Cronología contemporánea

Del héroe anónimo al líder de la revolución

 

Es un hecho real que la historia no debe observarse, estudiarse o catalogarse de manera unilineal, esto debido a que el contenido o hecho social bajo ninguna circunstancia es repetible, además cada hecho social es único y trascendente por sus propias características y alcances, los participantes en particular reúnen condiciones propias del hecho mismo ya sea en objetivos y metas, herramientas y sobremanera la situación de la realidad circundante.

Dicho esto, entonces, podemos afirmar que lo ocurrido en Venezuela desde 1989 hasta la fecha solo tiene un hilo conductor que trasciende luchas anteriores y las rescata si se quiere del olvido involuntario y en ocasiones voluntarios; la continuidad de la lucha política independentista que le dio a Venezuela el nombre de República, no puede verse sino como el inicio de otros parámetros de independencia, lamentablemente lo que se inició a partir de la lucha de nuestros libertadores se vio varias interrumpido por la entrega y la ignominia con episodios vencidos de rescate de esos valores patrios como lo de Ezequiel Zamora y Antonio Guzmán Blanco; lo demás entrega tras entrega, de la tutela española pasamos en el tiempo a la tutela del imperio norteamericano.

El héroe anónimo entra en escena en el año 1989 con el levantamiento popular, espontáneo y sin dirección política alguna, sólo hay que calificarlo como la reacción al hastío y cansancio de las masas populares en contra de un régimen que desde 1958 dio al traste con las esperanzas que efectivamente existieron a la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, apuntalado por medidas antipopulares del gobierno de turno bajo un plan neoliberal que catapultaba la exclusión social de los más débiles económica y socialmente hablando.

Podemos decir que en esa fecha comienza el rescate de la dignidad de pueblo y el abrir de la compuerta de la inconformidad social; ahora debemos analizar que pasó a partir de esa fecha y que influencia tuvo para el ascenso al poder del bolivarianismo encarnado en el hoy líder y presidente, nos quedaríamos cortos si atribuimos tal circunstancia al discurso y obviasemos el contexto general, con lo cual estaríamos haciéndole un flaco servicio al contenido del proceso y a la aprehensión del pueblo, podemos decir que, el liderazgo estuvo a la altura de los requerimientos del momento para lo que en mente y cuerpo se cocinaba y que cristalizó en el triunfo electoral de 1998, el vacío perpetrado por la cuarta república de alejamiento de las necesidades populares, fue si se quiere el elemento fundamental que abrió mentes y corazones al pueblo que se vio en su propio espejo y dijo al unísono ya basta.

Todo lo dicho anteriormente, nos sirve para evaluar lo que ha ocurrido desde 1958 hasta la presente fecha, sin dejar de lado la voluntad del pueblo para que en grado de corresponsabilidad asuma el protagonismo apuntalado por el voto popular de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que fijó el rumbo de la patria nueva.

De tal manera que del héroe anónimo al líder de la Revolución Bolivariana solo hay una línea de acción considerando los alcances y logros que se han obtenido a lo largo de los caso diez años de gobierno bolivariano, con medidas que efectivamente han significado un avance en las luchas por la inclusión social y un mejor nivel de vida de la población, demostrado no solo en cifras sino en hechos concretos, cada vez más, apegados a la propuesta de un mejor sistema de organización social como lo es el socialismo creador que debemos inventar cada día.

La historia definitivamente no es ni puede ser unilineal, lo que si es verdad, es la fuerza del pueblo cuyo origen debemos ubicarlo en aquellos años cercanos a 1910 que abrieron el camino a la independencia política, hubo de pasar mucho tiempo para rescatar el poder popular y los designios de una patria libre y soberana en lo político, lo económico y lo social y esto se ha dado desde 1989 hasta la fecha. Ahora bien, la tarea emprendida, ya conocemos no ha sido ni será fácil, sólo la voluntad del pueblo la hará imperecedera y eterna, en la medida que sepamos construir de buena manera la patria definitiva, a tales efectos es indispensable la unidad, la corrección, la rectificación y reimpulso que estamos seguros propendrán a la consolidación del proceso, de manera particular y definitiva luego de las elecciones del próximo 23 de noviembre de 2008.

Es por ello que, lo que se haga a partir de ahora contribuirá a unir en un lazo interminable las ideas libertarias de la independencia con lo que se ha adelantado y lo que debe hacerse en este proceso que se encara en la profundización y creación del socialismo que queremos en correspondencia con el socialismo posible dentro del espectro de avanzar en el concierto de naciones y la constitución del mundo pluripolar.


rafaelfebles@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2362 veces.



Rafael Febles

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a66675.htmlCd0NV CAC = Y co = US