La batalla ideológica es mundial

Todavía hay quienes creen que la política en tiempos de revolución se circunscribe a espacios meramente locales y que el escenario internacional solo forma parte de la diplomacia y la búsqueda de relaciones entre los gobiernos. La historia nos demuestra con hechos que esto va más allá de lo meramente formal. Las relaciones entre los estados, en un proceso revolucionario, deben ir a la esencia, es decir, al corazón de los pueblos.

En esta batalla el tema ideológico es vital; la presencia de Venezuela en el concierto internacional se fortalece gracias al liderazgo que ha asumido el presidente Chávez, a la frescura de sus propuestas y al rompimiento de los viejos dogmas que plantean un escenario totalmente distinto a los vividos en décadas pasadas. Carlos Marx y Federico Engels fueron los creadores de la internacional comunista o liga de los comunistas, en ella se plasmo el internacionalismo proletario como única vía para cohesionar una propuesta internacional de la clase obrera; bajo la consigna de "proletarios del mundo uníos" se intentó agrupar a todas las fuerzas comunistas y revolucionarias del mundo. La revolución de los Soviet (Sindicatos en Ruso), incrementó la esperanza de que un mundo distinto era posible, el mundo se llenó de ejemplos vivos del primer gobierno de los obreros en la historia de la humanidad; por nuestra parte, cien años antes de la revolución bolchevique, Simón Bolívar ideó la necesidad de unir a toda la nueva granada para poder enfrentar la creciente influencia, ya no de un imperio derrotado como el español, sino la de uno que era incipiente pero que por las características llevó al libertador ha afirmar "Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia a plagar de hambre y miseria a la América toda en nombre de la libertad"; quien puede dudar esta lanza ideológica del padre de la patria, no solo alertaba y denunciaba, sino que definía incluso lo que hoy aún es vigente como es el manejo alienante y enajenante de la palabra libertad.

Bolívar no solo fue el militar estratega sino que también fue un ideólogo; ¿Qué podría haber pasado si Bolívar y Marx Coinciden en el mismo momento histórico, si Marx lee sus cartas, sus proclamas y manifiestos? Seguramente la lucha del libertador le serviría a Marx de referencia para hacer una evaluación de la Lucha de Clases y pudo servirle a Bolívar la teoría de Marx para haber declarado el primer país socialista del globo terraqueo.

No obstante, la Europa siempre ha sido y será demasiado egocéntrica, tan egocéntrica que era inconcebible para buena parte de los intelectuales revolucionarios que sirviera de icono para una revolución mundial los ejemplos de la guerra de independencia de Suramérica. De esto no acusamos a Marx quien en realidad solo enfocó el tema desde el punto de vista de la lucha de clases y no llegó siquiera a estudiar al imperialismo, por lo menos en profundidad. Ahora, cuando salta al tapete el tema europeo y del llamado socialismo europeo, con todo y lo inteligente que puedan ser los intelectuales que asesoran al PSOE, siguen sin comprender que Simón Bolívar inició una lucha universal hace ya casi 200 años y que aún cuando la crudeza de la lucha en nuestras tierras, la muerte prematura del libertador, no permitió que se diseminara en el mundo, y específicamente en Europa, lo autentico y acertado de la propuesta bolivariana trasciende de Suramérica y se convierte en referencia mundial.

¿Cuantos intelectuales europeos rodearon a Bolívar? ¿Cuántos no se preocuparon en algo que evidentemente representaba el mayor ejemplo universal de pueblo alguno, desde el punto de vista de la lucha de clases? Es cierto que Bolívar, al inicio de la gesta independentista establece alianzas con distintos sectores de la oligarquía, sin embargo, cuando esta oligarquía observa que Bolívar propone la Igualdad, la abolición de la esclavitud y una distribución equitativa de la riqueza, el Libertador se convierte en el peor enemigo para esa oligarquía. Esa oligarquía después de la caída de la primera república se hace la pendeja, a Bolívar no le queda otra opción que armar su ejército con campesinos y gente de pueblo que a partir de ese momento se convierte en ese gran ejercito libertador; el ejercito libertador no es otra cosa sino la esencia misma del pueblo, allí están sus orígenes históricos.

Todos sabemos como terminó Bolívar; traicionado, vilipendiado, víctima de la Doctrina Monroe, ya con el imperialismo operando en Latinoamérica; planificando Golpes de Estado y Asesinatos a altos dirigentes como Sucre. Bolívar no tuvo tiempo, por el momento histórico, de profundizar la batalla ideológica entre sus copartidarios siquiera, mucho menos de llevarla al pueblo; su ideólogo Simón Rodríguez, tan cercano en ideas a Bolívar y tan lejano en ese contacto necesario, sobretodo en ese momento en donde Bolívar necesitaba tener Bolivarianos a su lado.

Esta reflexión sobre el libertador, comenzando en lo que podemos catalogar como el primer planteamiento del "Socialismo Científico" con el manifiesto del partido comunista, en donde Marx y Engels rompen definitivamente con el enfoque tradicional de la intelectualidad que solo se limitaba a interpretar el mundo, y éstos, no solo lo interpretan, sino que les da una herramienta para acceder al poder, establecen que solo el poder ejercido, por los obreros, decían ellos, yo diría hoy que por el pueblo, es la vía para "romper con las cadenas de la opresión".

Estas reflexiones están cargadas de gran actualidad, Bolívar ayer, Chávez hoy; el fracaso de Bolívar más que en lo estratégico-militar fue en lo ideológico, en lo estructural; cambiaron las personas pero las estructuras de dominación siguieron intactas; luego la traición de muchos, las conspiraciones y lo que, siguiendo el pálpito de Chávez, pudo haber sido un asesinato. Bolívar fue un gran triunfador, a tal punto que pudo haber aceptado ser rey y quizás muere de viejo rodeado de nietos y mucha parafernalia; Bolívar no obstante prefirió morir antes que claudicar, "vamos que aquí ya nadie nos quiere", "Jesucristo, Don quijote y Yo, los tres grandes majaderos del mundo". Uno puede pensar hoy que el libertador ya estaba consciente que nadie lo había entendido.

Hoy Chávez, quien lo puede dudar; su propuesta de Reforma y su marcha al Socialismo ¿Cuántos la entienden? ¿Cuántos la aceptan? La entiende el pueblo y es lo importante, he allí el gran reto ideológico y lo necesario de un partido del pueblo para sembrar mucha consciencia socialista en los que verdaderamente lo necesitan como herramienta de liberación. No hay otra forma, con su ritmo y a su paso debe ser el pueblo quien asuma esta propuesta, la desarrolle y la enriquezca, para lograrlo se requiere de poder. "He allí el detalle" como decía Mario Moreno, allí está el meollo del asunto. El gran temor de la oligarquía es que el pueblo asuma y entienda el socialismo, lo desarrolle y se empodere. Por esta razón es que hay muchos más ca…que palo de gallinero, sobretodo el imperialismo que es quien más lo está. Quienes quieran imitarlo nunca faltan, me refiero al imperio, es así como veremos saltaditas, saltadotas y quien sabe cuantas cosas más, todo es posible, Chávez por su parte, como la lechuga, ya les dio en la madre con lo de la Reforma que no es otra cosa que Batalla Ideológica.

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3085 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a44727.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO