Jugar con nuestras emociones (Elecciones-Consulta Popular)

En política jugar con las emociones del ciudadano, son parte de los procesos cognoscitivos para manipular y chantajear, los cuales se producen en laboratorios de guerra sucia. Las emociones son procesos psicofisiológicos que se manifiestan a través de respuestas orgánicas, producidas por reacciones externas (Objetivas) y nos generan cambios internos (Subjetivos) que se traducen en miedo, alegría entre otros.

El objetivo de jugar con nuestras emociones se fundamenta esencialmente en adaptarnos a los procesos externos que son promovidos por quienes los diseñan, lo que nos conduce a expresar nuestro estado de ánimo ante la interacción social que nos producen determinado patrón de conducta y nos motiva a accionar, en este caso a participar o no en Las Elecciones del 6 de diciembre y en la tal llamada Consulta Popular.

Los laboratorios de guerra convencional han entendido lo importante que es "crearnos" conciencia emocional, saber entender subjetivamente los niveles de conciencia emocional, e incluso pretender que sabemos cómo manejamos esas emociones, las cuales son inducidas ante la reacciones externas (Objetivas) con la finalidad de atrapar al individuo emocionalmente y conducirlo hacia lo que hemos diseñado en este caso, en el plano político.

El manejo de nuestras emociones nos hace totalmente vulnerables a través de la expectativa que nos generan de una realidad real o inducida, nos inducen a actuar en automático e involucran incluso a nuestra autoestima, deterioran nuestra alma y nos conducen a estados de mucha depresión espiritual y física, y nos dan la estocada final cuando nos ponen a interpretar en las salidas que ellos mismos han programado para sacarnos de esa depresión en la cual ellos mismos nos han inoculado.

Nos alimentan de esperanzas y a través de campañas propagandísticas pretenden darnos la solución a la depresión inoculada, en este caso, por un lado debemos de recuperar la Asamblea Nacional como única medida posible para enfrentar la crisis económica que nos han impuesto desde los Estados Unidos (medias verdades que responden a un ambiente político objetivo), cuando analizamos sin sesgo nos damos cuenta del chantaje y la manipulación, ya que esa misma respuesta que nos vendieron para apoyar a la Asamblea Nacional Constituyente, algo que lo lograron, se les dios la ANC pero no cumplieron, tuvieron todo el poder constituyente y no supieron utilizarlo racionalmente en beneficio del ciudadano, por el contrario derogaron leyes y con ello culminaron el proceso de dolarización del país con el beneplácito de los "empresarios patriotas" que han surgido en el país, la nueva Burguesía Revolucionaria. Hoy nuevamente tienen el poder absoluto, tienen una Asamblea Nacional (único elemento que les faltaba en la estructura del poder) pero no termina de entender los resultados, la prepotencia y arrogancia no les permite ver más allá de los números porcentuales, craso error, el triunfalismo los estará llevando al punto de inflexión, del no regreso. Un partido con una maquinaria política solo para ganar elecciones, donde los elementos más importantes a destacar se centraron en la descalificación y el descrédito de organizaciones como el Partido Comunista de Venezuela, jugaron con las emociones del ciudadano al punto, la mentira y el miedo fueron las emociones mejor utilizadas.

Por otro lado la oposición vende al ciudadano una Consulta Popular, las razones son muchas pero la más evidente es la contradicción misma de quienes dirigen a esa oposición, una negación de la negación, ellos habían entendido y entienden la minusvalía política en que se encuentran entrampados producto de la estupidez de quienes encabezan a esa oposición, medirse para ellos en unas elecciones no era elemento de análisis, sabían de antemano que el electorado contrario al gobierno y afectó a un cambio de gobierno los abandonaría, por el mal uso que le han dado a los espacios de poder que han obtenido, debían de buscar un mecanismo para revalidar un proceso de continuidad que solo existe en sus retorcidas mentes ávidas de poder, es ahí cuando surge una Consulta Popular con la cual en sus pequeñas y distorsionadas mentes minadas de estupidez pueden generar el camino para darle continuidad aguas afuera un gobierno interino.

Sabían de antemano de la poca participación e inventaron la Consulta digital durante una semana a través de una aplicación telefónica de origen ruso como lo es Telegram y un día presencial para darle relevancia y disfrazar de legitimidad del absurdo, una vez más vuelven a jugar con las emociones de los ciudadano que han creído en ellos, han promovido acciones externas (objetivas) para provocar reacciones internas (Subjetivas) de esperanza, de fe, en algo que es descabellado y anticonstitucional y mienten al dar unos resultados de participación tan altos que nadie con dos dedos de frente puede creer, algo solo creíble para aquellos a los cuales han manejado su psiquis-fisiológica, provocando muchas emociones encontradas que no dejan de ser NADA, son CERO, no sirven, solo cumplen un objetivo mediático para tratar de seguir manteniendo legitimidad internacional, aun sabiendo internacionalmente que están aprobando una atrocidad jurídica de desproporciones monumentales.

Nuestros políticos seguirán jugando con nuestras emociones, seguirán llamándonos pueblo, para que no exigir el cumplimento de nuestros derechos ciudadanos, la utilización de expresiones, como: "Pueblo Soberano, Voluntad del pueblo, Consulta Popular" para democratizar la desmoralización a la cual nos someten cuando distorsionan la realidad y se pliegan al macabro juego de nuestras emociones, con proyectos que fragmentan nuestras esperanzas en los laboratorios de guerra psicológica, para ellos PUEBLO seguirá siendo una concesión benévola del gobernante de turno, pueblo seguirá siendo para ellos una palabra discriminatoria que significa dádivas, mendigar un favor, no, eso debe acabarse, deben llamarnos ciudadanos, para nosotros como ciudadanos ellos (los gobernantes) deben ser servidores públicos, cumplir las leyes y respetar nuestros derechos ciudadanos. No podemos seguir permitiendo que jueguen con nuestras emociones y vulneren nuestros derechos ciudadanos, no tenemos por qué mendigar ni consentir que se sigan burlando de nosotros con el manejo conceptual de la mente. Hay una constitución que se debe respetar y PUNTO.

NO HAY NADA MÁS EXCLUYENTE QUE SER POBRE



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1052 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ricardo Abud

Ricardo Abud

Más artículos de este autor