Los trasnochados en el 4-F

Estuve convocado a una reunión en la parroquia 23 de enero, para hacer lo acostumbrado, que nos convocamos los trasnochados de siempre en las comunidades y de la que me siento todo orondo volando por todos los lugares de la PATRIA.

Cuando me dirigía a la parroquia con mis macundales, también de siempre: en medio de la prisa, un percance me detuvo en las inmediaciones del barrio llamado caño amarillo; me ví metido en una gigantesca manifestación de PUEBLO trancado y sin poder moverme; no podía seguir por una situación con muchos trasnochados armando con libros, música, teatro, manifestaciones de arte de todo tipo y no dejaban pasar a nadie que se dirigiera a esa zona liberada; habían creado un caos y la tranca era por toda la PATRIA.

Había una cantidad de PUEBLO bastante numerosa, incluyendo movimientos internacionales con banderas y pancartas, defendiendo una causa que creían justa y estaban apoyando a los tranquistas, para no dejar pasar a nadie, mientras no confiaran en la intensión de su visita a los lugares sagrados dónde descansaba el símbolo de consecuencia que tiene la revolución.

Me dejaron pasar porque después de conversar mucho, les hice saber de mi convocatoria en la parroquia y que mí intención era comprometida para defender el proyecto y fue entonces cuando descubrí que el motivo de la tranca era: que habían descubierto unos traidores con disfraces de revolucionarios, que estaban abriendo un boquete, imitando lo que se hizo en el año 67 y 75, en el cuartel San Carlos (el lugar de donde se fugaron varios líderes político de izquierda de una época) y el objetivo de la protesta era evitar que continuarán cavando: porque el fin ahora era a la inversa, sacara al líder del amor del PUEBLO y los usurpadores, ahora en confusiones ideológicas mientras abrían el boquete, gritaban a los "trasnochados" consignas confusas.

El hueco inmenso, que ya casi estaba listo, llegaba al cuartel 4F, justo donde descansan los restos del ARAÑERO (yo lo llamo así) y pensaban llegar por debajo, arrastrándose y que el PUEBLO, que ahora está trancando no se dieran cuenta: porque la intención era robarse el símbolo, para borrar la reciente historia.

La traca movilizó al mundo y por eso la protesta de tanto PUEBLO para evitarlo: en la manifestación no había dirigencia, solo una masa vestida de dignidad, que había descubierto el plan macabro y trataba de evitarlo, poniendo por delante todo lo que tenían y los que habrían el túnel, no notaban.

Los confundidos con manos ensangrentada, querían sacar los restos del gigante que lideró aquel 4F una rebelión y por su valentía le habían asignado ese lugar para su descanso y permanencia.

Cuando me di cuenta la intención, me enfrenté a todos los cobardes y traidores que querían robarse el símbolo de la revolución y que la mantiene viva; me enfrenté con todos ellos: en medio de la batalla me di cuenta que mi única arma era la palabra; fue cuando ví a unos señores que me parecieron conocidos y estaban cuidando, para que no agredieran la manifestación y defendían a los participantes con una espada gigante, del tamaño del continente: eran Bolivar, Zamora y Robinson, que me daban oxigeno porque de tanto gritar me estaba asfixiando; gritaba en un silencio que daba la vuelta al mundo y cuando no aguantaba más porque me estaba ahogando, salí del túnel casi ahogado y entonces me desperté muy sofocado, dándome cuenta que era un sueño.

Cuando revise la agenda; tenía una cita con las comunas para tratar asuntos por la defensa de la PATRIA y me desperté pensando, que pronto nos veremos para seguir en el intento, porque PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 686 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor