El riesgo de perder todo

Cuando el teatro sea visto por las instituciones; no como ha sido hasta ahora, un arte para llorar y sacar sonrisas; sino como la herramienta que desde sus inicios con los griegos; fue utilizado para aportar en la formación: estaremos en posición revolucionaria de avanzar.

Tenemos que empezar a prepararnos para enfrentar la era postvirus; ejercicio que deberíamos haber empezado desde comienzo de la revolucion con el proyecto; lo postergamo, creíamos que el azar iba a traer la conciencia, sin el esfuerzo que require, tan titánica labor.

Ya que no lo hicimos y ahora estamos obligados por la emergencia ¡cuál es la propuesta!

El teatro tiene la condición que con el arte, puede hacer menos engorroso el entendimiento.

Con el entretenimiento y la imagen, llegar más cerca al aprendiente.

La necesidad para utilizar el aprendizaje, se apoyaría en estimular el interés y la exigencia de formación a quien tiene que abocarse con el compromiso a un equipo especializado para tal fin; donde los actores formarían un contingente: similar a los médicos cubanos en las misiónes que les ha tocado activarse en los lugares que son convocados.

La fortaleza para la herramienta, es que no puede ser impuesto cualquier desinteresado; tiene que ser probo por la responsabilidad que requiere la materia y la exigencia mínima debe ser consensuada, para en lo posible encontrar los resultados deseados en tiempo de pandemia y de revolución.

Cómo en todas las profesiones hay piratas; la escogencia para encontrar los más aptos formadores, tiene que estar deslindada de amigismo y nepotismo; por la necesidad ceñida entre la calidad, la conciencia y el compromiso: para con ellos formar en lo posible, docentes comprometidos con lo que es necesario construir: ya que el proyecto requiere de un esfuerzo maximo para hacer del enseñante, un formador de enseñadores que se adapten a la necesidad del nuevo tiempo, donde un profesor y profesora que tendrán la misión de multiplicar y hacer de la dinámica nueva un instrumento atractivo, para obtener los mejores resultados posibles; como se hace en las mejores obras con actores consagrados.

Si el ente encargado de cultura e información, como ya está fusionado, lo hace con educación y todo el que se involucre en la exigencia de la nueva forma de enseñar: tendremos resultados aceptados antes de lo previsto y la revolución, un aval para mostrar al mundo.

La propuesta sigue en pie, para mostrarla a quien pueda utilizar el poder para hacerla concreta y empezar lo más pronto posible, porque PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

SIN PATRIA NO QUIERO VIDA
HAZTE CONCIENCIA



Esta nota ha sido leída aproximadamente 698 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor