¿Maduro viene por Diosdado abierta o sutilmente?

Las contradicciones son situaciones que se encuentran en cualquier organización donde haya vida. Es natural. Una contradicción, un no estar de acuerdo con un proyecto, idea o persona que lo conduzca, es como la sabía que mueve los circuitos organizacionales.

En política, aunque haya una gran disposición a contenerlas o represarlas, no hay manera de lograrlo porque política y contradicción son una misma cosa.

¿Qué busco, recordando o planteado esto?

Recientemente, mi estimado amigo y Vecino Eligio Damas nos dio la oportunidad de leer un trabajo de su puño y letra, que previamente él y yo habíamos discutido. El punto es importante y en función de esta importancia, creí necesario no quedarme con mis apreciaciones.

Por supuesto, el PSUV como toda organización política navega con sus contradicciones personales (por más poder) y grupales para sostener los intereses de un grupo respecto a otro. No cabe duda de esto. Hay pujas en el PSUV, aunque sus cuadros principales se cuiden de no sacarla a la calle.

Considerando que estas pujas existen, hay otro hecho que resulta para mí muy evidente y más importante, que las contradicciones que no florecen a la calle. No veo en el corto plazo ni en el mediano plazo, un PSUV cayéndose a pedazo por sus contradicciones internas. Claro; el PSUV viene cayéndose a pedazos por otras circunstancias, pero menos por la puja entre los grupos y líderes.

Diosdado y Maduro saben o debe saber, que su seguridad como cabezas del PSUV dependen de cómo administren sus contradicciones e intereses en el seno del partido. Su férreo control pasa por una especie de coexistencia pacífica. Dudo, como se lo comenté al amigo y vecino Eligio Damas, que Diosdado haya estado distante de esta decisión de Delcy Rodríguez como Vice Presidenta. No digo que la haya gustado, pero mastico y trago la decisión como si fuera un bocado de caviar.

En el PSUV las normas se aplican por consenso y con tolete completo. Se aplican cuando alguien dentro de la organización atente contra la seguridad de la organización no porque una figura del PSUV sea responsable de sostener y mantener una trampa caza bobo como "Somos Venezuela". Soy de la idea, que Somos Venezuela es una trampa caza bobos dirigida desde el PSUV y gobierno con la finalidad de recoger ovejas extraviadas o personas que no simpaticen mucho con el PSUV.

En lo personal, no sé cuántos de la torta del gabinete le correspondió a Diosdado y cuánto a Maduro, pero estimo que Marlene Contreras no fue desmejorada burocráticamente. Pasó a un ministerio que veo más importante que el responsable de la política turística.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6429 veces.



Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a264985.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO