Con bonos y protectores no se detiene al capitalismo salvaje ni se construye el socialismo bolivariano

Las políticas, decisiones, programas y planes económicos que hasta ahora ha implementado el gobierno que dirige nuestro hermano sindicalista Nicolás Maduro, para proteger a los pobres y sobre todo a los Adultos Mayores han fracasado. Y es, como lo he explicado en anteriores artículos: Ningún gobierno se establece para hacer revoluciones, así como los sindicatos no se constituyen para hacer quebrar a las empresas donde tienen trabajadores afiliados. El Sindicalista es y debe ser un aliado del Patrono, pues de uno depende la existencia del otro.

Los gobiernos existen para eso, para gobernar a todos los habitantes y sectores económicos-sociales de un país en un clima de paz y legalidad, donde todos sientan que satisfacen sus necesidades y justifican su razón de ser: Empresarios obteniendo ganancias, trabajadores vendiendo su fuerza de trabajo para poder comer, jóvenes estudiando y preparándose para entrar al mercado de trabajo; sacerdotes predicando que existe un cielo para los buenos y un infierno para los malos; políticos convenciendo al pueblo que ellos son necesarios para que las cosas funcionen y medios de información y comunicación entreteniendo a la gente para que no piense y acepte como bueno y cierto lo que los dueños dicen y presentan.

Los tres intentos revolucionarios que conoce la historia humana, en los últimos dos mil años, son El Cristianismo, La Revolución Francesa y La Revolución Bolchevique y todavía ninguna ha logrado sus objetivos originarios. El Cristianismo no ha podido implantar el "amaos los unos a los otros" que acabaría con la esclavitud; La Revolución Francesa, por más cabezas nobles que decapito, no ha podido con la Nobleza europea feudal y las Revoluciones Rusa, y China lo que han logrado es potenciar al Capitalismo a escala planetaria.

Pudiera parecer muy simplista esta explicación que trato de mostrar a mis lectores, pero si existe, en nuestra llamada civilización occidental, donde se haya hecho alguna revolución sin hacer cambios fundamentales y radicales, suprimiendo o sustituyendo a los actores que en ella dominan, que me la señalen para nutrir mis conocimientos en las ciencias políticas.

Querer cambiar, modificar o transformar al Sistema Capitalista de un país, dándoles bonos a los más pobres de una sociedad, es lo más parecido a la caridad practicada por los católicos que dan limosnas a los mendigos que se instalan a las puertas de los templos. La diferencia es que los que dan las limosnas no esperan ningún agradecimiento, en cambio los que dan los bonos exigen que se les reconozca como "Protectores" y se les agradezca votando por ellos en elecciones futuras.

Regalar paraguas para enfrentar un huracán o un deslave como el vivido en el Estado Vargas, ahora La Guaira en 1999, no se le hubiera ocurrido nunca al Comandante Chávez y menos dar bonos a los trabajadores y pensionados, lo que hizo fue usar todo el poder de las FANB para lo primero y anclar la pensiones al Salario Mínimo para lo segundo. Chávez nunca dijo que esas medidas tomadas frente a esas situaciones específicas eran revolucionarias. Lo que, si podría catalogarse como acciones con algún tinte revolucionario, fue la creación de las Misiones Socialistas, pues con ellas si se intentó hacer sustituciones de actores y el surgimiento de otros.

Construir El Socialismo Bolivariano del Siglo XXI, pasa necesariamente por el trabajo y logro de los objetivos contenidos en El Plan de la Patria que nos dejó El Comandante Eterno. Son cinco ( 5) Objetivos Históricos y 26 Objetivos Nacionales, que deben ser ejecutados mediante con medidas Estratégicas y generales, con la finalidad de lograr la mayor suma de estabilidad política y Bienestar Social de toda nuestra población. En el Socialismo Bolivariano, diseñado en ese Plan de la Patria 2019-2025, no está planteado en lo económico, la sustitución del Sistema Capitalista, ni la implantación del Comunismo.

Los esfuerzos que hacen los Ministros Castro Soteldo y Tareck Aisami por elevar la producción agrícola y petrolera no tienen ningún cariz socialista y menos revolucionario. Más bien están fortaleciendo, en su fase más primitiva y salvaje, al Capitalismo extractivo y explotador que no tiene piedad con la miseria que genera. Cuando el gobierno central emite bonos, para supuestamente favorecer a la población más pobre que ese capitalismo genera, lo que hace es darle más fuerza para que cause más miseria en una mayor cantidad de personas. Es el efecto contrario a lo que el gobierno dice que va a lograr. El Che Guevara tenia razón cuando afirmaba que "Al Capitalismo, ni un tantico así ".

Ya el viejo Karl Marx demostró científicamente, que El Capitalismo es el mejor sistema que el hombre, desde que habita este planeta, ha construido para producir bienes y servicios. Eso no está en discusión, pero también afirma que es en la Distribución de los beneficios donde radica el problema y que es desde allí donde debe anclarse las medidas para lograr algún tipo de Justicia que reduzca las desigualdades que ese sistema genera per se. En Venezuela, por la inmensa cantidad de recursos de todo tipo con que cuenta, nunca ha sido un problema la Producción, pero sí históricamente la Distribución de todo lo que ha intentado producir.

Pienso que cuando el gobierno intenta hacer alguna Distribución y lo hace, no a partir de los beneficios, ganancias o productos generados por la Producción realizada por el Sistema Productivo Capitalista y lo hace usando dinero inorgánico o recursos generados por fuentes externas lo que logra es acentuar la explotación de los trabajadores y la miseria en la población no económicamente activa. Llamar a estas prácticas Socialistas o Revolucionarias es hacerle un gran daño a la Doctrina Chavista.

Los Adultos Mayores en Mérida somos mayoría y hemos sido los más afectados por la crisis que estamos viviendo, debido en gran parte a las equivocadas políticas del gobierno central que no ha implementado su acción para ejecutar El Plan de la Patria. Sabemos que El Imperialismo no le ha dado cuartel al Presidente Nicolás Maduro, pero si éste no se apoya en el legado que le dejó El Comandante Eterno, corre el riesgo de perder el chivo y el mecate. Apenas tiene cuatro (4) meses para darle la vuelta a la tortilla y Rectificar para un nuevo Reimpulso que nos llevará a la Reunificación de las fuerzas Revolucionarias del Chavismo con Chávez. ¡! ¡Leales Siempre, Traidores Nunca!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 595 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: