Patria, socialismo democrático y vida de perros

Patria, socialismo democrático y vida. Esa es una frase que se me ha
quedado colgando como cuando uno va a un baño público y pisa un pedazo
de papel, toilet y te pasas el resto de la tarde arrastrándolo por
donde vayas. Cuando leopoldito (con minúscula por ser un mayúsculo
bichito) la dijo pasé media hora riéndome, me pareció una de las cosas
mas ridículas que había escuchado en un evento donde las ridiculeces
estaban a la orden del día.

Ahora sucede que la frasecita la repiten no solo los leopolderos sino
también uno que otro pseudo bolivariano. Patria, socialismo democrático
y vida,¿qué significa? Mi entender en estos asuntos puede ser limitado,
pero mi experiencia de venezolana que vivió la cuarta república a fondo
y que florece en la quinta, y no precisamente en la quinta miss
Venezuela, me dice que nada bueno tiene esa propuesta.

Patria, si. Quisiéramos señores capitalistas tener una patria, para
nosotros, quisiéramos ser soberanos, quisiéramos respeto para nuestras
decisiones, respeto para nuestras instituciones, en fin, respeto para
nosotros los venezolanos, los de aquí de este ladito, nosotros los que
si sabemos porque hemos estudiado para ser los verdaderos lideres de
este bello país.

Socialismo democrático, bueno, es más o menos lo que hace Chávez pero
más Light, como diría Teo. Un barrio adentro por aquí, otro por allá,
ninguno en Chacao… El Hato de Pipillo, ni lo toquen que es de él aunque
por allí no hayan visto ni un tomate en más de cuarenta años. ¿Que son
muchas hectáreas? No niño, si el estado es quien tiene terrenos
improductivos. Fíjate en Fuerte Tiuna y el aeropuerto de La Carlota,
bueno mejor Fuerte Tiuna porque La Carlota nos queda muy cerca como
para que esos locos nos vengan a hacer una caserío de bienestar social,
¡ay! que malestar. ¿Te acuerdas que antes aterrizábamos allí cuando
veníamos de los Roques en la avioneta de Pipillo?

Y vida…
Aquí es cunado yo me conmuevo con el patriotismo de estos invertebrados.
Les pedimos de buena manera a los gobiernos del primer mundo y a sus
jefes de las transnacionales, que nos dejen ser un poquito, que nos
dejen tener un poquito, y si nos dicen que no, bueno, Vida. Escojo
vivir como un gusano pero con mis viajecitos a mayami, con mi
camionetota linda y mis rejas electrificadas. Para que no se me metan
los monos, porque esos pobres son unos resentidos y nos quieren venir a
joder. Claro, como ellos no pueden caerse a whisky todos los fines de
semana ni comer en restaurant. Yo escojo vivir porque la vida es bella,
y las pavas sifrinas también.

Si vivíamos del carajo cuando Lusinchi, ¿te acuerdas de Recadi? Y no
había Seniat, por eso escojo vivir, aunque se mueran los muertos de
hambre y toda su descendencia, favor que nos harían quitándose del
medio. Es como dijo Darwin: la supervivencia del más apto. Mi chequera
avala mi aptitud. Allá ellos y su flojera, que se arreglen como puedan.

Y los pendejos que no vivimos bien con en tiempos de la cuarta, ¿qué
hacemos? ¿Les damos las gracias a los explotadores por explotarnos pero
no tanto, por dejarnos la ilusión de poder pagar a crédito unas
vacaciones de utilería en sus parques de mentiras?

Eso me recuerda a la repetida anécdota del las victimas de un robo que
al final agradecen a los ladrones por haberlos dejado vivos.

Patria, socialismo democrático y vida es una frase que les sienta de
maravilla a quienes creen que viven en un mundo aparte. Aquellos que
piensan que sus lentes de marca y sus perfumes caros lo separan del
resto y los elevan. Lo que le pase a mi compatriota me tiene que
afectar a mi. Cada niño sin escuela, cada padre explotado, cada
analfabeta es un punto en contra, es una reja electrificada, un
vigilante que me vigila, un perro bravo que me puede morder.

Por eso me la juego, PATRIA, SOCIALISMO O MUERTE. Por que mis hijas
tengan un país decente, donde no se mueran los amiguitos de desidia.
Por las ventanas sin rejas, por las calles sin miedo. Prefiero morir
peleando y de un solo golpe que morirme despacito y con un dedo metido
en el ojo que heredarían mis hijas y mis posibles nietos.

Patria, socialismo o muerte, porque lo otro simplemente no es vida.


carolachavez.blogspot.com
tongorocho@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3433 veces.



Carola Chávez

Periodista y escritora. Autora del libro "Qué pena con ese señor" y co-editora del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". carolachavez.wordpress.com

 tongorocho@gmail.com      @tongorocho

Visite el perfil de Carola Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carola Chávez

Carola Chávez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición