El Conive y su largo caminar

Saludos a todos mis hermanos y hermanas indígenas, hoy nos despertamos con mucha sabiduría indígena y seguimos en la serenidad en los espacios que nos corresponden asumir para la conducción de nuestro destino como pueblos indígenas! Que nuestro creador Kaputaano nos conceda la sabiduría para caminar en paz y armonía con nosotros y entre todos! A nuestros líderes y lideresas indígenas, les damos las gracias por sus decisiones sabias y colectivas, confiamos en que nos seguirán guiando para manejar nuestro propio destino como pueblos indígenas en nuestra espiritualidad, sistema organizativo, con nuestros valores y principios humanos!

Con permiso de los espíritus de nuestros ancestros, y como uno de los millones de una generación de aprendices de las sabidurías y guardianes de la vida de la naturaleza en el universo, vengo expresar reconocimientos y agradecimientos a todos aquellos que hicieron realidad una organización de trascendencia fundamental como es el Consejo Nacional Indio de Venezuela (CONIVE), que es el resultado de un esfuerzo común de más de 40 años de lucha. Comienzo haciendo referencias a líderes y lideresas como: Noeli Pocaterra; Dalia Herminia Yánez, Efraín Ramos, Yrys Aray, José Poyo, Tito Poyo, René Yekuana Estaba, José Luis González, Guillermo Guevara, Jorge Pocaterra, Nicia Marina Maldonado, Guillermo Arana, Nelson Mavio, Ninfa Tividor, José Alonso Guevara, Yaritza Aray, Luis Enrique González, Jesús Jiménez, Librada Pocaterra, Crispin Lara, Carlos Pérez, Ysoris Tovar, José Gregorio Díaz Mirabal, Daniel Guevara, Amado Heredia, José Gregorio Cascante, Alberto Aray, Nicolás Betis, Juvencio Gómez, Rafael Suarez, Aquilino Antonio Rodríguez, Ángel Montiel, Gladys González, Ilia Atencio, María Andarcia, Inés Andarcia, Lourdes Campos, Esther Heredia, Catalina Herrera, Alfredo Rendón, Nurys Suarez, Emilio Alexis Valenzuela, Zoila Yánez, Jhonny Fonten, Carmen Vargas Palomo, Arcadio Montiel, Rusbel Palmar, Lisandro Márquez, Hebert Chacón, Alis Carreño, Ramón Celestino Martínez, admito la injusticia con los demás hermanos y hermanas que tuvieron también un rol de igual importancia; pero que quizás por tanto tiempo no he podido acordarme de estos hermanos y hermanas que contribuyeron a consolidar y fortalecer esta organización nacional, así como a todo los miembros de organizaciones, pueblos y comunidades, que organizados en el CONIVE a través de ORPIA, OPIA, CORPIA, FIEB, UCIW, UPIM, ORPISU, ORPIZ y sobre todo al núcleo de sustentación de todo este proceso, las familias de los dirigentes: padres, madres, hermanos e hijos que tienen que abdicar de nuestra presencia por largos ratos, que soportar la soledad, en especial las esposas que por muchas veces tienen que asumir todos los roles en los hogares, son ellas que nos hacen reflexionar sobre la diferencia existente entre discursos y realidad.

Hoy celebramos los resultados de estos esfuerzos colectivos, a una labor que se inició hace siglos por nuestros ancestros, con el Consejo Nacional Indio de Venezuela (CONIVE), en sus 40 años de luchas. Así lo vimos reflejado en la memoria del VI Congreso del CONIVE realizada en la ciudad de Caracas, en el año 2012. Pero debemos comenzar reiterando el éxito del proyecto político de nuestros pueblos, que esta resumido en la unidad y la representatividad que hemos alcanzado en los distintos cuerpos deliberantes. Si estamos presentes todas las organizaciones regionales de base y además con un liderazgo, con mayor experiencia; es porque el CONIVE ha avanzado seriamente. No habría ni derechos, ni asistencia, si es que los 40 años pasados no hubiesen producido algo nuevo en el país. Sin un resultado histórico.

Pasados cuatro décadas, vuelvo a afirmar: El CONIVE sigue siendo la novedad y el éxito, pues hace parte de un proceso histórico único: es el fruto de una labor que involucran, memorias colectivas, dinámicos saberes, innumerables liderazgos en diversas formas y realidades, que en conjunto fortalecen el marco fundamental de nuestro mandato institucional: nosotros somos pueblos preexistentes, mucho antes que los Estados Nacionales, consecuentemente tenemos el derecho irrevocable a la libre determinación, en virtud del cual definimos nuestro futuro y las relaciones que mantenemos con el Estado Nación.

Quiero señalar que todos los logros, lecciones, son responsabilidades futuras, sobre todo frente a un sistema donde el humano pierde espacios y pervivir es un arte de la sabiduría. Por más beneficio que traiga la creación de una nueva organización o movimiento, no justifica la eliminación de las organizaciones o movimientos, que ya tienen tiempo creados con historia y trayectoria en la lucha por el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, como es el caso del CONIVE que tenemos una trayectoria de más de 40 años de lucha.

Transcurridas cuatro décadas, sentimos en carne propia el fracaso de algunas "organizaciones y movimientos" que han sido creados sin criterios en nuestros territorios y los riesgos que han significado para nuestra existencia como pueblos indígenas, ya que se crean solamente con el fin político electoral para postular candidatos en tiempos electorales, lo que ha traído como consecuencia más división entre los pueblos indígenas. Nosotros no nos oponemos a la creación de nuevas organizaciones y movimientos indígenas, pero si queremos que estas respeten nuestra trayectoria, nuestra historia y existencia como una de las organizaciones indígenas más antigua del país, donde el respeto debe ser el horizonte, teniendo como fin la eliminación de las divisiones.

Las innumerables experiencias de estos ciclos de enfrentamientos y en particular las adquiridas por la generación del CONIVE en sus 40 años de trabajo colectivo tienen y han sido fundamentales para la concertación, seguimiento y continuidad de las acciones y ha permitido lograr resultados y avances importantes en el respeto y afirmación como pueblos que somos en nuestra diversidad.

De 1979 a 1989, fue la etapa de la constitución y reconocimiento mutuo entre los pueblos indígenas, en la que se pone en marcha el proyecto político del CONIVE. Un primer paso fue reconocernos como parte de un mismo universo sociocultural, de nuestra existencia y diversidad como pueblos; dando paso para coordinar acciones, intercambiar experiencia, articular los procesos nacionales, regionales e internacionales; el tercer paso y el más difícil fue dar respuestas a nuestras necesidades y atender una agenda externa con nuestra propia visión; construimos procesos y avanzamos como organización dando respuestas a nuestras necesidades, basándonos en nuestra visión, poniendo en marcha el proyecto político y orgánico del CONIVE.

De 1989 a 1999, fue un período de consolidación institucional del proyecto político organizativo del CONIVE que no solamente era viable como necesario y más aún avanzaba a un ritmo superior a nuestra expectativa. Estructurar orgánicamente una organización indígena nacional en Venezuela fue un paso correcto y oportuno, una vez que solamente así podríamos cubrir los espacios políticos que se abrían en el país, porque solamente así podíamos cubrir los espacios, oportunidades y desafíos que se presentaban en esa coyuntura, así fortalecimos el CONIVE y nos articulamos con otras organizaciones no indígenas.

De 1999 a 2019, ha sido un período de afirmación de nuestros ideales como organización indígena nacional de Venezuela, logrando avances políticos, sociales, jurídicos y visibles en los distintos niveles. Marcadas por largos procesos de concertación y afirmando en el marco de sus instancias como Congresos Nacionales; Consejo de Coordinación y Consejo Directivo. Todos estos espacios fueron y son fundamentales para la definición de la estructura orgánica del accionar del CONIVE. Este período ha servido para acceder a los espacios políticos, como organización interlocutora de nuestros intereses y propósitos, donde se tiene una mayor visibilidad de las propuestas de acciones para resolverlos y que las mismas estuviesen en concordancia a nuestra vida y realidad.

Hoy, estamos presentes en el ámbito global, regional, nacional con acciones colectivas definidas en el marco orientador de nuestras políticas y de las políticas hacia nosotros. Nuestro accionar esta en los cuatro puntos del mundo, donde actuamos directamente: En el ámbito global, asumimos un rol en reconocimiento de nuestra existencia y derechos como pueblos, en las instituciones públicas y privadas bilaterales y multilaterales, hemos planteado la implementación de nuestros derechos en numerosos espacios estratégicos, haciéndonos escuchar en los altos niveles de decisión: en las Naciones Unidas y sus organismos como el Foro Permanente sobre Pueblos Indígenas; el Grupo de trabajo sobre Pueblos Indígenas y en las varias Cumbres Mundiales. En el ámbito regional, hemos participado en instancias como la OEA, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Grupo de Trabajo sobre la Declaración Interamericana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas; en la CAN - Mesa de trabajo sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas; en el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe. En el ámbito nacional, de manera conjunta con las organizaciones miembros trabajamos en la defensa de nuestros derechos a la vida, territorio, ambiente, educación, salud y espiritualidad en las instancias gubernamentales, legislativas y judiciales para que se respeten los derechos indígenas reconocidos constitucionalmente. Trabajo que ha exigido mucha persistencia, puesto que los espacios externos tanto públicos como privados, así como nuestros derechos reconocidos en la constitución nacional, tratados y convenciones internacionales no son ningún regalo, es una lucha que inicio y conquisto el CONIVE y que actualmente exigen una acción conjunta entre todos.

Hace 20 años atrás en 1999, los pueblos indígenas estábamos tocando nuestros tambores en las puertas del Palacio Federal Legislativo, hoy sede de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), para apoyar la aprobación del Capítulo VIII De los Derechos de los Pueblos Indígenas de la actual Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela. Este año 2019 la Comisión Permanente de Pueblos Indígenas de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), ha comenzado una importante consulta que comenzara por los Consejos Legislativos Estadales de los 8 estados con población indígena del país. En aquel entonces el tema del derecho a la tierra, al territorio y a los recursos naturales era el tema crucial para la pervivencia cultural y material de los pueblos indígenas. Los delegados del CONIVE en aquel entonces hicimos grandes esfuerzos para ir a Caracas y presentar nuestras propuestas para la nueva Constitución. Fuimos desde nuestras tierras originarias a buscar justicia. Fuimos a decirles a todos los políticos de aquel entonces que nos apoyaran en nuestros esfuerzos en la búsqueda de soluciones a la discriminación, la explotación, el racismo, el etnocidio y el genocidio.

Hoy en día es mi responsabilidad hablar en nombre del Consejo Nacional Indio de Venezuela (CONIVE). Hablar nuevamente en nombre del mundo natural. Hablar en nombre de los árboles, que son nuestros hermanos, en nombre de los pueblos y comunidades indígenas, como uno de los sectores originarios de este acontecimiento histórico que vive nuestro país.

El CONIVE es la organización indígena con la más larga trayectoria y así es reconocida por la sociedad civil venezolana, por los diferentes sectores institucionales del Estado y los organismos internacionales, así como por los mismos pueblos indígenas del país.

Reconocemos los avances normativos y legales en materia de derechos indígenas que en el marco de este proceso de cambios se han alcanzado, y la voluntad del Ejecutivo Nacional de apoyar las justas reivindicaciones y garantía de los territorios indígenas en Venezuela, expresada en el Acta-Compromiso firmada con el CONIVE por el Comandante Supremo Hugo Chávez Frías, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, en fecha 20 de marzo de 1998, denominada "UN COMPROMISO PARA LA HISTORIA" en la que se expresa la firme decisión de apoyar las demandas históricas de los pueblos indígenas. De igual manera, estamos conscientes de que este proceso ha permitido avances tan importantes como la aprobación del Convenio Nº 169 de la OIT, la Ley de Demarcación y Garantía del Hábitat y Tierras Indígenas (2001), y el Procedimiento para la Demarcación previsto en la Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas (2005).

El Consejo Nacional Indio de Venezuela (CONIVE), sus organizaciones Regionales y de bases: Organización Regional de Pueblos Indígenas de Amazonas (ORPIA), Organización de Pueblos Indígenas de Anzoátegui (OPIA), Consejo Regional de Pueblos Indígenas de Apure (CORPIA), Federación Indígena del Estado Bolívar (FIEB), Unión de Comunidades Indígenas Warao (UCIW), Unión de Pueblos Indígenas de Monagas (UPIM), Organización Regional de los Pueblos Indígenas del Estado Sucre (ORPISU) y la Organización Regional de los Pueblos Indígenas del Zulia (ORPIZ), manifestamos nuestro inquebrantable espíritu de lucha por la defensa de los derechos históricos de los pueblos indígenas, consagrados en la constitución nacional y convenios internacionales ratificados por el estado venezolano.

¿Qué podemos reportarles a los pueblos indígenas y a la sociedad en general desde el CONIVE hoy día? La buena noticia es que seguimos aquí y tenemos la intención de seguir aquí hasta el final de nuestros días. Hoy día hay un reconocimiento de los Pueblos Indígenas y sus organizaciones en el país, donde hemos conquistado grandes espacios constitucionalmente.

Lo dijimos en 1999, los pueblos indígenas tienen algo que ofrecer en esta ecuación para la pervivencia. Tenemos la pervivencia del tiempo. Vivir en un lugar durante miles de años nos ha dado una compresión de las complejidades de las fuerzas de la vida. Nuestros idiomas son bibliotecas de conocimientos que pueden contener soluciones para la pervivencia, y uso esta palabra con sabiduría. En consideración a la vida y a nuestras generaciones futuras, no podemos dejar que esto suceda a nuestra generación. Tenemos metas y responsabilidades comunes, y digo que tenemos la gran esperanza de los pueblos indígenas.

Este acontecimiento ha dado a nuestros dirigentes una visión y perspectivas a largo plazo que se coordinan con los ritmos naturales de la tierra. En estos tiempos, la humanidad debe trabajar junta, no solo para la pervivencia de nuestros pueblos, sino también para la calidad de vida basada en el valor universal que protege la delicada red interrelacionada de la vida que nos sostiene a todos.

Actualmente se está trabajando en un nuevo orden constitucional que refleje la realidad del país y los verdaderos intereses del pueblo.

Por eso desde el CONIVE, reafirmamos nuestra defensa de la soberanía y la autodeterminación de Venezuela, nos pronunciamos en defensa de la Revolución Bolivariana y del presidente legítimo y constitucional, Nicolás Maduro.

Hoy en Venezuela, está en disputa la soberanía y la autodeterminación, que son pilares de la dignidad de los pueblos, que buscan construir un futuro para la humanidad y sociedades más justas e igualitarias. Por eso, nos declaramos en solidaridad con el pueblo de Venezuela y su gobierno legítimo, presidido por Nicolás Maduro.

Como organización visionaria, nuestra misión es generar y aplicar nuestra propia política, identificando y consolidando objetivos comunes a fin de desarrollar acciones conjuntas para la sostenibilidad humana, ambiental y económica desde nuestra perspectiva. En este sentido, nuestro accionar, se da bajo las orientaciones colectivas definidas por nosotros mismos a través de nuestras organizaciones regionales de base en consulta permanente con nuestros pueblos y comunidades indígenas.

La historia de la organización de los pueblos indígenas liderada por el CONIVE, como lo hemos dicho en otra ocasión, nos impide ser pesimistas. El balance entre logros y crisis sigue siendo favorable. La energía y capacidad de lucha de los pueblos indígenas se renuevan y en cada ocasión ofrecen nuevas muestras de lo que hay debajo de nuestras aparentes debilidades.

Los problemas que se avecinan demandarán gran esfuerzo y compromiso de nuestros dirigentes y bases para enfrentar las amenazas con equilibrio y perseverancia.

Nuestra organización, fue creada legalmente el 31 de agosto de 1989, con duración indefinida y domicilio actualmente en la ciudad de Caracas. Somos una organización indígena nacional regida jurídicamente por nuestra forma organizacional ancestral y por las normas correspondientes del país. Actualmente contamos con registro de Inscripción legal en el Registro Subalterno del Distrito Capital.

En estos 40 años de vida, hemos fortalecido nuestra estrategia desde nosotros mismos, en un esfuerzo común de defensa de nuestros derechos al territorio, recursos naturales, identidad, sabidurías ancestrales, espiritualidad, como el mayor patrimonio heredado de nuestros ancestros y que son transmitidos a las nuevas generaciones.

Entonces nos preguntamos? ¿Será necesaria la creación de nuevas organizaciones y movimientos indígenas? ¿Acaso eso significara mayor apoyo al territorio indígena que es garantía de paz y del uso apropiado de nuestros recursos naturales? ¿Significará el reconocimiento y el esfuerzo de los pueblos indígenas por lograr la paz? Si es así es bueno. Igualmente vale la pena preguntar, en todo esto, ¿Qué papel desempeñaran las nuevas organizaciones y movimientos indígenas? Hay algunas dudas que sólo se resolverán cuando los veamos con nuestros propios ojos. Queremos dejar claro que no nos oponemos a la creación de nuevas organizaciones y movimientos indígenas, pero queremos exigir prudencia para que estas nuevas organizaciones y movimientos indígenas, no impongan más división entre los pueblos y comunidades indígenas.

El largo caminar del CONIVE, no ha sido fácil, por eso podemos decir con mucha propiedad que sí con la creación de nuevas organizaciones y movimientos indígenas, se busca una verdadera unidad de los pueblos indígenas, es bueno y debemos comenzar por respetar y aceptar a los demás en su forma y especificidad con el objetivo de superar las diferencias a lo interno y saber que lo más importante que el individuo es nuestra colectividad con la determinación de conducir y decidir sobre nuestro futuro y destino. Una de las formas será nuestro fortalecimiento de cada pueblo, de nuestras organizaciones.

Estamos a disposición del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), para cualquier conversación e ir trabajando por la unidad pero con enfoque y propósito colectivo, con respeto muto.

El CONIVE ha venido mostrando al mundo como se construyen los verdaderos escenarios para que la voz de los pueblos indígenas adquiera profundo significado en la lucha por la defensa de los derechos de los pueblos originarios y por la Madre Tierra que es en esencia una lucha por la vida, la convivencia en el país y la dignidad de los pueblos indígenas.

El CONIVE se proyecta como la opción para desarrollar nuestras propias culturas, para conservar la selva y, en general, para empezar a cambiar los patrones de injusticia social, la destrucción ambiental y una visión mercantilista sobre los recursos naturales.

El CONIVE, en este sentido constituye una alternativa real para reivindicar nuestros derechos. El importante rol que desempeña ha sido posible únicamente por el nivel de legitimidad y representatividad que ha logrado a nivel nacional y por el reconocimiento que ha ido construyendo en los foros internacionales en los cuales se debate varios aspectos concernientes al ejercicio de nuestros Derechos.

El CONIVE, desde su creación ha avanzado mucho en su propósito institucional, que es defender nuestros territorios como espacios libres y de paz y su pueblo como los guardianes y transmisores de las sabidurías del buen vivir. Su acción consciente de tratar los problemas que aquejan a nuestros pueblos, afirma nuestra condición de una organización de éxito histórico, actual y futuro. Se sostiene en el carácter colectivo de sus acciones, en la conciencia identitaria de sus miembros; en la responsabilidad integral de proteger el territorio que habitamos; orientada por la filosofía y enseñanzas de nuestros ancestros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 534 veces.



Raúl Jesús Tempo

Miembro de la Coordinación Nacional del CONIVE

 rauljesustempo@gmail.com

Visite el perfil de Raúl Jesús Tempo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a284803.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO