Detrás de los mitos contra el Estado

El unísono y trasnochado discurso de aquellos quienes hoy se hacen llamar “oposición nacional”, sobre la supuesta “naturaleza” corrupta, malvada e ineficiente de los Estados Nacionales en la administración de las cosas del pueblo, ha tenido eco en algunos sectores populares y políticos que acompañan a la revolución. Y no es de extrañar el efímero éxito y la aceptación de esta peligrosa idea sobre nuestras filas si admitimos el oprobio al que han sido sometidos nuestros pueblos a lo largo de varios siglos de explotación e intimidación por las clases dominantes a través de sus Estados nacionales, sus fuerzas represivas. Sumando a ello, el desbarajuste de las ideas provocado por el colapso del Estado soviético, al que muchos veían como el más “poderoso” e indestructible.

Para el éxito de este cometido, la clase política de la burguesía, aupada en esta nuestra triste oposición desnacionalizada y corrupta, inclusive, hasta la pequeña burguesía que acompaña a la Revolución Bolivariana, han tomando como bases las experiencias del pasado para intentar hacernos creer que “la naturaleza del Estado es la misma en toda la historia; la misma para el capitalismo y el socialismo. Que los Estados nacionales son un Ente extraño y separado de la sociedad y del gobierno que dirige al país”. ¡Ninguna idea puede ser más falsa que ésta! Veamos por qué.

La burguesía y sus aliados internos dibujan al Estado como una Entidad omnipotente con poder enajenante propio; que actúa de manera autónoma por encima de las clases sociales y las somete a sus designios; y que su existencia se justifica por su naturaleza burocrática, corrupta y hermética. Con esto último, nuestros lacayos intentan, cual Pilatos frente a Jesús, lavar sus manos culpando al Estado de sus infames desviaciones y los pequeños errores cometidos cuando eran gobierno. Pues, esta estrategia pretende encubrir la verdadera expresión de clase que se manifiesta en su interior y que tiende a perpetuarse. Nos referimos al capitalismo y al moribundo Estado burgués. El Estado no es más que el instrumento político, jurídico administrativo, orgánico y represivo de la clase política que ostenta el poder.

El objetivo de la burguesía es claro: se apunta a tratar de descalificar las nacionalizaciones que se están sucedido en la Revolución Bolivariana con PDVSA, CANTV, y otras, justificándose (los lacayos) con los mismos pretextos esgrimidos por ellos para realizar las privatizaciones del pasado: la corrupción y la ineficiencia, que, aunque fueron una realidad, el Estado fue victima de la naturaleza de la clase social que la dirigía, nos referimos a la naturaleza corrupta innata de la burguesía. En otras palabras, la burguesía y sus aliados internos pretenden acabar con el socialismo destruyendo su base fundamental: la propiedad estatal, que no es otra cosa que la propiedad social de los medios de producción administrada por la misma sociedad a través del Estado revolucionario.

El camarada Manuel Valladares al respecto nos explicaba lo siguiente: “la mejor demostración de que el Estado revolucionario está naciendo; de que este Estado es distinto al Estado corrupto burgués se manifiesta en sus obras. En la construcción del nuevo viaducto Caracas - La Guaira en tiempo record; en la recuperación de PDVSA luego del sabotaje y el terrorismo de la gerencia apátrida que la dirigía en tiempo record; en todas las misiones revolucionarias; en el internacionalismo revolucionario; en la cancelación de la deuda externa, etc. ¡ejemplos hay por doquier!... ¿Que más corrupto que el capitalismo, aquel que usurpa la plusvalía a los obreros y a la sociedad en general?... RCTV y las empresas privadas que sabotean acaparando los alimentos del pueblo representan el mejor ejemplo de corrupción y brutalidad”

Los revolucionarios, al igual que el camarada Valladares, debemos de contribuir con ideas y hechos concretos a romper el mito de la ineficiencia y la corrupción del Estado, al que los lacayos atribuyen como “congénita” en él. Pero primero que todo, debemos ser justos y admitir que se mantienen aun las viejas estructuras herméticas que asfixian y entorpecen toda acción revolucionaria. Debemos admitir también que el naciente Estado socialista carece de un pilar, no menos fundamental, como lo representa la participación de sus trabajadores y su control por el pueblo, de una estructura que permita, además, aminorar las conductas despóticas y contrarrevolucionarias expresadas en sus dirigentes.

En conclusión, el problema no reside en el Estado, sino en su naturaleza. La corrupción le es inherente a la burguesía. Lo contrario es simplemente un mito.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2428 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: