La mirada estratégica es el camino del proyecto nacional de liberación

"Hay hombres que siempre miran el horizonte y otros que nunca lo ven", me decía Don Atahualpa Yupanqui, cuando tendría yo 12 años y trabajaba en un pinturería donde compraba él, sus óleos y telas. No lo entendí en ese momento, aunque me parecía una enunciación rara, que no refería los que viven o no en el campo, ni tampoco aquellos que en la Ciudad, ven o no el río. Lo comencé a comprender años más tarde, leyendo a Perón que decía que la política es la internacional, el resto cabotaje que también en mis años adolescentes eran conceptos que necesitaba ampliar. Lo encontré por fin a Fermín Chávez primero enarbolar la Epistemología de la Periferia, me gustó porque era pensarnos desde otro lugar, no como marginales del mundo, sino como centro de nuestras realizaciones. Me lo reafirmó Hernández Arregui con su Formación de la Conciencia Nacional una obra de arte, profunda y movilizadora de la Liberación Nacional. Fue Perón quien en su testamento político lo selló: Modelo Argentino para un Proyecto Nacional, de plena vigencia actual, transcurridos 46 años y escrito 60 días antes de morir.

Así entendían la política y la construcción del pensamiento quienes eran protagonistas de su tiempo, desde la mirada del "estar situado" de Rodolfo Kush, que les permite a los hombres y mujeres de Estado, estadistas que deben conducir el país, tener una visión integradora de los problemas de las complejidades del Gobierno con objetivos claros al largo plazo y de esa manera verificar si el rumbo de las decisiones tácticas es correcto o no. Esa es la diferencia entre mirar la realidad por el ojo de la cerradura u observar los acontecimientos y sus respuestas políticas satelitalmente. Para hacerlo hay que salir de la trampa de lo urgente reemplazando lo necesario, debiendo abandonarse la agenda del enemigo que intenta enredar atacando cada día, hora a hora con la información, desvirtuada, manipulada y mentirosa, que sólo responde a sus intereses sectoriales o golpistas.

Entonces la reflexión es, si en la situación política de la hora actual recuperaremos el pensamiento estratégico de la Argentina como proyecto Bi-continental, enarbolado por Perón con la Antártida e Islas del Atlántico Sur, en una concepción que gira a Latinoamérica la decisión de Soberanía plena y del Poder Popular, de la Comunidad Organizada con herramientas Constitucionales que nos permitan ir desmontando el coloniaje instalado desde hace tiempo en lo cultural ,lo económico y financiero y los más alarmante desde el punto de vista de la democracia, desde los institucional, que domina el panorama nacional desde hace casi 5 décadas, más precisamente desde la dictadura cívico militar, cuyos protagonistas civiles hoy siguen marcando los ejes del poder dominante.

Una política descolonizadora se da, cuando la lucha se plantea en todos los sectores estratégicos: en el plano cultural resignificando la historia derrotando al relato mitrista con la incorporación del revisionismo histórico amputado desde entonces por el diario La Nación y trasladado a las currículas escolares. En lo científico tecnológico con la determinación necesaria de construir la Soberanía del conocimiento esencial en el siglo XXl y con manejo, planificación, conducción y financiamiento estatal, dedicado al manejo y decisión de las nuevas tecnología y nuestro propio despliegue satelital y nuclear. En lo económico recuperando los instrumentos financieros y bancarios, hoy en manos de los Fondos de Inversión Buitres, para que el rol del Estado los coloque en su agenda del modelo productivo y social con la regulación y control de las entidades financieras, pulpos extractores de la riqueza producto del trabajo de los argentinos.

La Soberanía Nacional se construye teniendo claro los objetivos a largo plazo del modelo de construcción del país, desde lo social como es nuestro pensamiento peronista que elabora a partir de una concepción biocéntrica del mundo, que privilegia a los seres humanos y el ambiente como equilibrio necesario para la vida, a diferencia de los modelos de pensamiento basados en los conceptos economicistas del mundo de las finanzas, hoy dominante y que destruye el trabajo productivo, la industrialización y los avances científicos tecnológicos, en una planificación precisa de un enemigo global, que intenta impedir el despegue latinoamericano como potencia mundial, actuando como Bloque, por eso crearon el Grupo de Lima para arrasar en UNASUR.

Entendamos entonces que hay fuerzas externas e internas que juegan en contra de una Patria más justa, libre y soberana, que responden a un diseño estratégico externo que tiene correlación con el equilibrio de fuerzas mundial, en ésta pugna entre el mundo Unipolar y Multipolar que EEUU intenta superar creando escenarios bélicos como en la década del 90. Con Irak, Afganistán, Libia, Siria, Yemen, Palestina, Somalia y creando situaciones de control con Bloqueo medievales a países a los que intenta disciplinar como Venezuela, Cuba y Nicaragua, enarbolando asimismo instrumentos de control político como el Lawfare del Departamento de Justicia de EEUU que ha permitido a las fuerzas reaccionarias de los países perseguir los movimientos nacionales y populares y sus dirigentes. Entonces el enemigo siempre está presente y de ahí nace la necesidad de los diseños estratégicos soberanos que nos permitan ir dando paso a la Liberación Nacional Latinoamericana.

Es cuando se comprende esta realidad, que los demás temas aparecen como secundarios, no porque no sean prioritarias las respuestas el hambre y el dolor social inmenso, sino porque siempre esas demandas serán satisfechas sin afectar la raíz estructural que las provoca, siempre serán parches que en cada período arrancan de pisos más bajos, dado que la estructura institucional es dependiente y colonial Modificar ese cuadro de situación sólo se da con el concurso organizado del pueblo, gremios, organizaciones sociales, organizaciones libres, agrupaciones políticas y barriales y de todos aquellos que tengan una mirada del mundo que permita recuperar el sentimiento patriótico nacional y latinoamericano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 492 veces.



Jorge Rachid

Doctor, y dirigente peronista argentino. Asesor del gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Autor de El Peronismo pendiente, El genocidio neoliberal de fin de siglo y Sin Mordaza.

 @elkotur

Visite el perfil de Jorge Rachid para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: