La Reforma abre las compuertas a la construcción de una sociedad socialista

Si asumimos por la calle del medio ser militantes de la vía socialista, si estamos comprometidos en la construcción de esa alternativa, si el pueblo despierta con interés inusitado ante la propuesta, la digiere y la acepta, el proceso electoral del próximo dos de diciembre constituye un reto de suma trascendencia en donde el pueblo, convertido en "multitud", con una herramienta político-orgánica a su disposición, el PSUV, será invencible. En esta etapa que vivimos, en donde el gran propulsor ha sido, seguirá siéndolo, el presidente Hugo Chávez, los peligros son aún mayores para el líder. Hace unos días, el presidente señaló que la única forma de parar el plan conspirativo será con la movilización popular, absolutamente cierto; el pueblo, hecho multitud, articulado por una idea, amalgamado por una doctrina (el socialismo Bolivariano) irrumpe en la historia, ya no para seguir siendo espectador sino para ser protagonista. Esta tarea no es sencilla, habrá muchos obstáculos, pero los superaremos. Para que esos obstáculos no se conviertan en el talón de Aquiles de cada constructor, la articulación debe ser ideológica.

La doctrina Bolivariana, base fundamental de nuestro proyecto socialista, debe estar presente en la construcción del edificio sede de las futuras generaciones de socialistas venezolanos; el estudio, la interpretación y el enfoque filosófico de lo aportado por nuestros libertadores debe enmarcarse bajo una estricta interpretación dialéctica del desarrollo de los procesos y de esa manera lograremos entender los comportamientos, a veces incomprensibles de ciertos personajes, ya esto se ha explicado bastante, pero nunca será suficiente cuando en la actualidad se desarrolla a escena mundial una encarnizada guerra ideológica entre el capitalismo y el socialismo; en esta lucha no hay partes intermedias, son dos polos en donde los pueblos del mundo se enfrentan a un imperialismo con tentáculos en todo el globo terráqueo y para lograr sus objetivos no desaprovechan absolutamente nada, desde aprovechar a un puñado de traidores vende patria hasta colocar en pose ridícula a el Reyezuelo español

Por esta razón, entre otras, los revolucionarios tampoco la tenemos papaya y el momento histórico coloca nuevamente a Venezuela en el ojo del Huracán.

El modelo venezolano rescata valores secuestrados y prostituidos por el modelo capitalista tales como la democracia, la paz y el protagonismo colectivo en la toma de las grandes decisiones de carácter nacional e internacional.

El hecho de asumir el socialismo como la vía y que esta propuesta del presidente Chávez sea sometida a la consulta popular, fortalece el rescate del valor intrínseco del socialismo que es la participación, la libertad, la creatividad y otros elementos fundamentales; la derecha nos quiso arrinconar en un callejón en donde la única salida era indefectiblemente la lucha armada, no pretendemos con ello criticar los procesos que por esa vía se han establecido como el cubano, el vietnamita y el chino, pero fueron circunstancias distintas las que vivieron esos pueblos, pero al proceso venezolano le correspondió asumir el compromiso histórico de abrir las compuertas para rescatar en esencia los valores del socialismo como es la democracia, la libertad y la participación. Nos detendremos un instante a ver algunas cosas de estos procesos, no ha sido fácil asumir la lentitud que algunas cosas tienen, sobretodo a la hora de profundizar. No ha sido fácil el camino de la consulta, el debate abierto, aceptar la agresión permanente de una derecha que se desenmascara y se revela cada vez con mayor contundencia su carácter arbitrario, fascista y antidemocrático. Esos virulentos ataques, en una circunstancia distinta, es decir, con una ascensión al poder por la vía violenta, era muy difícil que se tolerara, la violencia engendra violencia, la acción reacción y quizá estuviéramos ante una situación mucho más grave que las ya cansosas ridiculeces en la cual incurre permanentemente la oposición derechista.

El método democrático de participación, a pesar de ser más lentos los resultados, son más efectivos y por lo tanto más determinantes; obedecen a la motivación consciente de una inmensa mayoría que busca el camino más adecuado para construir su destino e inexorablemente encuentra en el Socialismo la teoría para la liberación. Lógicamente que este es el camino mas difícil pero el acertado. La reforma constitucional, aun cuando no es la panacea, la misma se torna imprescindible en medio de la aceleración de la marcha. El líder, Hugo Chávez, extraordinario lector acertado de los tiempos, ha considerado este el momento propicio y todo pareciera indicar que es así. Hugo Chávez es un estudioso muy perspicaz, un líder nato que en todos estos años al frente del gobierno ha madurado con una velocidad increíble, sino estuviéramos viviendo tiempos de revolución, en este sentido nos da una garantía, le garantiza al pueblo una conducción adecuada, acertada y con el tino requerido. por otra parte, los laboratorios ideológicos del capitalismo imperialista internacional encienden sus alarmas; el efecto Chávez, aun cuando no lo han querido reconocer "puertas afuera", se sabe que adentro están conscientes de lo demoledor que es el discurso y las ideas de Chávez y unos locos desesperados son capaces de cualquier cosa, ya lo señalo Fidel con su gran capacidad de análisis, aunque soy de los que piensa que la virulencia de la derecha, tras ir de derrota en derrota en el plano ideológico, también debe tener su punto en donde se vean obligados a parar.

Este es el momento de los pueblos, estamos convencidos de la victoria aplastante del SI, pero no debemos bajar la guardia. Tampoco podemos pasar por alto las recomendaciones de Fidel, son años de experiencia, sabiduría y conocimiento de la capacidad destructiva del imperio. Fidel lo expresa como "una sensación", pero no esta lejana de la realidad. Hugo Chávez y su pueblo consciente sabe de los riesgos y lo que se esta jugando, pero también existe la absoluta convicción que una "locura" del imperio podría ser su tumba y el miedo de los capitalistas e imperialistas aflora con mucha facilidad en estos momentos difíciles. El pueblo, ese pueblo que adora a Chávez, que ve en el la esperanza tiene en sus manos un arma muy poderosa, consiste en la participación, no solo el dos de diciembre porque como dijo Chávez el año pasado, apenas la historia esta comenzando y la reforma abre esas compuertas; la aplicación de las leyes revolucionarias traerá seguramente momentos de mucha tensión, pero las naves están quemadas y no hay punto de retorno...Patria Socialismo o Muerte...Venceremos.

latojeda@gmail.com







Esta nota ha sido leída aproximadamente 1936 veces.



Luís Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas