A diferencia de Revolucionarios, son tan solo…seguidores de pautas

Todo Proceso Político Revolucionario, DEBE GENERAR cambios sociales IRREVERSIBLES. De lo contrario, ese Proceso Político ¡NO ES REVOLUCIONARIO! Esto es un verdadero reto a una sociedad que: "dice hacer revolución"; por lo tanto, hacer revolución, implica desde concepciones ideológicas, propias, hasta comportamientos particulares y colectivos, Especialmente, en el uso de la propiedad pública.

Es lógico que todo proceso político tenga sus líderes, que conducen al colectivo ó a la masa; sin embargo, ese colectivo ó masa, desde lo individual, debe tener conocimientos teóricos y prácticos, cual legado ideológico, que le permitan actuar en todo momento con "conciencia revolucionaria"; especialmente EN TIEMPOS DE GUERRA. De no ser así, las contradicciones podrán generar anarquía al extremo de poner en peligro el futuro del mismo proceso revolucionario.

La falta de conciencia política revolucionaria en la masa, desde lo individual, los lleva al comportamiento de SEGUIDORES DE PAUTAS; que muchas veces son dictadas e impuestas por el enemigo, desde sus herramientas comunicacionales: radio, televisión, prensa, cine, iglesias, redes sociales y hasta el bemba. En tiempos de guerra, la dinámica comunicacional aumenta exponencialmente y la lucha fundamentalmente es IMPONER PAUTAS para modificar comportamientos colectivos; así podemos entender el comportamiento de muchos venezolanos que se han dedicado al "bachaquerismo" de cualquier bien público desde combustibles, pasando de insumos hospitalarios, papel moneda, alimentos, etc, etc, etc.

Pero esas pautas dictadas por los enemigos del pueblo, sobrepasan al bachaquerismo común, pues conducen a muchos individuos a destruir infraestructuras del bien público como sistemas de transportes colectivos, redes eléctricas, agua, gas etc. y todo con el fin de generar descontento y comportamientos de reacción violenta entre la misma población. Ahora bien, la imposición de pautas tiene un alto costo económico que, no está al alcance de cualquier dirigente opositor. Esas pautas son: ideadas, dirigidas y financiadas por agencias extrajeras pertenecientes al imperio; claro está, ejecutadas por lacayos quinta columnas, que tienen sus propios protectores instalados en diversas instituciones del Estado, léase: policías, fiscalías, tribunales y paremos de contar.

En pocas palabras, en procesos políticos revolucionarios cuando un colectivo no tiene conciencia revolucionaria, corre el riesgo de ser un SIMPLE SEGUIDOR DE PAUTAS, y lo peor, en desgracia de su misma humanidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 585 veces.



José Bernardo Arias Rondón


Visite el perfil de José Bernardo Arias Rondón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a279744.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO