Yo, el traicionero

Elevar la voz a favor de la justicia, del entendimiento mutuo, arrimada a las voluntades humanas del pueblo, la tildan ahora de traición, ellos, quienes no portan una pizca de formación política e ideológica en el manejo real del análisis sociopolítico y, del estudio de coyunturas históricas. Es por ello que una vez me declaro miembro de las fuerzas populares más desposeídas y a la cual he dedicado toda mi escritura. Sirva esta aseveración, en tanto son miles y múltiples de compañeros y compañeras, reconocidamente de izquierda, militantes de una política revolucionaria, popular, quienes han sido desplazados, vejados, por emitir juicios críticos validos en una verdadera Revolución.

Vemos con alertada preocupación, el desenvolvimiento, el desarrollo de muchas políticas sociales, económicas y hasta lamentablemente culturales, por parte del estado, corrompiendo el principio ideológico que hemos aprendido de grandes humanistas, peor aún, de cómo se ha entregado las direcciones de instituciones y de empresas a compañeros que no alcanzan el nivel para defender con astucia y valentía, con experiencia y formación, dichos espacios que bien deben ser ganados para el pueblo y en bien colectivo. Sépase pues, que esto apenas resume lo que escuchamos a diario en las calles, en los colectivos de transporte, en las aborrecibles colas que nos calamos para el resuelve.

Quienes están en contra del gobierno, esgrimen incongruencias subrayadas, contradicciones claras desde “tenía que ser del gobierno” hasta “por eso es que estamos como estamos” y quienes están a favor del gobierno afirman “esto lo tomó la revolución pero dejaron la misma gente de la cuarta”. Bien, creo que en definitiva, una revolución está por encima de esos subalternos episodios, resultados que dejan las malas praxis y decisiones, cuando es un partido o persona autócrata, quien confirma autoritariamente y no un colectivo verdaderamente formado, con conciencia clasista, con formación socialista, con alta moral humana y solidaria, sin obviar la recia aptitud de gallarda sabiduría, con la cual manejar los momentos de debilidad, esos que se acercan cuando pretenden destrozarlo con comprar y jugosas ofertas y que muchas veces los jala bolas caen.

Resumimos con el espíritu activo, pero con la rabia y la ternura que nos caracteriza, este trajín que nos ha tocado vivir, sin temor a enfrentarlo, a aceptar las críticas y enrumbar este proceso hacia linderos positivos. Apoyamos un gobierno de izquierda, una Revolución que alcance las masificaciones de la alegría, el respeto humano y resultados victoriosos en todo cuanto exista. Pero también aceptamos y exigimos que se reconozcan los errores, exigimos que se respete al pueblo cuando se levantes las críticas, porque vaya que desastre estamos viviendo por no errar con el pueblo y seguir sembrando oprobios en sus soledades. Levantamos un grito popular contra los vejámenes que sufren los pobres en los bancos del estado, en instituciones como Transbarca, Ife (ferrocarril de Barquisimeto), Ipasme, alcaldías, gobernaciones, ministerios, comandos militares, aeropuertos, ni se diga del Mercabar, convertido en guarida de pranes de ex presidiarios alentados y resguardados por la Guardia Nacional, y hasta en los centros culturales se maltrata al pueblo!!!! Vaya que horror. Si, así lo ha vivido y sufrido este pueblo, que una vez más eleva sus niveles de conciencia y estoicamente resiste los embates de la debacle. Solo cuando la Revolución limpie estos espacios excluyentes e inhumano, colocando al frente seres consiente, tendremos el sueño alcanzado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 830 veces.



Neybis Bracho

Escritor, editor, actor y promotor cultural. Licenciado en Letras de la Universidad de Los Andes. Licenciado en Educación Mención Desarrollo Cultural de la Universidad Simón Rodríguez. Investigador de la historia del arte contemporáneo latinoamericano y europeo. Colaborador de varias revistas culturales y políticas del país. Ha sido publicado en la Biblioteca Hispánica de España, así como en varias Antologías poéticas de Venezuela (Imaginar la Distancia, poesía larense del siglo XX de Yeo Cruz, II Antología de Poesía de la Asociación de Escritores del Estado Mérida 2006, Artesa Poética de La Patana, Mérida 2001, Antología Festival Mundial de Poesía, Venezuela 2011). Actualmente se desempeña como Docente de la Cátedra de Literatura e Historia de Venezuela en el L.B Julio Segundo Álvarez de Carora. OBRA LITERARIA: Ha publicado los poemarios Glaciales (Ediciones AEDAS 1997), Vergeles de Rosas (UCLA 1998), Clepsidras y Sombras (ULA 1999), Púlpito de Faunos (ULA 2002), Contra Silencio (Gobernación del Edo. Mérida Ediciones GITANJALI 2002), Vástago de Abril (Axawa Editores. Primera Edición 2003), Fuentes de Luces (Axawa Editores 2007. Publicación acompañada con un CD con la voz del poeta, en una selección de varios libros del autor) Oficio de Existir (Fondo Editorial CONCULTURA 2008), Memoria de Viajes (Axawa Editores 2009). Ceremonia de Fuego (Axawa Editores 2010). Cuaderno de Relámpagos (Axawa Editores-LibrOris 2011) América Espada (Axawa Editores 2012). Cuenta con una obra inédita entre las cuales se encuentran: ALI Guitarra Izada (Ensayo sobre la canción de Ali Primera), Hora Ceniza (Poesía), Versos de la Vieja Sombra (Poesía), Prosa sin Pasado (Poesía), De La Vieja Aldea (Crónicas, anécdotas y memorias de Calicanto). Artemidoro y Otros Cuentos (Narrativa).Versos Furtivos (Poesía), Versos Dispersos (Poesía).

 nevallejo@yahoo.com

Visite el perfil de Neybis Bracho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Neybis Bracho

Neybis Bracho

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a266243.htmlCd0NV CAC = Y co = US