Es un honor ser socialista

Es un honor respaldar la revolución bolivariana. Es un honor combatir a los ineptos, su petulancia y egoísmo de los confundidos individualistas incrustados como altos funcionarios del gobierno que tanto daño continúan haciendo a Venezuela, a los pueblos y a Chávez. No podemos malgastar el capital político construido por el. Revolución para las mayorías, es lo único que puede demostrar la diferencia con el enemigo histórico. El capitalismo imperial.

Lenin decía: quien se meta ha socialista de profesión tiene que demostrar con el ejemplo, ser el primero en todo lo que haga, antes de pedirle al pueblo tal cosa. Ser socialista es un honor, es un contrato con la historia, firmado con tu vida. Es una lucha diaria, de cada instante, ya que no es un sistema estable, tiene que ser construido por lo tanto siempre esta en peligro de ser sofocado. No tiene la claridad del capitalismo, al socialismo hay que divulgarlo así este a la vista. El capitalismo es un sistema consolidado para la miseria de la gente.

Así me oponga a ir muy atrás en la historia, es increíble encontrar en esta la esperanza, tanta luz en los pueblos nunca claudicaron en sus luchas contra la oligarquía, la opresión y la represión. La historia riega sangre por estas luchas contra la explotación, la desigualdad social, por eso cada vez que surge un líder, los pueblos despiertan, buscando la libertad, la dignidad para ti, para tu gente, siguiendo el camino al socialismo única alternativa socioeconómico para dejar atrás la pobreza y la desigualdad social. Chávez ha logrado que millones exclamen abiertamente queremos socialismo, construyámoslo con lealtad y amor. El esfuerzo de vivir en colectividad es una lucha diaria, cuando se logre será un triunfo político de Venezuela de su gente, de Chávez, de los pueblos de Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Argentina, Brasil, Chile, de la masa latinoamericana, de todos quienes ayudan a sostener esta revolución y los que no porque gracias a esa estupidez somos mejores como personas.

Fortalecer la revolución es una responsabilidad individual primero, colectiva después. Nuestro aporte es con lo que somos, primero personas, profesionales, obreros, estudiantes, amas de casa, es el complemento añadido al crecimiento humano. Nuestro aporte a la revolución debe ser constante convencidos que ayudamos con nuestra critica sin olvidar la autocrítica al desarrollo de la revolución, sumándonos a quienes aportan con sus medios al fortalecimiento revolucionario, Aporrea, la Hojilla, Vea, Radio Nacional, Venezolana de TV, los medios comunitarios, todos, con lo que hagan son importantes para defender la revolución y el liderazgo de Chávez. Defender el honor de ser libres y dignos. Hoy mas que antes, la revolución necesita de nosotros, no permitamos con cualquier forma o método que la oligarquía ocupe las gobernaciones y alcaldías. Es hora de ser radicales ya basta de tanta hipocresía o diplomacia disfrazada, tenemos que radicalizar el proceso, inclusive con los que fungen como revolucionarios, pero que traicionan al pueblo, traicionan el ideal socialista. Ya basta con esos funcionarios y militares de dos caras, salen o te sacamos, ¿ como podemos ser revolucionarios? un día si y otro no.

Funcionarios que no son ni fu ni fa. Lo que cuenta es la permanencia de la revolución, rumbo al socialismo, ya sabemos quienes son la derecha que planifica la contra revolución. No existe la media tinta en una construcción política revolucionaria rumbo al socialismo. Diferenciar entre capitalismo y socialismo en las calles, en las plazas, en los barrios, en las casas, escuelas, colegios, en todo lado, ¿Dónde están los revolucionarios? ¿que hemos hecho nosotros por esta revolución, ha sido suficiente?, para evitar el estancamiento cultural en la que se encuentra. Dejemos el conformismo, tenemos que luchar señores, estamos en peligro eminente, solo dependemos de nosotros mucha sangre de muertos y heridos correrá, antes de poder decir esto es socialismo.

Latinoamérica ha sido y será, un foco permanente ideológico de izquierda. Siempre ha sido y será un terreno donde existe una alta cuota de mala voluntad contra el imperio. Nuestra responsabilidad es evitar que esta se apague. Las ideas toman cuerpo, en la diversidad cultural de los latinos, hoy reivindicadas por las nuevas constituciones y el ALBA, UNASUR, PETROCARIBE, necesarias para establecer los cambios sociales a las circunstancias de los giros económicos que los países tienen que soportar para sobrevivir con el capitalismo militar globalizado con una derecha extravagantemente rica, con una clase pobre, que va desde la estreches económica hasta la miseria absoluta. es lo que siempre ha de combatir el socialismo.

En estos momentos de calma antes de la tormenta es necesario estrechar las filas entre campesinos, obreros, estudiantes, políticos, no solo tratar el tema del magnicidio estamos descuidando otros frentes. Los políticos que aparecen con el pueblo quisiera creer que lo hacen porque están convencidos de querer consolidar la revolución. La verdad es que me cuesta aceptarlo. O están junto al pueblo por la campaña o porque Chávez les ordeno. Dudo que todos lo hagan por iniciativa propia, peor revolucionaria y peor aun socialista. Muchos no saben como se come eso, en 9 años no han aprendido hacerlo, no saben lo que es humanismo, solidaridad, ética, y hablan de moral revolucionaria. Necesitamos participación activa revolucionaria, castiguemos a los cobardes y desleales. Exigir tiene un precio. Trabajo revolucionario hasta la muerte si es necesario, no solo de boca.

RAUL CRESPO.
rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2891 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad