Covid-19: de salvación a bumerang

La cuarentena "voluntaria y radical", la gran "solución" frente al COVID-19, certeramente asumida por el Ejecutivo Nacional, representó en sus inicios, un respirador para aliviar el ahogo producido por un "VIRUS" muy particular; ante un cuerpo desnutrido con enfermedades pre existentes severas; nos referimos al cuerpo político, social y económico de la nación.

¿Cuántas muertes han ocurrido en el país, como consecuencia del hambre; la falta de insumos, de equipos operativos de salud y medicinas, ajusticiamientos extra judiciales, torturas y falta de electricidad; antes de iniciar la "cuarentena nacional voluntaria y radical"? ¿Qué aspectos han mejorado en el país desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo que nos permitan pensar que la situación política, social y económica de la nación ha mejorado?

A la primera interrogante, recordaré par de datos dramáticos y bochornosos, ocurridos en una gestión de gobierno que se dice de izquierda y socialista; uno, aportado por un irresponsable e inhumano, Ex Director del Seguro Social durante 10 años, General Rotondaro, quien denunció desde Colombia, luego de su deserción, que "Entre 2015 y 2017 fallecieron alrededor de 5.000 personas por falta de insumos y medicamentos para las diálisis", y el otro dato, expresado en una entrevista, por el Director Regional de Salud del Estado Lara, quien en los primeras dos semanas de la cuarentena, indicó ante un grupo de pacientes a dializarse, que solo disponía de 43 tickets para gasolina, de los cuales solo podía ceder 10 a estos pacientes, siendo que, según la misma Dirección Regional de Salud de esa entidad regional, habían alrededor de 900 personas que requerías diálisis y tratamientos asociados.

Cada fallecido, de aquellos 5.000, denunciados por el General Rotondaro, no es un simple dato, sino la tragedia de una familia y sus allegados, pero esa data estadística, con toda su carga emocional y espiritual, estadísticamente nos dice, que solo con esta patología, fallecieron en Venezuela, en promedio, 100 personas por mes, desde el 2015 hasta hoy, sin que haya concluido el 2020 y sin el registro de los fallecidos desde el 2017, hasta hoy; es decir, 10 veces más, por mes, que los decesos por COVID -19, entre finales de marzo y principios de abril 2020.

A la segunda interrogante, la respuesta es "ningún aspecto ha mejorado", por el contrario, se han profundizado los aspectos existentes, como la insuficiencia de gasolina, que hasta ahora estuvo oculta para los caraqueños, las fallas del Sistema Eléctrico Nacional, entre otros, y han surgido otros aspectos de extrema gravedad, como la llegada del COVID -19 y la caída de los precios del petróleo, siendo esto último evento, ha implicado el aumento del dólar paralelo en un 40% y por ende, la reducción del salario mínimo a 2.5 US$ e incremento indetenible de los rubros de primera necesidad, como el resto de los bienes y servicios.

En la situación actual, precedida por cifras dramáticas, seguramente muy cercanas a la realidad, la cuarentena, operación para cortar la cadena de contagio del COVID-19, que había sido una tabla momentánea de salvación para el gobierno, empieza a asumir aceleradamente su carácter de Bumerang.

¿Por qué COVID -19 fue salvación para el gobierno a su llegada a Venezuela?

En primer lugar, el Ejecutivo Nacional, con la "cuarentena voluntaria y radical", protegió a la mayoría del pueblo, no reconocerlo, sería una mezquindad imperdonable, ya que, iniciaron un conjunto de operaciones para cortar la cadena de contagio del COVID -19, lo cual debemos agradecer, los que estamos en contra y los que están a favor del gobierno. Estas acciones seguidas de una gran campaña mediática nacional en internacional, coloca al gobierno como el gran héroe, e incluso les permitió hasta pedir la eliminación de las sanciones gringas, lo cual, sin duda ha tenido un respetable apoyo internacional; por otra parte, los apoyos de China, Rusia, Cuba y Turquía, con medicamentos, equipos, insumos, medicinas y personal, les permitió reanimar un sistema de salud que estaba en cuidados intensivos.

En segundo lugar, la cuarentena donde no fue voluntaria, aplicaron la estrategia del miedo y la represión de todos los organismos de seguridad del estado, incluidos los colectivos y control de todos los medios de comunicación y redes, lo cual le ha permitido al gobierno, silenciar y desmovilizar completamente la oposición y la disidencia, tenerlos encerrados a su merced, y los que salgan de la línea, les cae la "furia bolivariana", tema de mi próximo artículo.

En tercer lugar, evitaron un colapso nacional que se aproximaba aceleradamente con la falta de gasolina en el país y la disminución de los precios del petróleo, ya que, por una parte, al restringir la circulación de vehículos, ya mermada por diáspora de más de tres millones de personas, exceptuando los traslados de alimentos, servicios básicos y salud; lo que les ayudó a capear el temporal que se les venía encima, sin que tuvieran alguna respuesta política, social y técnica para ello; y por la otra, la disminución de los precios del petróleo, como era de esperarse, provocó el incremento el valor del dólar, disminuyendo el salario mínimo y disparando todos los precios.

¿Por qué el COVID 19, se transforma en Bumerang?

El hambre empieza a acechar a la mayoría de los venezolanos y venezolanas, ahora auto encarcelados "radical y voluntariamente", ya que, los alimentos trasladados de los centros de producción a los consumidores, cada vez en menor cantidad, por la falta de gasolina, llegan al consumidor a precios exorbitantes e inalcanzables para aquellos que tienen salario mínimo (2.5 US$/mes), más los bonos de protección, 350.000 Bs.S( 3.5 US$), para una estimación total de 6 US$/mes, es decir, 0,2 dólares por día, mucho menor que la limosna de un avaro, ¿Qué estará pasando con los que están en el empleo informal, los que viven del día a día y los desempleados que deben estar encerrados en sus casas?

Supongamos que la mayoría las familias va al mercado, con sus seis dólares (600.000 Bs S) y logra encontrar algunos alimentos; un paquete de harina precocida, del "Pelucón", al que extrañamente, desde hace largo rato no es mencionado por el Presidente, cuesta 100.000 Bs.S, medio cartón de huevos 150.000 Bs.S, un Kg de carne molida 360.000, con estos tres artículos, el consumidor le queda debiendo al comerciante 10.000 Bs.S.

Hay muchos, que, si pudieran, me interrumpirían para increparme: ¿Qué pasa con los CLAP, no los tomas en cuenta? Probablemente quienes me increpen, sean de Caracas o en general en el centro del país, porque en el resto de la provincia, en gran porcentaje la llegada del CLAP es una lotería; por ejemplo, en el sector donde habito, entre marzo del 2019 y marzo del 2020, lo he recibido dos veces; ahora en cuarentena, con el país semi paralizado, con déficit financiero terrible, es de imaginarse que la distribución de las cajas CLAP, será cada vez más cuesta arriba, desbordándose la gente del control social que representa las cajas CLAP.

Como conclusión preliminar, no sería mera especulación suponer, que llegará un momento, en que, para los venezolanos, la probabilidad de pasar hambre hoy, sobrepase la previsión de enfermarse mañana, y a partir de ese momento, la cuarentena, arma contra el COVID-19, pasa de tabla de salvación a bumerang contra el gobierno; y es que, el hambre y las penurias acumuladas del venezolano, cada hora que pasa incrementan la presión en un volcán, cuya erupción no podrá ser detenida por la más gigantesca y fuerte "furia bolivariana".

Finalmente, recordarle a quienes aún sostienen al gobierno, civiles y militares, la necesidad impostergable de "callar a tiempo", lo que les pudiera ser muy útil en el futuro que les aguarda; y lo digo, con pena ajena; porque mientras terminaba de revisar la segunda versión de este artículo, un conocido periodista del canal "de todos los venezolanos", con la indescriptible seriedad de académico pirata, expresó… "... ya el Ministro de Energía Petróleo, General Quevedo, está listo para la Teleconferencia de la OPEP y no OPEP, donde Venezuela lidera la estrategia de la estabilización de los precios del petróleo en el mundo…Dios. ¿Con que, "tal y cual", se sienta la cucaracha?

Aquello, me hizo recordar a Albert Einstein, que una oportunidad escribió una formula sobre el éxito en la vida, A = X+Y+Z; donde X es el trabajo y la Y, la manera de aplicarlo. ¿Y la Z, señor Einstein? – le preguntaron. ¿La Z? Callar a tiempo….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 576 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas