Cuna del chavismo ¿para qué?

El día en que el subteniente Chávez juramentó el Ejercito de Liberación, allá en San Mateo, municipio Libertad del estado Anzoátegui, integrado por 5 soldados, estaba a punto de irse para las guerrillas. El cerro El Zamuro fue testigo del inicio de la lucha del que llegase a ser presidente de los venezolanos y llamado al fallecer, comandante eterno por sus seguidores. Hugo Rafael Chávez no recordamos si volvió a visitar a San Mateo donde las brisas del rio Prespuntal lo inspiraron a iniciar su carrera hacia Miraflores. Si viajaba a El Tigre, allá recibía las atenciones del coronel Luis Alfonzo Dávila, él que según las propias palabras de Chávez, en una ocasión vendió un toro padrote para sufragar los gastos de la precampaña. Lo dotó de un camión 750 equipado con sonido para que visitara las comunidades y era frecuente verlo llegar al hotel Arichuna en donde cenaban en un mini salón reservado. Quizás la población electoral de San Mateo no le llamaba la atención para perder tiempo por tan pocos votos.

Aún que Chávez no nació en Anzoátegui, si hay connotados chavistas que vieron luz al mundo en el estado oriental. El poeta Tarek William Saab Halabi aparte de nacer en El Tigre realizó, allí sus estudios preuniversitarios, se caracterizaba por andar siempre vestido de negro, aparte de calzar botas de vaquero. Maikel Moreno, Presidente del TSJ pieza fundamental del chavismo, también es originario de El Tigre. Población con la que todavía mantiene fuertes contactos. Y que comentar de la fervorosa Lina Ron, hija del dirigente copeyano de Cantaura, Manuel Ron Chira, desarrollo su carrera política en los sectores populares de Caracas con un discurso fuerte y aguerrido hacía imponer su palabra dentro y fuera del chavismo. No fue ministra, pero mandaba más que cualquiera de ellos. En la actualidad su sobrina alcaldesa de Puerto La Cruz hace honor al legado de su tía.

Los motores de la llamada revolución de las provincias José Brito y Richard Arteaga, procedentes de El Tigre y Barcelona, luego de ser opositores no resistieron las ofertas de poder de su manejador político David De Lima, que los tenía prácticamente infiltrados en los cuadros de Voluntad Popular y Primero Justicia, para luego llamarlos a botón en el momento más oportuno traicionando a los electores que los envistieron de diputados opositores, al prestarse para esa operación de acompañamiento de Luis Parra. Decir que el ex gobernador de Lima es traidor, no tiene sentido porque él siempre trabajó para él utilizando a todo al que pudiera para sus intereses personales, claro que nació en Puerto La Cruz, haciendo vida política a nivel estudiantil hasta la secundaría en Maturín, uno no sabe si esa formación, egoísta, mercenaria e inconsecuente la tomó de su padre que fue adeco y hasta presidió la Asamblea Legislativa del estado Monagas.

En qué ha beneficiado al estado Anzoátegui el hecho de ser cuna del chavismo, uno no sabe. Porque El Criogénico de José casi no produce, la refinería de Puerto La Cruz no funciona, ya en El Tigre se acabó la producción agrícola, el gas de Anaco no da para surtir la entidad, las plantas ensambladoras de vehículos están cerradas. Y lo peor, la gente pasando hambre. Aun así esta entidad no ha perdido su encanto para el interés de los dirigentes chavistas, Aristóbulo se hace nombrar protector, no se va para Miranda o intenta repetir en Caracas. Diosdado realiza doble cierre de campaña, un día en Barcelona, regresando posteriormente a cerrar en Puerto La Cruz. Será que a pesar de todo, para algunos también es la cuna del nuevo dorado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 728 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor