Izquierda española del postfranquismo al premadurismo

Creo que fue gracias al MAS ese partido que le dio oxígeno, ángel, frescura a una izquierda que como la venezolana venia derrotada después de aquella desastrosa aventura conocida como Periodo de la Lucha Armada cuando me inicie leyendo libros de Santiago Carrillo, Fernando Claudin, Manuel Azcarate, Jorge Semprun. A los 17 años me incorporo a la Causa R y la revista El Viejo Topo, Editorial Icaria, Ajo Blanco, etc. Se volvieron una lectura necesaria para una gran parte de la militancia de ese pequeño partido dirigido y organizado por Alfredo Maneiro. Leí con bastante regularidad esos libros que me daban una radiografía más seria de la izquierda europea y latinoamericana. Ya no eran los indigestos manuales soviéticos, los negacionistas de los crímenes de Stalin, lecturas de Albania, los agotados textos de Ruptura, Basirruque, Tribuna Popular. Claro no me falle en leer a Teodoro Petkoff y a Moisés Moleiro, Alfredo maneiro trio de una cultura política increíble y a años luz de distancia de Jorge Rodríguez, Soto Rojas, David Nieves.

Lo cierto es que lo que leía me ampliaban el horizonte y asumí la posibilidad de un socialismo con grandes libertades, milite en ese espectro de una izquierda que se podía contemplar dentro del universo de la discusión, la organización horizontal, lejos de la lógica militarista de la izquierda latinoamericana, se esas masturbaciones ideológicas y marciales de aplastar a todo aquello que no se pareciera lo que ella esgrimía. Pero una cosa es el dicho y otra cosa son los hechos y hoy esa izquierda de la que más de uno mamamos, está a la vanguardia, en la primera fila defendiendo a un pichón, a un cachorrito en la práctica del franquismo. Si es que entonces vamos viendo como esa izquierda que creímos había superado el totalitarismo va de la mano de un gobierno que entre otras cosas: Tortura, censura, asesina en el tormento a disidentes, persigue, encarcela inocentes, dispara contra manifestantes, acaba el sistema educativo, avala la corrupción, destruye en entorno natural, interviene sindicatos, crea todas las condiciones para que le éxodo de nacionales llegue a cifras imposibles de imaginar hace solo algunos años, encarcela periodistas.

Si es que Maduro es como un Francisco Franco tímido, un Franco en lo clerical, en el uso de cámaras de tortura, en la persecución de inocentes, en la expulsión de mano de obra calificada. Si el PSOE y Podemos son en la práctica y no en el discurso, en lo real y no en lo fatuo más cercanos a VOX y al PP de lo que imaginamos, son franquistas tropicales o maduristas de castañuelas. Abyectos defensores de un gobierno que no da oportunidad de defendernos, que extrañamente se le lanzan detenidos desde un décimo piso, donde los obreros por demandar mejoras laborales van a juicio militar, sin posibilidad de decir misa, veamos: Son ya siete fines de año que la familia de Rodney Álvarez lo pasa sin él, por estar secuestrado por el gobierno para esconder la responsabilidad de un burócrata sindical psuvista en el asesinato de un trabajador, y adicionalmente amedrentar a los trabajadores que en Ferrominera del Orinoco se organizaban de manera independiente.http://www.laizquierdadiario.com.uy/Al-cierre-del-ano-en-Venezuela-decenas-de-trabajadores-siguen-presos-por-luchar

Nada nos enseña Monedero a quien le llaman en Venezuela "billetero" o el "hombre verde" imagino por lo que señalan recibe que es verde muy verde y no es clorofila, la izquierda española parece continuar a la cola de la búsqueda del respeto de los derechos democráticos, defiende a tiranos tropicales en lo práctico, mientras sus discursos son de amplitud, con la palabra gritan libertad mientras que con sus manos remachan las cadenas de la opresión, hambre, tortura a que se le somete al pueblo venezolano, que gritan por la república pero apoyan a los señores feudales del militarismo venezolano, que llaman a defender el voto pero apoyan las botas en Venezuela. En fin para ellos aquella máxima atribuida falsamente a Franklin D. Roosevelt y si expresada por Cordell Hull, secretario de Estado de Roosevelt «Puede ser que Somoza sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta».

Al parecer el pragmatismo se devoro todas las convicciones, el amor por la verdad, los discursos lacrimógenos de aquella libre, ilustrada y esperanzadora izquierda española. Estos partidos odiaron tanto a Franco que terminaron pareciéndose a él y terminaron apoyando a caudillos tropicales. Y pasaron de criticar y enfrentar a un tirano que se sentía "caudillo de España por la gracia de dios". Maduro es igual solo algo más alto, y claro en su odio a la democracia y el respeto a las minorías son muy parecidos.

Quizás por aquello de parecerse tanto a lo criticado le encaja como guante aquello de: https://www.youtube.com/watch?v=MiQjVn16af4 En lo cotidiano Podemos y el PSOE solo apoyan a un régimen totalitario, de ahí parte todo lo demás.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 572 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a286564.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO