Comandante Chimiro en la lucha contra la tristeza y la muerte

..."No soy un guerrero, nunca lo había pensado ser, amo la vida tranquila, pero si mi pueblo y mi patria necesitan guerreros, yo seré uno de ellos y este pueblo nuestro los ha parido por millones cuando los ha necesitado"...

 

Conocer la vida del Comandante Carache es imprescindible para los que amamos la Revolución, su ejemplo de entrega y sacrificio es un faro de luz que brilla en la senda de la lucha de los pueblos por su autodeterminación.

Este hijo de Biscucuy, estado Portuguesa, nacido en la casa principal de la Hacienda Santo Cristo; de su padre el General José Rafael Gabaldón Iragorry, combatiente antigomecista; tuvo una infancia privilegiada haciéndose hombre en contacto con la naturaleza y con los campesinos de la zona, con quienes aprendió a compartir junto a ellos y a conocer todos sus padecimientos, razón que lo hizo ser perceptivo al dolor de los más desposeídos.

Su educación fue tutelada por el maestro Arturo Simonet, quien lo hizo transitar por los escritos de José Martí y por destacados autores latinoamericanos, con una gran sensibilidad hacía la novela, a la poesía, al cuento, a la pintura y a la arquitectura.

Simonet le hizo empaparse de la vida de nuestro Libertador Simón Bolívar, sirviendo la vida del héroe como inspiración a Argimiro, para emprender como un moderno Quijote la alabarda en defensa de los oprimidos.

Sus estudios los realiza en Biscucuy, en el Tocuyo, Trujillo y se gradúa de Bachiller en el Liceo Andrés Bello en la ciudad de Caracas en 1939, destacado con su tesis "La Filosofía de Demócrito", estimulado por los ideas de libertad.

Estas inquietudes de defensa de los oprimidos lo hicieron comenzar a militar en el Partido Comunista de Venezuela, cuando apenas era un estudiante de secundaria.

Chimiro fue un autodidacta, navegó en los libros, en conversaciones con amigos, en la sabiduría popular y eso le dio la preparación para fundar las primeras células del PCV, siempre teniendo como norte la justicia social e igualdad, ese faro en la vida de Argimiro lo hizo dedicarse al trabajo político con campesinos, abandonando todo, hasta su carrera de Arquitectura.

El futuro Comandante Guerrillero era un ganado a la lucha por la libertad del oprimido y tenía claro que era necesario rescatar la Patria de Bolívar de la opresión del imperialismo y de sus esbirros.

Nuestro futuro Comandante fue un experto organizador de cooperativas agrícolas en los años de 1946-1947 en las montañas de Lara, había instalado una imprenta clandestina en Las Cuibas en Lara, en donde se editaban volantes y periódicos del PCV en contra de la dictadura, además de una emisora clandestina entre 1956 y 1957, llamada "Radio Liberación".

Al caer la dictadura de Pérez Jiménez fue Concejal y ocupa la Presidencia del Concejo Municipal de Biscucuy, fue Gobernador del estado Lara dos veces y Embajador en Cuba y Brasil.

Desde 1958 Argimiro ve con cierta desconfianza las "supuestas" políticas de unidad que promulgaba el PCV y en el III Congreso de ese partido, propone la necesidad de ir a nuevas formas de lucha, desde allí comienza su experiencia guerrillera en Humocaro, a partir del año de 1961 al 13 de diciembre de 1964 participó en la lucha armada.

Como delegado del III Congreso del PCV, proyectó la única salida de abandonar la lucha política para enfrentar desde un movimiento insurgente la barbarie del gobierno puntofijista, señalaba que para producir cambios significativos era preciso ir a la raíz y por esta razón decide pronunciarse en 1962, en un movimiento guerrillero, en Lara y Portuguesa.

El Comandante Carache introduce en Venezuela el método de la lucha guerrillera, como eje de la empresa liberadora de nuestra Patria del imperio yanqui, con el acompañamiento del pueblo, ya que cualquier acción sin él, carecía de sentido.

Con una fuerza moral que surge del convencimiento místico de una nueva reorganización de la sociedad humana, recuperando la dignidad del país que se encontraba escarnecida por el imperialismo.

Pero Chimiro no estaría ajeno a las inconstancias de muchos de sus "seudos líderes" que traicionaban la Revolución amoldándose a las posturas puntofijistas.

Para el año de 1960 el Comandante Carache funda el primer foco guerrillero en La Azulita, en el estado Mérida, un año después crea el "Frente Simón Bolívar" en las cercanías del Municipio Morán del estado Lara, cuyos comandantes era Carlos Betancourt, Juan Vicente Cabezas y su persona, con el tiempo el frente se encontrara en el Tocuyo, los Humocaros, Sanare, Bicucuy, Guanare, con un trabajo destacado de la misma forma para constituir una base política de apoyo.

Chimiro dos años después llega a Cerro Blanco y comienza a organizar más grandemente los trabajos; en sentido guerrillero; que realizaban sus compañeros, con su experiencia en la toma de Humocaro Alto en abril de 1962.

Después nacería el Frente "José Leonardo Chirinos", en las montañas de Falcón y Yaracuy que era comandado por Douglas Bravo, Elías Manuit Camero y Luben Petkoff y en Oriente se fundaría el Frente "Manuel Ponte Rodríguez", creado en 1962 y dirigido por Alfredo Maneiro y el Teniente Héctor Fleming Mendoza.

Ese mismo año nacen las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), fundada por el PCV para dar figura a los grupos rebeldes que comenzaban a actuar en nuestra Patria.

Chimiro se comunica con los jefes guerrilleros Douglas Bravo, Fabricio Ojeda, Juan de Dios Moncada Vidal, Teodoro Molina Villegas, Pedro Medina Silva y otros miembros de las FALN. Cuenta con una gran capacidad ejecutiva para la guerra, pero nunca imponiendo su planificación sino contaba con un equipo para que lo ayudara.

Tenía una gran sensibilidad para los problemas de su pueblo, entregando su vida por los campesinos y los más desposeídos.

El movimiento insurgente es "satanizado" por el gobierno entreguista acusándolos de bandidos y asesinos, pero estos hombres y mujeres, son el nuevo ideal ético, son jóvenes que encarnan la vanguardia de un movimiento armado, estudiantes, obreros y campesinos, con la mirada puesta a la gesta que un día realizó Simón Bolívar.

Chimiro enfrentaba su posición valiente contra la dirección derechista del PCV, en donde varios de sus líderes encerrados en el Cuartel San Carlos ya planteaban replegarse de la guerra de guerrillas y negociarían con el gobierno de Leoni.

Debido a esta actitud complaciente de la cúpula del PCV surge la ruptura con el Comando Unificado del FLN-FALN.

El Comandante Argimiro era un riesgo para los que encarnaban el Poder y el gobierno cipayo en el año de 1964 ofrece una recompensa de 15.000 bolívares por su captura o muerte.

Para el año de 1965, ya habiendo sido muerto Argimiro Gabaldón, surge el Frente de los Llanos "Ezequiel Zamora", quien contó con tres Comandantes como lo fueron el Sargento de la Marina Adalberto González, nuestro recordado amigo Francisco "El Flaco Prada" y Ángel María Castillo.

Argimiro Gabaldón fallece el 13 de diciembre de 1964, se le inculpa a un terrible accidente, por una bala que se le escapó a Jesús "Chucho" Vetencourt Torres, que era conocido como el Comandante Zapata.

Se encontraban en el caserío el Hato, zona montañosa en la vía a los Humocaros en el Municipio Moran del estado Lara, se realizaba una reunión de la Comandancia del Frente Guerrillero Simón Bolívar con integrantes de la Brigadas 31 y 32.

Se cuenta que Vetencourt Torres tenía su fusil M2 entre sus piernas y con un paño pulía su arma y se le escapa un tiro que impacta en el Comandante Carache. A pesar de que le había sacado la cacerina, pero una bala había quedado en la recamara.

El campamento enloqueció y decidieron bajar al Comandante a El Tocuyo y fallece en el Centro de Salud "Egidio Montesinos". Un médico comento que Argimiro se hubiese salvado si hubiese sido operado en el mismo sitio del accidente.

En el campamento intentan detener la hemorragia, le rasuran la barba, buscan un vehículo y cuenta Pavel Rondón que lo trasladan entre Carmelo Mendoza, Benigna Rodríguez y su persona lo trasladan al centro mencionado.

En el entierro del héroe su padre señaló embargado por la muerte de su hijo:

"-Argimiro no te lloro… sería agraviarte. Yo te bendigo, yo estoy satisfecho de ti. Te dejo al lado de tu madre, pozo y virtudes que me acompañó a sembrar en el alma de mis hijos un profundo respeto por la palabra empeñada. Yo te felicito, y me felicito. En tu última carta, fresca estaba todavía la tinta y me dijisteis: estoy orgulloso de ser revolucionario… Yo te bendigo Argimiro… Y aquí estamos como un soldado tuyo, Comandante Carache".

Así finalizó la vida de un gran hombre, que junto a dos Comandantes como lo fueron Fabricio Ojeda y Américo Silva, son la trilogía de los Comandantes que hicieron brillar nuestra lucha armada.

Hombres que no escatimaron esfuerzos y entregaron sus vidas en defensa de los desposeídos y en pugna contra el imperialismo hambreador y sus lacayos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1439 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: