La verdadera historia del 11 de abril

En La Otra Historia siempre mi intención ha sido narrar la verdad de ciertos acontecimientos que de una u otra manera han sido escondidos por la rigidez y la metodología narrada como por la mentira mediática que trata de ocultar la verdad para desvirtuar un hecho histórico. La Revolución Bolivariana ha sido atacada por la mentira mediática para destruir la credibilidad del pueblo en su proceso y de la opinión internacional. El 11 de abril del 2002 es el día en donde la mentira de los medios golpistas casi destruye la verdad, pero como aquel dicho popular en donde dice "que una mentira puede durar mil años pero la verdad la alcanza en un segundo".

No es fácil escribir sobre este hecho que por poco no da en traste con los cambios que está viviendo el pueblo venezolano, no dudamos en el retroceso que tendríamos si algunas de estas fuerzas reaccionarias volvieran al poder.

Chávez es la esperanza de cambios para esta América sumergida en la vorágine depredadora del imperio y sus lacayos, mejor conocidos como los exponentes de la IV República. Desde su llegada al poder este militar barines empieza a establecer una cantidad de cambios necesarios para la transformación del país. Lo primero es realizar una nueva Constitución que esté adaptada a las necesidades de la nueva Venezuela, cosa que logra el 15 de diciembre del 1999. No era de extrañar que todo tipo de ataque se realizarían para destruir el proyecto que apenas comenzaba, los medios de comunicación se dedican a verter todo tipo de mentiras para confundir al venezolano y los voceros del imperio acusarían a Chávez de cuanta mentira se le ocurriera.

El pueblo venezolano en esos años del 2002 vivía un régimen donde la participación popular era prioritaria y que nunca había vivido. Para lograr los beneficios para el pueblo era necesario que el petróleo se distribuyera de una forma diferente a como se había hecho en la IV república, pero para eso había que eliminar que grupos oligárquicos controlaran PDVSA. Eso traería un enfrentamiento total entre la oligarquía, CTV, FEDECAMARAS, la Iglesia católica, los medios de comunicación y el imperialismo en contra del Proceso Revolucionario. El 10 de abril se pronunciaría en rebeldía un militar, el general Néstor González González enviándole al Presidente un mensaje para que renunciara e invitando al Alto Mando Militar para que le pidiera el cese de sus funciones a Chávez y lo acusó de ser agente de Fidel Castro.

El 11 de abril en la mañana las fuerzas de la oposición se concentraron en PDVSA para dar respaldo a la antigua directiva de esa filial petrolera que habían sido destituidos por el Presidente por estar en franca rebelión en contra de los cambios representados por él y favorables para la mayoría de los venezolanos. Desde la sede de PDVSA los líderes de la oposición habían cambiado la ruta de la marcha dirigiéndola hasta el palacio de Miraflores. Lo triste de esta concentración era que muchos de los participantes gritaban consignas en inglés y algunos portaban banderas de los Estados Unidos, que se ve claramente en el documental: "La Revolución No Sera Trasmitida". Con las consignas "Ni un Paso Atrás" y "Fuera Chávez" marcharían los opositores incentivados por las fuerzas reaccionarias.

Al cambiar la marcha opositora de rumbo y dirigirse a Miraflores se veía claramente la intensión de sus organizadores de enfrentarlos con la gente que se encontraba a las afuera del palacio de gobierno. Los medios de comunicación se dedicaban a incitar a la gente en contra del gobierno y a la 1 de la tarde se veía al país amenazado por un peligrosa confrontación. No pasaría una hora para que se oyeran unos disparos y empezara a caer personas de los dos bandos, todos con tiros en la cabeza realizados por francotiradores.

Desde donde se encontraba la concentración a favor del gobierno empezaron a repeler el ataque que realizaran tanto la policía metropolitana como los francotiradores. Esas imágenes recorrerían al mundo siendo acusado el Presidente de estar matando al pueblo, pero luego se demostraría que estos revolucionarios se defendían de los ataques de las fuerzas reaccionarias. El canal Venevision se encargaría de confundir la opinión pública con las imágenes que hasta ganarían un premio de periodismo en Europa, pero para un observador medianamente inteligente se daría cuenta que los tiradores de Puente Llaguno se escondían de un ataque que repelían.

Los líderes de los grupos empresariales, de la CTV, de la Iglesia católica y de los partidos de la oposición graznarían en los canales de televisión opositores acusando a la Revolución de los muertos que ellos habían producido. El Carmona Estanga, el Guaicaypuro Lameda y otros no se apartarían de los canales de televisión haciendo llamados a la rebelión. Pocos minutos después saldrían por esos canales de desinformación la imagen de un "supuesto" Alto Mando Militar dirigidos por el Vicealmirante Ramírez Pérez, Jefe de Estado Mayor de la Armada, que se rebelaba en contra del Presidente. Con el tiempo rompería el silencio el periodista de la cadena norteamericana CNN, Otto Neustald, donde declararía que había sido invitado para oír el pronunciamiento de estos militares que ya hablaban de muertos a la 1 de la tarde cuando a esa hora todo era paz en las calles de Caracas y la marcha opositora se dirigía a su destino en Miraflores.

Toda la tarde los canales de televisión trasmitieron las imágenes de los enfrentamientos en las calles de Caracas, las pantallas estuvieron plagadas de imágenes de violencia en donde señalaban al pueblo venezolano, ahora llamados por los grupos de opositores "la sociedad civil", ser asesinados por las fuerzas del gobierno, llamadas fuerzas de seguridad o círculos bolivariano. Los que si disparaba a mansalva era los integrantes de la policía metropolitana que eran dirigidos por el Alcalde Alfredo Peña y jefes como Lázaro Forero, Henry Vivas e Ivan Simonovic. Documento esta página con policías metropolitanos disparando contra la concentración y saque usted mismo la conclusión.

A las 4 de la tarde el Presidente Chávez se dirige al país en cadena nacional pero los canales ya sumados al golpe de estado que se estaba fraguando parten la pantalla con la mitad para seguir "desinformando" sobre los enfrentamientos que se producían en la ciudad capital. Una hora después se informa ya de 27 muertos en esos enfrentamientos.

Dentro del Palacio de Miraflores el Presidente Chávez se encuentra reunido con su gabinete y ya se oyen los ruidos de sables de un golpe de estado reaccionario e imperialista. Ya entrada la noche este reducto de dignidad es amenazado con bombardearlo si el Presidente Chávez no renuncia, al poco tiempo es tomado prisionero, pero no renuncia como quisieron hacer creer a la opinión pública. Cuando el Presidente es llevado a Fuerte Tiuna sus ministros cantan el Himno Nacional, ya el golpe de estado se había realizado. El Presidente es trasladado a Turiamo . Es bueno aclarar que los altos mandos militares no contaron con el apoyo de los comandantes de batallón y eso fue un gran problema para los militares golpistas.

Chávez es desaparecido y nadie sabe su paradero desde ese viernes 12 de febrero, hasta el día 13 sábado que el pueblo se acerca al Palacio de Miraflores y pide que le sea devuelto el poder a su antiguo Presidente. Desde el día anterior los golpistas ya han juramentado a Carmona Estanga, empresario representante de Fedecamaras y ya se perfila lo que sería el nuevo régimen al eliminar los poderes que ya estaban constituidos, de una manera bastante antidemocrática.

Queda para la historia las imágenes de la proclamación de Carmona con las cúpulas empresariales, eclesiásticas y políticas. Pero lo que no sabían era que ya las tropas leales al gobierno ese 13 de abril, que quedaría registrado para los anales de la historia del poder popular en Venezuela, junto al pueblo poco a poco iban tomando el Palacio de Miraflores produciendo en los golpistas una apresurada huida.

Los personeros de régimen depuesto llegan a Miraflores, entre ellos Aristóbulo Isturiz, la Ministro de Ambiente de esa época Ana Elisa Osorio, el Presidente de la Asamblea Nacional William Lara, a los pocos minutos ya el poder está en las manos de Diosdado Cabello, Vicepresidente que envía a unos soldados leales a buscar a Chávez que lo tienen prisionero en la isla de Turiamo y el Presidente depuesto llega bien entrada la noche de ese sábado 13 de abril del 2002 siendo ovacionado por 1.500.000 personas que rodean el Palacio de Miraflores. Ese día seria emblemático para la Revolución Bolivariana y desde ese momento pueblo, fuerzas Armadas y gobierno marcharían juntos a la búsqueda de un futuro mejor pero las fuerzas reaccionarias del imperialismo y sus lacayos seguirían tratando de acabar con este proceso revolucionario a finales de ese mismo año y hasta el día de hoy siguen los intentos pero deben recordar que detrás de un 12 siempre habrá un 13…….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 733 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Rosario Araujo

José Rosario Araujo

Más artículos de este autor