Autocracia, la sentencia al PSUV y a sus aliados en la caída de la V República

Enfrentar al gran capital transnacional estadounidense, desde un Modelo Autocrático y autoritario, sin Capacidad de Gobierno (falta de experiencia, conocimiento y liderazgo en la construcción de un modelo de desarrollo económico viable); con Baja Gobernabilidad (relación adversa entre las variables que se controlan y las que no se controlan) y sin un Plan de Gobierno certero (sin brújula en la coyuntura); es someter al pueblo a penurias peores a las que este sufre por causa del neoliberalismo salvaje, desarrollado bajo la égida del enemigo principal que el gobierno dice enfrentar, en una hipócrita defensa de la patria que este régimen destruyó en su camino a la autocracia autoritaria, desde los signos y símbolos del Chavismo hábilmente manipulados.

La democracia venezolana en la Constitución del 1998, sentó las bases para Democracia Participativa y Protagónica, la inclusión social y ahora se da una involución a la autocracia; ya que, la democracia es el sistema en el que nadie puede investirse a sí mismo con el poder de gobernar. La autocracia, en cambio, es precisamente arrogarse el poder por propio y exclusivo arbitrio. De allí, el indiscutible prestigio de la democracia. Por eso, muchos "dirigentes del Madurismo" intenten vestirse con sus apariencias democráticas. La autocracia autoritaria en Venezuela, es una expresión de ese típico intento de falsificación o simulación de formas democráticas.

En el proceso electoral que se aproxima, construido hábilmente por la autocracia gubernamental, sobre la base del control de la mayoría de los poderes del Estado (Judicial, Ejecutivo, ANC, Electoral y Moral) y de un sector de la FANB, colocará al PSUV y a sus aliados, frente a partidos derrotables, con directivas designadas por el TSJ; que, sin duda alguna, en la comedia electoral que se espera, asistirán al "combate electoral" con balas de salva, ya que, no pueden herir a sus aliados disfrazados de adversarios. No podría ser más triste el papel del PSUV y sus aliados.

No merecía el partido construido por el Comandante Chávez, sobre todo la nobleza de sus bases y menos sus aliados, a pesar de sus costosos errores, ser utilizados con tal vileza para una triste comedia, con el fin de simular una conducta democracia que hace rato inició su camino a la Autocracia, no sin antes, cortar con rudeza lo activo y protagónico del proceso bolivariano, que ahora es Cívico Militar y Policial; me imagino que muy pronto será Cívico Militar, Policial y de Inteligencia, para promover una mayor connotación de represión del Estado.

La corriente autoritaria de la autocracia gubernamental, no niega la presencia de un pluralismo limitado, sin que este necesariamente desaparezca; por otra parte, aunque errática, existe una oposición y disidencia con un potencial desperdiciado. El Estado limita y restringe libertades, pero no las elimina del todo. Existe la sociedad civil y algunos partidos, que no necesariamente desaparecen, aunque quedan marginados algunos y otros se transforman miserablemente en franquicias que se subastan al mejor postor en el mercado de la "política" de baja calaña. Los movimientos sociales y personalidades, especialmente los que cuestionan al gobierno, como el caso de Walter Martínez, entre muchos otros, tampoco desaparecen, pero son silenciados. Todas estas consideraciones tienen su fuente en la desaparición de la separación de poderes, como aldaba que cierra o abre las puertas de autocracia autoritaria.

Un partido serio y sus aliados, con mediana inteligencia y valentía, con menos dosis de sectarismo, podría haberse percatado oportunamente de la ruptura de su conexión con la mayoría del pueblo que sufre las penurias provocadas por grandes problemas incubados en el llamado proceso bolivariano: en primer lugar, la incapacidad tecno política y científica para construir las bases materiales del proceso bolivariano; en segundo lugar, la incapacidad del PSUV para interpelar a la administración pública y privada, tal como lo planteó Chávez; dado que, quienes dirigen la administración pública, son los mismos que dirigen el PSUV en todos los niveles; y en tercer lugar, la falta de una fuerza moral y ética para el ejercicio del gobierno, donde la corrupción, impunidad y la burocracia, se combinaron para saquear el país.

El gobierno autocrático y autoritario, se dispone a impulsar un proceso electoral parlamentario, a sangre y fuego, tratando de vestirlo de democracia, pero el cuerpo desnudo de la autocracia autoritaria es muy voluminoso en relación a la vestimenta de la cual se dispone, y la desnudez expuesta ante la sociedad, se llevará por los cachos al PSUV y a sus aliados, construyendo con firmeza la fría lápida que será colocada para identificar el lugar donde yace la V República, que luce hoy, como un cadáver insepulto, junto al legado del Comandante Chávez.

Desde la coordinación de los enterradores de la V República y del legado de Chávez, con el nerviosismo y la presión que los embarga, producto del acelerado progreso de deterioro económico, político y social del país, a lo cual se suma el COVID-19 y de la amenaza gringa, a sabiendas de que las elecciones parlamentarias pudieran ser un acto plebiscitario contra el Presidente, salen tempranamente a plantear el referéndum contra el Presidente en el 2022. ¿Será producto del nerviosismo del gobierno, la respuesta que en menos de 24 horas diera el Canciller Arreaza sobre el estado de salud de los ciudadanos norteamericanos detenidos en Venezuela, ex directivos de CITGO?

Las cartas están echadas sobre "la mesita", las señales del juego estratégico electoral empiezan a aflorar, a veces con prudencia y otras con impaciencia, pero aún falta mucha agua por correr debajo del río; hay muchos actores en el juego, con diversos vectores de peso e influencia a nivel nacional e internacional, y con independencia de las jugadas que se realicen, el PSUV y sus aliados, vergonzosamente no son jugadores, sino juguetes de la autocracia autoritaria que predomina en el gobierno nacional, que deliberadamente impone la matriz de opinión, según la cual, el gobierno es la patria, ocultando las diferencias entre Estado, Patria y Gobierno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 644 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: