Preparados para la batalla

Llego la hora, ya Bolívar esta listo para la batalla final contra el imperio español. Desde el 15 de junio en San Carlos Bolívar organizo su ejercito en tres Divisiones: "S.E. el Libertador ha dividido el Ejercito en tres Divisiones compuestas de los cuerpos siguientes. El Ejército de Apure tomará la vanguardia y se titulará primera División, la que mandará el señor General Páez. El señor General Cedeño mandará la segunda División, compuesta de la segunda Brigada de la Guardia y del Escuadrón Sagrado. El Coronel Plaza mandará la tercera División, que la compondrá la primera Brigada de La Guardia, la que formará la reserva del Ejército."

Para el 23 de ese mes las tropas patriotas fueron revisados por el Libertador en Tinaquillo, sus hombres eran 6.500 combatientes, 4.000 de infantería y 2.500 de caballería.

La diversión de Bermúdez fue uno de los recursos de Bolívar para el éxito de la campaña, tema que fue tratado en otro articulo. Pero no podemos dejar de mencionar que la operación de Bermúdez pudo haber sido perfecta , pero el carácter impetuoso del General oriental no se ciño a las ordenes recibidas de no entrar en combate contra fuerzas superiores.

Otra estrategia del caraqueño inmortal fue la realizada por el Coronel trujillano Cruz Carrillo, que consistía en marchar a San Felipe para amenazar Valencia y de esta manera obligar a La Torre a enviar sus soldados en esa dirección y con esto el Libertador conseguiría amplias ventajas en las tres posibilidades que se podían presentar, que eran destinar una división o cargarlo con todo su Ejército, un ataque por la espalda o no tomar en cuenta la operación de Cruz Carrillo.

En la primera opción, si la realizaba, desmembraba su Ejército, si despreciaba la operación perderían los españoles las comunicaciones con Caracas y Puerto Cabello, ya que el trujillano ocuparía Valencia que era la retaguardia del enemigo.

Si La Torre atacase con todas sus tropas era muy poco posible, ya que sabían que la acción de los patriotas, la principal, la realizaría Bolívar desde San Carlos. El Coronel trujillano realizó con éxito las ordenes de Bolívar.

Ese día de la batalla Bolívar en las alturas de Buenavista reunía unas características que le podían conceder el triunfo en el enfrentamiento que se avecinaba. Había elegido correctamente la dirección del ataque, cuando reconoció la posición del enemigo supo que solamente podría ser abordable por el flanco derecho.

Los otros flancos estaban muy bien guarnecidos y el enemigo podía descubrir el ataque de los patriotas y el flanco derecho que era la dirección del norte conducía a punto débil del dispositivo realista.

Al atacarlos por esa dirección que no lo esperaban, lo ayudaría el factor sorpresa, la caballería probaría ser el arma decisiva y cumplió muy bien su cometido.

Desde Buenavista, a una legua del campo de Carabobo, el Libertador observa que el enemigo estaba preparado al combate y esperaba el ataque patriota formado en seis fuertes columnas de infantería y tres de caballería.

Los españoles defendían la salida del campo, además de dominar perfectamente el desfiladero con su artillería, una de infantería que cubría la salida y dos que la flanqueaban.

Bolívar desde el caballete de una choza observa la posición de los españoles y sabía que el éxito del ataque era necesario ejecutarla con rapidez.

Recordemos que los soldados de los españoles eran 4.279 soldados, los patriotas eran más, pero que el caraqueño utilizase mayor número de soldados, debemos reconocer que el éxito de un combate se decide en favor del Comandante que aplique mayor poder de combate, en el momento oportuno sobre un punto determinado de las tropas contrarias.

Antes de llegar a Buenavista, el Ejército patriota durmió la noche anterior en la Sabana de Taguanes y se puso en marcha a primeras horas de la mañana de ese día 24. Fue cuando se disiparon las brumas cuando pudieron apreciar la posición del enemigo.

Desde allí veían que los oficiales del Estado Mayor realista recorrían a caballo dando órdenes y otros con catalejos observaban los movimientos del ejército patriota.

Las tácticas de Bolívar en Carabobo guarda un semejanza con las tácticas de Federico II; el orden oblicuo; recordando la batalla de Leuthen que se suscitó el 5 de diciembre de 1757 en donde los prusianos mediante un desbordamiento destrozaron los batallones que sucesivamente se les enfrentaron.

Esa maniobra la ejecutaría la Primera División, mientras la División de Plaza se desplegó a tiro de cañón para entretenerlos y así comenzaría la batalla que nos dio la libertad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 267 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: