El 5 de marzo, el día de la muerte

NOTA PRELIMINAR: Hoy, el 5 de marzo, como para conmemorar la muerte de Chávez, los alacranes, las ratas, los zamuros, las culebras, y las sanguijuelas que controlan el Estado (desde las bandas que sean), pareciera que han estado deliberadamente jugando con la distribución eléctrica del país, con las telecomunicaciones, y no sé con qué más, pero aquí empezó a irse la luz a partir de la media noche, o sea, a partir del comienzo de este día 5 de marzo. La luz se ha ido varias veces desde entonces, y sigue yéndose, y las señales telefónicas casi no están funcionando. Es más, el internet casi no está funcionando tampoco, se va, y viene solo durante algunos pocos segundos cada 15 o 30 minutos. En otras palabras, es como si quisieran asegurar que asociemos a Chávez con un estado fallido, con un estado mórbido, muerto, destruido, inútil, hecho pedazos, un estado podrido que de hecho hoy es así, pero que ha llegado a ser así no por culpa de Chávez, sino por culpa de los mismos alacranes, ratas, zamuros, culebras, y sanguijuelas que hoy están tratando de seguir asesinando a Chávez hasta matar cualquier cosa que sea chavista de nuestra sociedad, y lo hacen siempre --- siempre --- a expensas del Pueblo.

ARTÍCULO

Hay gente que no le gusta el tema de la muerte, sin embargo no se puede evitar.

Uno puede hacer como hacen algunos, de ignorarla, de obviarla, de deformarla, de ocultarla, o de negarla, sin embargo, la muerte siempre nos alcanzará, hoy o mañana, más temprano o más tarde, dependiendo de la percepción y de las circunstancias de cada quien, o sea, no se puede eternamente esconder la verdad (la muerte) ya que en algún momento la verdad (la muerte) nos alcanzará y alcanzará todas nuestras mentiras (la negación de la muerte).

(Yo tuve la gran suerte de haberme encontrado cara a cara con la muerte por primera vez a los 8 años de edad cuando un carro me arrolló y casi me mató, entonces, puedo hablar de la muerte como si fuera un hermano o una hermana, no la considero un enemigo.)

Bueno …

El 5 de marzo del 2013, Chávez murió, pero con él murieron muchísimas cosas, cosas que hoy no se pueden ni negar ni ocultar.

I ---------- Con la muerte de Chávez, también murieron (aquí en Venezuela):

- El salario digno para las mayorías.

- La educación gratuita y de calidad para las mayorías.

- Los servicios médicos gratuitos y de calidad y el acceso razonable a los medicamentos para las mayorías.

- La accesibilidad adecuada al agua potable, electricidad, telecomunicaciones, transporte, etc., para las mayorías.

- Los servicios burocráticos y bancarios sin corrupción o exclusión o racismo para las mayorías.

- La comida a precios accesibles y de calidad nutritivas para las mayorías, incluso para los niños.

- El acceso razonable para las mayorías a los productos de necesidad básica para el hogar y para la productividad local.

II ---------- Pero con la muerte de Chávez, también murieron:

- Muchos o todos los Abastos Bicentenarios creados por Chávez para el Pueblo.

- Muchos de los MERCAL y PDVAL (comida subsidiada) de Chávez que servían al Pueblo.

- Muchas de las Misiones de Chávez creadas para satisfacer las necesidades básicas del Pueblo.

- CITGO y muchas otras empresas de PDVSA y del Estado (como Monómeros) que generaban ingresos a través de la buena gestión de Chávez para contribuir al bienestar y a la felicidad del Pueblo.

- Muchos de los servicios aéreos y de ferry accesibles para satisfacer las necesidades del Pueblo, estos creados por Chávez.

- Muchos de los medios de comunicación social del Pueblo, auspiciados por Chávez.

- Casi todos los proyectos productivos y comuneros del Pueblo promulgados por Chávez.

III ----------- Pero para la inmensa mayoría aquí en Venezuela, también murió:

- La esperanza de vivir una vida digna.

(Vean el salario mínimo y la pensión de menos de $1 al mes mientras los precios al consumidor son a menudo más elevados que en Canadá y Europa, si señor.)

- La felicidad del bien vivir en una sociedad sana.

(Casi no se escucha más la música, las fiestas, los fuegos artificiales.)

- La confianza el nuestra sociedad.

(Nadie confía en nadie.)

- La fe en un futuro positivo y productivo, particularmente para nuestros hijos.

(Se han ido últimamente más de 5.000.000 de venezolanos y venezolanas buscando una vida digna para el futuro, y siguen yéndose. Estaríamos hablando de más de 15% de la población, eso es muchísimo, y eso es real, no es fantasía.)

- El amor por nuestra tierra, nuestra cultura, y nuestra soberanía.

(Por ejemplo, el Estado está propiciando la destrucción de enormes áreas del país para extraer oro, piedras preciosas, petróleo y otras cosas. Casi no se escucha la música tradicional venezolana en ninguna parte. El Estado ha permitido la dolarización de nuestro país. Y a nadie pareciera importarle.)

CONCLUSIÓN

Lo que escribí arriba representa solo una pequeña parte de la muerte infligida sobre nuestra sociedad desde la muerte de Chávez, infligida o propiciada principalmente por los alacranes, las ratas, los zamuros, las culebras, y las sanguijuelas (de cualquier bando) que rodeaban a Chávez antes de su muerte y que hoy controlan el Estado venezolano en todos sus niveles, públicos y privados, y probablemente también infiltrados dentro del lo poco que quedaría de la vida de las Comunas y otros proyectos Chavistas.

A estas muertes, se pueden agregar las cosas que han estado muriendo poco a poco y silenciosamente desde que Chávez murió, cosas como:

- nuestras selvas amazónicas
- nuestro turismo interno y el turismo internacional
- nuestros parques nacionales
- nuestras playas y centros recreativos
- nuestros ríos y lagos

¿Verdad?

También:

- nuestra capacidad de conciencia
- nuestra capacidad de soñar
- nuestras capacidad de compartir
- nuestra capacidad de empatía
- nuestra capacidad de amar

Pero …

Más importante, creo, es el hecho de que cuando el ser humano está constantemente rodeado de muerte --- cómo ocurre aquí en Venezuela, o cómo ocurre por ejemplo en las guerras (yo he vivido guerras) o dentro de las cárceles (también he conocí eso) --- el ser humano empieza a reaccionar con miedo, con incertidumbre, con desconfianza, con paranoia, con desesperanza, y con ese comportamiento retrograda animal y cavernícola donde la muerte ya no tiene el mismo significado mórbido e indeseable que normalmente tendría para nosotros como seres humanos viviendo en una sociedad sana y feliz.

He leído y he escuchado que personas se preguntan:

¿Por qué hoy aquí en Venezuela hay tantos asesinatos brutales, descuartizamientos de gente, violaciones que son tremendamente sádicas de mujeres y niños, y también sus asesinatos, quemándolos o enterrados en vivo por ejemplo, y cosas tan terribles e inhumanas, tanta violencia y tanta descerebrada delincuencia (creo que hoy somos el segundo peor país del mundo en términos de criminalidad), cosas sádicas, cosas totalmente inhumanas, cosas que solo se verían normalmente en películas de horror de Hollywood o en películas clandestinas para psicópatas, o en situaciones de gran desesperación humana, de locura, y de salvajismo total en tiempos de guerra como ha ocurrido en Iraq (yo viví esa guerra), en Afganistán, en Libia, y en Siria … o en Ruanda, el Sudan (también estuve allí), y Uganda por ejemplo?

Ven, la cosa es que aquí en Venezuela no estamos en guerra.

¿Entonces?

¿Qué está pasando?

¿Por qué esto está ocurriendo en Venezuela ahora?

Bueno …

Porque con la muerte de Chávez, el 5 de marzo del 2013, también murió nuestra humanidad.

El 5 de marzo, el día de la muerte.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1141 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: