en el resto del planeta, especialmente en los EEUU.

Por otro lado estos articulistas miameros, demuestran unos sentimientos marcados contra la religión musulmana, propios de los más resentidos xenofóbicos, difamando falsas acusaciones contra la comunidad islámica como terroristas -mis respetos a la comunidad islámica, saben algunos los lazos que me unen con el Islam-. No existe en Venezuela un solo testimonio o hecho de terrorismo que se pueda tomar como simple presunción y cuya autoría  haya sido apuntado a mis hermanos musulmanes.

Como estas, peores barreduras salieron de la cloaca tinta que esbozan tan aristócratas   analistas políticos de la oposición, cuyo único fin es lamer la bota del imperio que lo patea.

¿Acaso olvidamos que la convicción de los EEUU es creer haber sido elegido por Dios como una potencia económica y política superior al resto de las naciones del mundo? Esta aberrada convicción data desde los tiempos de la colonia y se incrementó en la post-guerra, siéndole suficiente para las mentes retorcidas de unos pocos que, nacidos en Venezuela, hoy la desprecian. ¿Qué país tiene más de 800 bases militares en todo el mundo? ¿Qué país ha financiado las intervenciones en el medo oriente a grupos terroristas? ¿Cuál es el país cuya principal empresa es la guerra? Mi hijo de 10 años me responde, Estados Unidos. Pero ¿Cuál es la verdadera razón de su obstinada injerencia?

Muchas han sido las excusas sustentadas por los Estados Unidos; lucha contra la piratería, protección de sus ciudadanos e intereses, narcotráfico y actualmente el terrorismo. Sin embargo siendo EEUU el principal gendarme del Capitalismo –sistema que acumula riquezas a unos pocos y pobreza a la mayoría- debe estar naturalmente apuntando toda su fortaleza (poderío militar, bancos, ideología, Hollywood, redes, comunicación, etc) para que este sistema siga sustentado y desarrollándose sin cesar, aniquilando cualquier fantasma de descontento sin vacilación.   

Toda irritación a este sistema capitalista, gracias a los anunciados de Marx y que hoy tienen mayor vigencia, son considerados por este nazi planetario de los EEUU como una amenaza; pero no una amenaza a sus ciudadanos, menos  a la existencia de la humanidad, sino a las párvulas elites que poseen toda la acumulación de riquezas a costa del trabajador explotado y consumidor anejado, ósea al Capitalismo.

Desde la revolución francesa, siguiendo con la revolución de octubre, todo descontento ante este sistema es una amenaza y debe ser atacada de inmediato. La experiencia de  contraposición que hiciera la extinta URSS, mantuvo por mucho tiempo en jaque al sistema capitalista, es por ello que EEUU no puede permitir  el menor ensayo discordante o la aplicación de políticas diferentes en otros países, por muy pequeños o insignificantes que estos estados parezcan. Este descontento simplemente es conocido como COMUNISMO, el cual revela la posibilidad de implementar un nuevo y diferente sistema económico al capitalismo, basado en la igualdad, justicia social, sin clases sociales (ricos y pobres) equidad en la repartición de las riquezas que se producen; es decir que el trabajador viva dignamente de lo que produce en colectivo.

Hoy cuando no existe una resistencia organizada como Estado al sistema capitalista, en Venezuela los sectores progresistas, socialistas y comunistas, nos encontramos en pugna. Unos defendiendo los instrumentos reformistas y revisionistas que oxigenan el capitalismo; otros sacudiéndonos el polvo y retomando los anunciados de Marx y Engels para concientizar a la mayor cantidad de pueblo posible como único artífice del motor de la revolución.

Esta chispa que generan los comunistas venezolanos, es lo que tras bastidores considera los Estados Unidos como futura amenaza a su sistema y no se equivoca. Las patrañas de una Venezuela terrorista y narco estado  son excusas del departamento de estado, sus alarmas no se encienden por lo que esté haciendo o dejando de hacer el gobierno de Maduro, la crisis venezolana es ideal para las pretensiones imperiales, pues confunden y mantienen alejadas las miradas del pueblo explotado hacia quien impone las políticas mercantilistas al gobierno mientras desangran la nación.

Un país geográfica y estratégicamente situado como Venezuela, con todos los recursos para convertirse en una potencia, es una amenaza para el sistema capitalista, sobre todo si esta potencia se erige como comunista a pocos kilómetros de su perro guardián. Sería un riesgo  que no puede considerase vivida la experiencia con la URSS. Una Venezuela donde se logre el empoderamiento del poder popular, donde los medios de producción estén en manos de los trabajadores, cuya tecnología y ciencia estén construyendo energías alternas al petróleo; ciertamente sería una amenaza al capitalismo, todo lo demás son simple excusas de engaños para confundir.

Cuando el Partido comunista de Venezuela, ha mostrado claras señales de su compromiso con el pueblo deslindándose de toda política reformista y revisionista, desempolvando el Manifiesto ante las pretensiones de encadenados pesuvistas;   florecen las esperanzas libertarias para Venezuela a través de una pronta revolución. El camino será engorroso pues toca el arduo e inagotable trabajo que rescatar la credibilidad, luego que los preceptos y nuestros símbolos de izquierda, fuesen mancillados y desvirtuados por este gobierno social demócrata burgués.

Muy probablemente, de radicalizar el PCV este rescate de credibilidad y refundación del método socialista Marxista – Leninista, nos lleve a los comunistas a la clandestinidad –con todo lo que ello implica-, pues la correlación de fuerza históricamente siempre ha estado en contra. Honestamente en lo personal estoy preparándome para eso y estoy seguro –a pesar de no ser militante- que es una situación ya considerada por el PCV. Bienvenida las responsabilidades históricas.

Mi consejo a los analistas defensores del capitalismo, si tienen miedo…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1610 veces.



Erwin Sánchez


Visite el perfil de Erwin Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: