¡MACHUCA, una película, una idea para el Ministerio de Cultura, para el gobierno todo!

Estimados compatriotas, es muy probable que hayan visto esta película de co-producción chilena y española, me la prestó un amigo, venía en uno de esos “quemaditos” que dice Películas Latinas. Lamentablemente no puedo leer los detalles de la producción, pero recurrí a la Web.

Pues bien, empecé a ver las películas, comedias de poca relevancia, pero a lo último ya decepcionado y a la una de la madrugada se desplegó la quinta película, MACHUCA, me pregunté que sería, y después de unos segundos, no pude separar mi atención de la misma.

Se trata como ya mencioné, de una excelente película, producción chilena-española, muy buena actuación de unos adolescentes, excelente guión, y argumento. La historia de un muchacho nativo de Chile, probablemente un indio Mapuche, Pedro Machuca, y su relación con un joven blanco, pelirrojo, de nombre Gonzalo Infante, ambos de 11 años, en tiempos de Salvador Allende. Pocos meses antes de su derrocamiento y asesinato, año 1973.

“La historia nace de una experiencia personal que tuvo el director, Andrés Wood, en un colegio chileno de clase económica media-alta, en el cual un sacerdote estadounidense llamado Gerardo Whelan incorporó masivamente -mucho más que en la película- a niños de las poblaciones que había alrededor del colegio. El colegio fue tomado por los militares el 11 de septiembre de 1973 y los curas fueron expulsados” tomado de la Web

Toda la noche y todo el día de hoy he estado pensando en la tremenda similitud que existe entre esos tiempos de un socialismo obtenido por la vía democrática y nuestro intento por la vía pacífica y democrática, de alcanzar el Socialismo del Siglo XXI, nuestra propia experiencia.

Intromisión de USA a través de su embajada, escasez de alimentos provocadas, (se ve claramente que sectores privilegiados entran a almacenes repletos de alimentos), acaparamiento, especulación, por supuesto con su consabido incremento de los precios tal cual como acá sucedió y sucede. ¿Les suena familiar? Allá desafortunadamente tuvo éxito, en Venezuela, el pueblo y la Fuerza Armada comprendieron la jugada y soportaron estoicamente 62 días de escasez de casi todos los rublos, durante el paro patronal.

Los medios de comunicación, alarmaban a la gente, ¡el comunismo viene! Es probable que ya les envenenaban las mentes a las familias, muy probablemente la Operación Peter Pan, estaba en pleno apogeo, es decir, el esparcir la idea de que el gobierno les quitaría la patria potestad de los hijos. ¿Tampoco les parece familiar?

Las marchas, las proclives al gobierno, a la justicia para todos, a la equidad, es decir la de los socialistas, las marchas a favor de Allende, gente muy humilde, acompañado de un grupo menor de clase media consciente, reclamando que dejen gobernar a Allende, con fuerza, pero totalmente pacíficas, muy superiores en número de personas. Las de la oposición, de no ser por la falta del silicón y el Botox, (no existentes en esa época), la misma gente, la misma clase social, bien acomodada, que no quiere aflojar ni un ápice su status quo, en beneficio de una mayoría y la de ellos mismos. Muy inferiores pero muy coléricas. ¿De nuevo, sigue sin parecerles familiar?

Luego un colegio de curas, aparentemente jesuita, dirigido a muchachos de buena familia, donde los curas progresistas tratan de integrar un grupo de jóvenes pobres, excluidos, que habitaban no muy lejos, en hogares improvisados de cualquier material, entre ese grupo se encontraba MACHUCA. La relación entre estos jóvenes excluidos y un grupo minoritario de jóvenes engreídos se torno tensa, igualmente motivado a la constante provocación y burla de éstos últimos. Ahí es cuando un joven, Gonzalo Infante, con una conciencia clara, en lugar de acceder a golpear al joven MACHUCA, le defiende y nace una interesante relación donde cada uno de ellos tiene la oportunidad de vivir en el mundo del otro, ¡que contraste!

¿Pero saben cual es la diferencia entre aquella vivencia (la del Chile de Allende y la nuestra? El cura rector de la escuela, el padre McEnroe, ¡un sacerdote socialista. Como debe ser. Un cura, que junto a la mayoría de los curas, cree que se estaba desarrollando los cambios de la manera apropiada. Amaos los unos a los otros. Un cura que luego que los militares fascistas tomaran el control del colegio, con coraje en plena misa ofrecida ante los niños y en presencia del nuevo Rector, el coronel Sotomayor, del ejército fascista, llegó hasta el altar donde como siempre, otro cura, ya dirigía la misa a plena satisfacción del fascismo. Pues bien el padre McEnroe, tomó el cáliz y tragó todas las hostias para luego voltearse y decir. ¡Este no es más un lugar sagrado, El Señor ya no está acá!

En la vida real, el sacerdote McEnroe, trabajó durante 20 años en las poblaciones pobres de Santiago y se convirtió en un importante activista político en esos sectores.

¡Que parecido a nuestra Conferencia Episcopal Venezolana! y a curas soberbios, mentirosos, ofensivos, como el tal cardenal Rosalio Castillo Lara, que luego de la tremenda paliza electoral que recibieron, DOS DE CADA TRES VENEZOLANOS(AS) VOTARON A FAVOR DEL PROYECTO REVOLUCIONARIO, y digo recibieron, porque es innegable el rol político que desempeñaron, desde los medios hasta los púlpitos, pretendiendo torcer la voluntad del pueblo, unida a un indecoroso chantaje a crédito (entiéndase, tarjeta Mi Negra, una verdadera burla al pueblo, que muy probable, más de uno se dejó transportar por esos cantos de ballena!), se desvivió en ofender al pueblo de Venezuela. No vale la pena darle tribuna a los comentarios de semejante ser humano.

Lamento haberles adelantado la historia de la película, pero es bueno que la adquieran y que todos conozcamos como se desenvolvían y como se desenvuelven esos y estos fascistas.

Hay miles de MACHUCA en nuestro país y somos millones de personas que acompañamos al Presidente Chávez.

No permitamos que por ningún motivo, este hermoso proyecto de vida que incluye a todos, porque es un proyecto de justicia y por ende de paz, sea torcido.

Así como esta película, existen cientos que nos son negadas por el monopolio de las salas de cine, que casi nunca nos exhiben unas películas que nos cuentan otra versión de la historia, si es que la pasan del todo. Sólo exhiben películas como la serie de nunca acabar: James Bond, donde el personaje “tiene licencia para matar”, ¡que enseñanza para la sociedad! Películas de violencia, o películas donde se le hace evocación al imperio, al rey y a los súbditos; “El señor de los anillos”. ¡Nos enseña a arrodillarnos ante el rey y agachar la cabeza!
El gobierno venezolano debe pensar seriamente en brindar a su pueblo una alternativa en todos los estados y sus ciudades, de sitios donde se proyecten películas diferentes. Existen excelentes películas españolas, holandesas como Karakter, cubanas como: Lista de Espera por mencionar una, e incluso iraníes como: El Color del Paraíso.

Es imperioso modificar el claro ventajismo mediático que dispone la derecha fascista para el bien de todos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 9593 veces.



Manuel Ernesto de Brabandere


Visite el perfil de Manuel Brabandere para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: