"El prisionero de Cabo Verde” de Cristóbal Colon a Alex Saab

Es posible que solo tres hechos históricos hayan colocado sobre el tapete en el mundo de la informática y las telecomunicaciones a Cabo Verde: el avistamiento de las islas e islotes por parte de Cristóbal Colón, entre 1456 y 1460, antes del "descubrimiento de América"; su independencia de Portugal, después de 500 años en julio de 1975 y la detención de Alex Saab el 12 de junio del 2020; "El prisionero de Cabo Verde", solicitado por una potencia mundial, hoy seriamente perturbada como Estados Unidos; Rusia, Irán, Colombia y Venezuela.

Cabo Verde, el anfitrión del ilustre prisionero es miembro pleno de los Países no alineados desde 1976, lo que ubica la situación de la disputa por la extradición en un plano geopolítico bien controversial, sobre todo porque, por un lado, el Presidente Maduro fue presidente Pro tempore de los países no alineados antes de la XVIII Conferencia del Mnoal hasta finales del año 2019. Y, por otro lado, debe ser considerada la histórica influencia de los Estados Unidos en Cabo Verde, fue allí donde se estableció el primer Consulado de los Estados Unidos en África subsahariana, y el gobierno norteamericano otorgó ayuda humanitaria en el período inmediatamente a la independencia de Cabo Verde; luego el 4 de julio del 2005, el país insular firmó convenio con la Corporación del Desafío del Milenio(MCC), del gobierno norteamericano, por un paquete de asistencia de 110 millones de dólares para la expansión económica rural, el desarrollo de Infraestructura y del sector crediticio.

Nunca habría imaginado Alex Saab, el "agente venezolano" en el exterior, que la implacable historia se repetiría con él, como protagonista, ya que, entre 1456 y 1460, las Islas e islotes que constituyen Cabo Verde, fueron utilizadas, como presidio y leprocomio; además de sede privilegiada de equipo y apresto del sistema colonial en el continente africano.

Alex Saab, "El prisionero de Cabo Verde", debe sentir hoy un gran arrepentimiento por haber aterrizado en aquel pequeño Estado Insular, a surtir combustible y probablemente descansar; arrepentimiento quizás similar al desengaño que sintió Cristóbal Colón, cuando se imaginó que podía reposar en Cabo Verde, en su viaje desde las indias hacia América; a lo mejor deslumbrado por el verdor que connotaba el nombre de aquel archipiélago africano en el Atlántico, por lo que expresaría contrariado, según los historiadores lo siguiente: "... Islas de Cabo Verde, nombre engañador porque son tan áridas que nada de verde percibí en ellas y los habitantes están todos enfermos, de manera que no me atreví a detenerme ..." Claro, en esa época, eran llevados a Cabo Verde los leprosos y detenidos; en este caso "El prisionero de Cabo Verde, no lo llevaron, él llegó para su infortunio.

¿Y qué es Cabo Verde hoy?

Un pequeño país insular, conformado por 10 islas y 5 islotes; un archipiélago africano en el Atlántico, frente a la costa de Guinea, Mauritania y Senegal, clasificado por los organismos multilaterales, como uno de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, con una población de 531.239 habitantes, donde el 62% son menores de 25 años, una extensión de 4.068 kilómetros cuadrados, un poco más de la mitad de la extensión del Estado Trujillo, la entidad regional más pequeña de los Estados Andinos venezolanos; se trata de una nación "desterritorializada", ya que, la mitad de su población vive en el exterior, principalmente en los Estados Unidos, Francia, Luxemburgo y Holanda, por lo que las remesas constituyen el 10.2% del PIB.

La economía de Cabo Verde está altamente concentrada en dos sectores de actividad: turismo e inmobiliario (el turismo fue de un 22% en 2017) y la economía marítima un 7%, incluyendo la industria transformadora de la pesca. Tiene un fuerte peso de la deuda externa de 127% del PIB según el Banco Mundial en el año 2017. A pesar de su situación económica son muy bien vistos por los organismos multilaterales por su transparencia, democracia y estabilidad política, por lo que entre 2015 y 2017, el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo y Europe Aid invirtieron 202,04 millones de dólares, siete veces más de las ganancias que obtuvieron las empresas que dirigió Alex Saab en el mismo período de tiempo.

"El prisionero de Cabo Verde", no es un prisionero del montón, los países en disputa por su extradición afinan sus armas en el campo del derecho internacional, la geopolítica, la diplomacia y la economía; Estados Unidos y Colombia, luchan por la extradición como arma contra el Presidente Maduro; y Rusia, Irán y Venezuela, lo requieren y harán lo que sea, por su extradición, para la defensa del mandatario venezolano. Por cierto, ya los Estados Unidos obtuvieron tres victorias tempranas en el caso: lograron la detención de Alex Saab, luego la confirmación de la legalidad del procedimiento y ahora, el Tribunal Supremo de Cabo Verde, donde no llega la influencia de "Maikel Moreno" el diligente Presidente del TSJ venezolano; acaba de negar el Habeas Corpus, donde se solicitó la libertad del "´Prisionero de Cabo Verde".

Estados Unidos le sigue un juicio a Alex Sabb, desde el 2019 por lavado de 350 millones de dólares, 147.6 millones de dólares más de lo que invirtió la Banca Multilateral (Banco Mundial, Banco Africano de Desarrollo y Europe Aid) en Cabo Verde, entre 2015 y 2017; y la Fiscalía colombiana le sigue un juicio por lavado de activos, enriquecimiento ilícito, importación y exportación ficticia y estafa agravada en Colombia. Nuestro fiscal, el poeta de los derechos humanos hace mutis del asunto.

"El prisionero de Cabo Verde" es, entre otras cosas, consecuencia de uno de los tres grandes problemas que provocaron el viraje de Revolución Bolivariana a la derecha, como transición hacia la Autocracia: "Falta de ética, moral y de humanismo para el ejercicio del poder", cuyos síntomas más visibles son una corrupción generalizada, la burocracia exacerbada; las torturas, maltratos físicos y psicológicos, tanto a adversarios, como a aliados críticos y disidentes. Cabe recordar acá, concretamente la conducta anti humanista, ajena a los valores de la izquierda, como ha sido tratado el caso del Dr. Javier Vivas Santana, sin juicio, sin cargos, sin información a la familia, sin que su abogada haya podido tener acceso al expediente y pare de contar.

Este problema, o causa raíz, esquemáticamente expuesto en el párrafo anterior; junto a la "Incapacidad tecno política y científica para construir las bases materiales del proceso", a través de un modelo de desarrollo económico viable y las "Fallas organizativas en la construcción del PSUV sectario, sin canales para el debate e incapaz de interpelar a la administración pública y privada", dado que, quienes dirigen al partido son los mismos que dirigen al gobierno, desde la Presidencia de la República hasta las alcaldías, configuraron en mi percepción tres fuentes que oxidaron aceleradamente las bases de la V República, hoy en cuidados intensivos.

El desenlace de la extradición del "Prisionero de Cabo Verde", si se da a favor de los Estados Unidos o Colombia, será de gran impacto negativo a la Autocracia que gobierna Venezuela, en el plano político, económico y militar; si se da a favor de Venezuela, o a cualquiera de sus aliados, tendrá un impacto menor en el corto plazo, pero la reparación de daños provocará un gran desgaste que pudiera causar una implosión al interior del PSUV y sus aliados; ya que, dificulto que todas las corrientes en los poderes del Estado que apoyan la autocracia se traguen mansamente las explicaciones, sobre todo, aquellos que no se han bañado en la fuente del "Prisionero de Cabo Verde".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1486 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social