El país despierta del sueño madurista

7 años durmiendo y al octavo despiertan, como El Bulto, y se acuerdan de que eran revolucionarios, ¿por qué? Parece que la ley antibloqueo fue un colmo, un verdadero descaro del gobierno. Ahora muchos adormilados parecen reconocer que la Constitución es un instrumento revolucionario y no nada más una excusa para apoyar a la empresa privada, y que todas nuestras leyes han debido ser hechas "antibloqueo", justo cuando se ven amenazadas de ser "desaplicadas".

El partido comunista, según el señor Vladimir Abreu, es hoy víctima de los vicarios (con v) de la presidencia, de las amenazas y reproches de Saul Ortega a las críticas hechas por los rojos a la Ley, según el articulista, una verdadera ley inútil, según nos lo explica muy bien Abreu en su artículo https://www.aporrea.org/imprime/a296301.html.

Sin embargo, mientras el matrimonio con el PSUV estuvo bien, fue próspero y los alimentó a todos, nunca manifestaron una oposición con tanta firmeza, tampoco dijeron mucho acerca de la adulteración al plan de la patria, del decreto ley de la Zonas Económicas Especiales y de la otra ley de Inversiones extranjeras "productivas" (de estímulo y apoyo a las inversiones extranjeras), que son correlativas, antecedentes a la ley de antibloqueo, que contienen el mismo paquete económico y representan la misma intención de privatizar la economía, cuando aún no existía el bloqueo. O no denunciaron en su momento la farsa de la "Guerra económica", usada como excusa para adelantar en "secreto" todos sus planes privatizadores. Bien por la perspicacia del señor Abreu respecto a su análisis, pero mal por reaccionar a destiempo, y sólo cuando se ven apartados de las listas de candidatos, o son amenazados de "intervenir" su dirección, la moda del gobierno para tener el apoyo electoral unánime de los partidos de la izquierda (De cualquier manera, señor Abreu, no confíe mucho en la "depuración del partido", no sea que se quede vacío ante la solitaria perspectiva de ganar unos puestos en la Asamblea Nacional).

Todavía siguen siendo las elecciones el objetivo principal del partido comunista, y eso lo coloca en desventaja con sus competidores, que tienen el poder o mucha más experiencia en la manipulación, compra de votos, y trampas variadas. Sería formidable que el PCV volviera a debatir verdadera política, y que sus lecciones de economía centralizada y planificada, y del poder en manos de la clase trabajadora, regresaran al debate político hoy.

El otro asunto importante es el análisis hecho por el señor Alonso Padrón, acerca del el "sistema compensatorio del salario" que él denuncia y está en la ley antibloqueo, https://www.aporrea.org/imprime/a296267.html. La clase trabajadora no debe reaccionar solo cuando pierde sus prestaciones sociales. Eso es importante como bandera de luchas en este momento aciago, de capitalismo desatado y apoyado, pero más importante es que asuma desde ya un papel verdaderamente protagónico en el cambio revolucionario de nuestra sociedad y del sistema en general. Sin embargo, bueno que por fin despierten del encantamiento madurista, con el cual han embobado a los trabajadores con promesas imposibles de cumplir; mientras se fortalece al capital privado y se libera el mercado y la economía.

Poco a poco se darán cuenta que la ley antibloqueo es la última trampa del madurismo para saltarse la constitución y justificar su pragmatismo de quedarse, chupando como una garrapata, pegados al poder. El "secreto" y la desaplicación de las leyes es el contrabando final pero para poder terminar lo que empezaron hace 6 años, con su plan de "prosperidad económica", que no es otra cosa que la reversión de todo los logros socialistas comenzados por Hugo Chávez.

Ya los bocones incontinentes representantes del madurismo dicen que acordaron "en secreto" muchos de sus proyectos, para esquivar la "guerra económica". El gobiernito, el vicariato de Maduro comienza a desesperarse y abrir la boca ("la Ley es necesaria para un conjunto de operaciones que se venían haciendo en secreto y al margen de la Ley, producto de la guerra economía –según lo cita Abreu –": bueno, ¡ahora es legal!), porque todas sus decisiones han sido marcadas por la torpeza y las contradicciones – ofrecer libertades y ventajas económicas a los inversionistas (en secreto) y protección social a los trabajadores y pobres (en público), por ejemplo. Y no hay nadie que haya llamado la atención sobre este detallote ¿Cómo se puede liberar la economía sin empobrecer a los trabajadores y a los pobres? Resulta que tanto comunistas y trabajadores ahora se están dando cuenta de que Jesús Farías, vocero de la economía del gobierno, es liberal y que cree en la "mano invisible del mercado", que la única esperanza real de prosperidad para los trabajadores y los pobre depende del corazón bondadoso de los propietarios capitalistas (no obstante nadie sabe en cuál parte del planeta eso ha sido posibles, desde que existe el capitalismo en el mundo). Pero es ahora, con esta ley maluca, cuando los dirigentes obreros y los comunistas notan la gran contradicción, por allá lejos, justo cuando le jurungan sus intereses particulares.

Denle vuelta al problema y piensen en que lo importante es cambiar la sociedad y el sistema y no la violación expresa de la constitución y las normas (las cuales, a confesión del señor Saul Ortega –citado por Abreu – se ha violado con los "secretos"). Piensen que hay un país y un gobierno real que funciona de hecho a favor de los que más tienen, y que hay otro país, el que idealizamos pero en una gran contradicción, donde todos cabemos, ricos y pobres, felices comiendo perdices.

Es tiempo de definir la lucha, los bandos en pugna, o hay socialismo o nos calamos la barbarie; socialismo o morimos todos… lo otro son deseos, y los deseos… deseos son.

¡Viva Chávez socialista! ¡Patria socialista o muerte!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1447 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor


Notas relacionadas