Tomar el cielo por asalto el posible…

Cómo les duele el ALBA

Leyendo nota de prensa de Aporrea cuyo titular es “El ALBA desata controversia en Perú”, nos damos cuenta del desespero de la clase política tradicional de ese país por la iniciativa de algunos peruanos en conformar “Las Casas del ALBA” y los “Distritos Bolivarianos”. En estas casas, refiere la nota, se recibe a los pobres peruanos para tramitarle ayuda médica y los beneficios que ofrece la Misión Milagro en la ciudad Boliviana de Copacabana. “Allí la gente va a operarse gratis de la vista”. El colmo de la manipulación es lo sostenido por el Primer Vicepresidente de ese país, Sr. Luis Giampietri quien señala lo siguiente: "El ALBA se aprovecharía del lado humanitario para dar un mensaje político, pero así como ellos apoyan con salud gratuita a los más pobres, el Estado también debe poner una alternativa a la mano y ayudar a los necesitados del país", dijo el vicepresidente citado por la agencia estatal Andina. Y continua, según la Agencia estatal de noticias peruana, “El primer vicepresidente Luis Giampietri denunció que las Casas del ALBA manipulan a quienes acuden a ella a curarse gratis e instó a las agencias del Estado peruano a encontrar una fórmula para ayudar a pacientes sin recursos”. Como ustedes leerán, este es el reconocimiento tácito del fracaso de estos modelos políticos; la clase política derechista peruana no encuentra la “fórmula” para contrarrestar la ayuda solidaria que se le presta a los pueblos a través del ALBA. Definitivamente este es un monumento al anquilosamiento más extremo al que han llegado estos modelos políticos de derecha en América Latina y el mundo. La crisis del capitalismo es mundial y el derrumbe inexorable se acerca cada vez más, esto hace que las “defensas” de los funcionarios de estos gobiernos luzcan desde todo punto de vista como una gran ridiculez.

Ya esto no es un secreto para nadie, pero el objeto de estas líneas es para valorar en su verdadera dimensión el aporte descomunal a la lucha de los pueblos de una Alternativa que cuente con un instrumento poderoso y determinadamente decidido a luchar contra la pobreza de nuestros pueblos latinoamericanos. También hay espacio para hacer algunas reflexiones referentes al nuevo enfoque de la lucha de los pueblos. Tradicionalmente los países socialistas ofrecían solidaridad a través de organizaciones políticas y relaciones de estado- estado; para que esto fuera posible, era necesario que dicho país tuviera un sistema sino socialista, muy progresista. En América Latina no se había producido una iniciativa en este sentido. La izquierda se limitó a “crear conciencia”; libros y papeles; volantes, periódicos, folletos, etc. El pueblo observaba, escuchaba y ya. Luego venía el Adeco de siempre, entregaba unas cuantas bolsas de comida, unas latas de zinc y listo. A votar por “el partido del pueblo”.

He allí la diferencia abismal de este tiempo a tiempos pretéritos; es ahora cuanto el concepto de justicia social, distribución de la riqueza, ayuda a los pobres de Latinoamérica que esgrime el socialismo se hace tangible, palpable, visible a los ojos de los desamparados de nuestra América y no solo de Latinoamérica, también en EEUU se está percibiendo las iniciativas de un gobierno distinto, de una concepción humanista y solidaria. La izquierda en nuestros países, en muchos casos se reducía a pequeños grupos de intelectuales y profesionales de clase media, con muy poca o casi ninguna inserción en las grandes multitudes. Esto nos distorsionaba, nos aislaba. El discurso era catalogado por los pueblos como un espejismo; los resultados no se veían. Se hablaba y se hablaba de la justicia, de la distribución equitativa de la riqueza, del socialismo pero los pueblos no percibían en sus espacios viabilidad a las “ofertas”. Muchos de estos movimientos eran devorados por el sistema y terminábamos consumidos en el marasmo y la inoperancia. Ahora con el ALBA, estas pequeñas pero efectivas formas de contribuir en cualquier parte del mundo con el más necesitado, el más débil se hace real, visible, palpable y tangible. Esa es la causa del paroxismo de esa derecha acartonada que se acostumbró a medrar de las migajas del imperio sin siquiera preocuparse en fortalecerse como polo burgués fuerte a través de las potencialidades de sus países.

Ahora desesperados no saben que hacer, proponen buscar “formulas” para combatir la ayuda a los pobres, saben que cada día pierden terreno; el amo del norte se debate en su profunda crisis interna que amenaza como dice Chávez, “que explote la burbuja”, que la economía con pies de barro se derrumbe. Al imperio solo le queda un poder destructivo de magnitudes colosales en lo militar pero en lo económico se colapsa; esto lo hace más peligroso, la bestia en su agonía todavía puede causar gran daño, sin embargo, están conscientes que para parar este avance de los pueblos solo sería a través de una terrible explosión que los puede barrer también a ellos, es decir, barrernos a todos, con ellos incluidos.

Mientras tanto a los pueblos excluidos de Latinoamérica y el mundo no nos queda otra alternativa que seguir ganando espacios, espacios en el corazón de nuestra esencia… los pobres. La campaña mediática, enajenante y alienante es bestial; se nos pretende a troche y moche imponer una realidad virtual, un montón de mentiras y seguirnos vendiendo que el libre mercado, la libre empresa, la expoliación es lo que nos conviene. El sistema capitalista está en caos, su capacidad de maniobra y de hegemonía es progresivamente menor, esto los desespera; saben que con su política depredadora no soportan mucho y por otro lado el imperio herido de muerte; fracasado en Irak, su sistema económico colapsado; un déficit interno in cuantificable, una crisis energética agravada por su modelo consumista y destructivo. Esto crea un cuadro tétrico para este imperio y lo convierte en un animal salvaje, herido de muerte que quien se acerca lo consume, lo vuelve nada, lo diseca. Es allí precisamente en donde se hace tan vital la preservación del comandante y la comprensión de nuestro pueblo. Vamos a estar claros, el ALBA sin Venezuela y su potencial financiero no es nada, ahora bien, esto tiene su cuota de sacrificio para todos nosotros, debemos asumirlo y entenderlo; es parte del proceso necesario, pero Venezuela tiene que jugar duro, muy duro en lo referente a la consolidación de estas iniciativas. La derecha se dedicará a distorsionar, engañar, mentir; decir que “como es posible, habiendo problemas en Venezuela, se gaste dinero en financiar proyectos en otros países”. El pueblo debe estar muy alerta; el imperio aún estando débil tiene, como dijimos antes el mayor poder destructivo de la historia de la humanidad y no es casual, que EEUU teniendo actualmente uno de los déficit más grandes de su historia dedique 500 mil millones de dólares al presupuesto militar; esto no es casual, ellos saben que están a punto que le den la extremaunción y se la van a jugar.

Ahora, los pueblos también están despertando de ese letargo de 500 años con una potencia inusitada que los ha desubicado, los deja drogui, fuera de ritmo y si aprovechamos y como dice Chávez, “jugamos duro”, con certeza, inteligencia y habilidad se le estará asestando el golpe mortal al imperialismo. Ahora si de verdad verdad llegó la hora de los pueblos. El venezolano, de manos de ese formidable líder que es Chávez, la sabia de nuestras raíces que representa Evo Morales, el futuro de la esperanza que significa Daniel Ortega y la monumental obra de Fidel nos llena de confianza para “tomar el cielo por asalto…es posible hagámoslo”.

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2739 veces.



Luís Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor