¿Maduro le teme a las elecciones?

Son tan enormes las dificultades por las cuales atraviesa el gobierno, que en cada acción o decreto se las juega todas, sin importarle mucho la posible reacción de la sociedad venezolana. Comenzó este periplo con la eliminación de los seis ceros, proceso anunciado con dos meses de anticipación y que paralelamente creó un aumento injustificado de los productos de primera necesidad.

La noticia de la muerte del general Baduel, en aquella forma sorpresiva y luego de un traslado de prisión, causó mucho descontento, especialmente por las declaraciones de los familiares, porque de estar enfermo lo más lógico era llevarlo a un centro de salud. No pasó nada, enseguida se conoció de la extradición de Alex Saab, con los sucesivos comentarios de los posibles cómplices.

Venezuela sigue tranquila, esperando el 21 de noviembre, con muchos ánimos de votar, sin importarles condiciones. Aumentan la gasolina, pero en mayor proporción el gasoil, no sucedió como en otras ocasiones que se aumentaba poco el combustible diesel, para no aumentar el costo de los productos por los altos precios del transporte. La gente siguió pasiva, tragando entero.

El gobierno insiste con lo de Saab, anunciando su retiro de la mesa de diálogo. Los opositores no pierden la paciencia y tranquilamente les sugieren que rectifiquen y se vuelvan a incorporar. Nada de eso sucedió, el nerviosismo llena a Miraflores con la cercana extradición del "Pollo" Carvajal y la tesorera-enfermera de Chávez.

La exsenadora colombiana confiesa en una entrevista, como algo normar el hecho que le hayan dado una mina de oro, además dice que también a Zapatero le otorgaron una concesión minera. Mientras, el hambre y la miseria recorren la geografía nacional, para colmo la prensa internacional aseguran que el gobierno venezolano gastó 170 millones de dólares, en la defensa de Alex Saab, el pueblo continuo tranquilo.

La limosna de salario y aguinaldo, se convirtió en una burla para el estomago de los venezolanos. Los precios de los productos siguen subiendo y no pasa nada. El presidente entra a la Universidad Central prometiendo maquillarla, sin enseriar los sueldos de los profesores, nombrando a la vez una protectora, convirtiendo la acción en una intervención si se quiere diplomática. Los profesores, personal administrativo y obreros protestaron.

De golpe, sin estudios ni planificación, Maduro comenta que construirá la primera ciudad comunal en el Ávila, enseguida toda la comunidad caraqueña criticó el anunció, en defensa del pulmón vegetal de la capital de la república. Igualmente hace un llamado a clases a pesar de los altos índices del Covid-19, el primer día la inasistencia fue de un 91%. Insistiendo en colocar vacunas cubanas desechadas en el mundo.

Uno se pregunta por qué el presidente crea tanta conflictividad en fechas cercana a las elecciones, será cierto que perderán no menos de doce gobernaciones, razón por la cual busca sicológicamente que la oposición no asista al proceso para ellos ganar con su gran aliada la abstención. Falta saber que inventara de aquí al 21 de noviembre para desanimar a los votantes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 959 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor