El Madurismo

Si estás en el gobierno de Maduro, mientes como maduro, si odias a Rafael Ramírez y lo insultas como lo hace Maduro, si llamas traidores a los jefes del PCV, si llamas traidores a los que salen a la calle a defender las conquistas obreras y de los trabajadores como lo hace Maduro, si interpretas la Constitución Bolivariana “fuera de la letra” para justificar a las políticas neoliberales de Maduro, si, como Maduro,  te niegas a hablar del paradero de Tarek El Aissami, si persigues a los enemigos de Maduro como si fueran tus enemigos, si tuviste que ver con la redacción de la falsificación del plan de la patria, de la ley de zonas económicas especiales,  de inversiones extranjeras, antibloqueo, si levantaste tu mano para aprobarlas en la asamblea nacional, si usas la excusa de las sanciones y el bloqueo para restaurar el  capitalismo y privatizar el país, si hiciste todo  eso o lo apoyas, seguro  no eres chavista, eres… MADURISTA.

El MADURISMO existe porque es el estilo de seguirle el juego a maduro, es la forma de obedecerlo sin chistar, como lo hacen los demás poderes públicos, seguirle los pasos a Maduro en todo lo que hace o deshace, sacando algún provecho con eso. Si existe el chavismo como un “pensamiento universal” que nace de Chávez, el MADURISMO, entonces, es todo lo  contrario de eso: si uno es un pensamiento universal y socialista, el de Maduro no  existe, en el caso del MADURISMO es dejar que otros piensen por ti, que los agentes del capitalismo, publicistas, abogados, economistas, planificadores y empresarios, piensen por ti, eso define bien al MADURISMO, ¡la irresponsabilidad política!

MADURISMO es el estilo de no tener estilo, es obedecer y cobrar, actuar como un contratista. MADURISMO es pagarle a una agencia de publicidad para que haga la política comunicacional del gobierno, y que se ocupe del contenido político de sus mensajes. MADURISMO es durar una semana entera editando los videos de Chávez para hacer ver que el gobierno de maduro es chavista o cercano a Chávez. MADURISMO es acostumbrar a la gente a que no crea lo que se le promete en los discursos y alocuciones presidenciales, acostumbrarla al escepticismo,  desesperanzarla. MADURISMO es acostumbrar a la gente al desorden, a la anarquía, a estar rodeados de basura e ineficiencia, resignarla, hacerla fatalista. MADURISMO es llamar  malagradecidos a los que reclaman sus derechos, y MÁS MADURISMO aún es llamar TRAIDOR a los que reclaman sus derechos. MADURISMO es torcer el sentido de la ley para  violar la constitución (si tienes la voluntad y eres capaz de hacerlo, eres MADURISTA). MADURISMO es inventar conceptos sin significados claros para no comprometerse con ninguno, como “burguesía revolucionaria”, “minería  ecológica”, “socialismo en lo  social”,  es vaciar de significado al lenguaje revolucionario y en general cualquiera lenguaje, es la glosomanía de sus representantes, la “habladera de paja”. MADURISMO es aceptar sin rubor que Maduro diga en público “periodistos” o disparates semejantes, MADURISMO es dejarse maleducar por dinero o poder.

Pero, MADURISMO es también  un accidente. MADURISMO es, que le haya tocado a Nicolás Maduro cumplir ese papel, moralmente reprochable, de tener que vender la revolución de Chávez al capitalismo. Si ese heredero desdichado hubiese sido Diosdado Cabello hoy hablaríamos de CABELLISMO. Se trata de un accidente histórico,  nada más. MADURISMO porque la cabeza del gobierno se llama Nicolás MADURO, no es nada personal.

De la misma forma llamamos chavismo al “pensamiento universal” que dicen algunos nace de Chávez, y que nosotros lo vinculamos al ideal del socialismo, luz y norte de sus 12 años de gobierno, a pesar de la flojera, el miedo, la traición de muchos de sus vociferados colaboradores; el socialismo que quiso sembrar en la gente como conciencia del “deber social”, en las empresas socialistas y de propiedad social, en los fundos zamoranos, que dejó en leyes fundamentales, en la constitución, en la ley del trabajo  y la ley de hidrocarburos, que pensó y dejó escrito como un plan de acción política en su programa de gobierno 2013-2012, “Plan de la Patria”, el original.

La conducta de los subalternos de Maduro, fuera del espíritu y las prácticas del socialismo es MADURISMO. La flojera, la osadía oportunista, el arribismo social, los “emprendimientos” y los “emprendedores”, la competencia sin futuro entre individuos pobres, ignorantes y egoístas, la ridícula ostentación de poder y de ignorancia, la comezón del nuevorico, el desprecio y el maltrato hacia la gente honesta, la indiferencia hacia la pobreza, la gente enferma, hacia los presos y necesitados, hacia la vida de los enemigos y sus derechos humanos…, todas esas inclinaciones pequeñoburguesas y libertinas y su correspondiente pacatería moral con la que se las disimula, no habiendo otro nombre más preciso que las comprenda y defina, el más justo es MADURISMO.

El MADURISMO existe porque la revolución de Chávez murió con él, no importa lo que diga la derecha pagada por EU, no  importan los golpes de pecho que se de Diosdado Cabello al declararse chavista y las manipulaciones del resto de sus asociados para captar votos. Después de muerto Chávez, Maduro se ocupó de enterrarlo, de enterrar al socialismo y al chavismo.

Pero Chávez volverá…  ¡PATRIA SOCIALISTA O MUERTE!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2003 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor