La revolución debe llevar vida, no muerte…

El núcleo de la Revolución

Todo sistema tiene un núcleo, es la parte funcional que lo define sin perder sus características primordiales básicas y su Energía. Todo sistema, al perder su energía, llega al caos, por eso la función de toda estructura que pretenda ser un sistema, sea cerrado o abierto, es manejar convenientemente su energía. Los Chinos lo sabían desde siglos atrás, la energía está en la organización armónica de las partes de un todo. Al perder el sistema su organización, comienza a desencadenarse la debacle, que son las energías opuestas, la destrucción y la muerte. El núcleo de la revolución es el hombre, esa es la función primordial de la revolución, reconstruir al ser humano, ayudarlo para sacarlo de la barbarie a que lo ha tenido sometido el Sistema Capitalista. El verdadero revolucionario no puede perder esa meta. Si por seguridad del Estado y protección de sus recursos tenemos que atropellar al ciudadano y violar todos sus derechos humanos, ¿dónde queda el núcleo de la revolución que es el hombre?. ¿Es que existen dos conceptos opuestos dentro de la revolución? ¿O estamos en una revolución teórica, dentro del sistema capitalista más grande del mundo?

Si no están claros los preceptos de lo que es el humanismo revolucionario, si no está claro dentro de la población civil y militar el objetivo esencial que es la vida, esto no es revolución, será otra cosa, pero no revolución.

Vemos con preocupación que se está desatando una revolución light, que es aquella que se va separando de lo básico, de su meta primordial, dándole más importancia a otros elementos externos. Cuando eso ocurre, yo como ciudadano vuelvo a leer la constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en ella está la esencia, la vida, la causa. La constitución es una semilla, casi una espora que se esparce llevando vida, no muerte. La revolución en la sociedad nos debe llevar a ser más inteligentes, más libres, más alegres, más humanos, con más riqueza moral y física, sin ataduras ideológicas, con posibilidades de crecer como ciudadanos, con seguridad social, jurídica y política, totalmente anti-imperialistas, con un pensamiento multipolar. Una democracia verdadera con separación de poderes auténticos, sin pensamientos únicos, sin partidos únicos, esa es la mayor contradicción y aberración en un movimiento que pretenda ser revolucionario con las características propias del venezolano. ¿Acaso no estamos en contra de un pensamiento único imperial? ¿Le vamos a aplicar el pensamiento único y global al venezolano? con que idea, ¿para controlar mejor al partido?. ¿No nos estamos alejando del núcleo de la revolución?, ¿no nos estamos alejando del hombre, el motivo de la existencia de la revolución?,

Primero está la Constitución, luego sus líderes

Debemos ser consecuentes y estudiosos de nuestra Constitución, sólo a ella debemos seguir, ella nos da la pauta de lo que queremos ser como individuos y como sociedad, ella es nuestro código político social, primero debemos conocerla para luego defenderla. Luego, en segundo lugar vendrían sus líderes; pero… un momento, ellos no están por encima de la Constitución y las leyes. La Constitución no es un traje que se puedan poner sus líderes para utilizarla solo en momentos cruciales, ella es un código no es un traje.

Si es importante para nosotros la supervivencia en el planeta, estamos en el camino correcto.

Si es importante para nosotros que todos en el planeta podamos vivir en equilibrio con la naturaleza, estamos en el camino correcto.

Si es importante para nosotros cambiar las estructuras a que nos tienen sometidos los grandes Centros de consumo mundial, estamos en el camino correcto.

Los revolucionarios light son peores que nuestros enemigos, están muy cerca del poder, utilizan altas tecnologías, son revolucionarios teóricos, pero miran con desdén al ser humano. Creen que por sus conceptos van a mantenerse en el poder. No les importa la revolución cultural verdadera. Siguen a líderes, pero no a la Constitución. Creen que tenemos que aplaudirlos por sus teorías, que no les nacen del corazón sino de la mente. La revolución debe ser práctica, debe llegar al pueblo. Ellos buscan el poder desesperadamente, es su función de ser, están más cerca de sus laptops que de la gente. Muchos de ellos ni siquiera han entendido bien a Marx ni a Engels. ¿Estos seres light son los que van a defender la revolución cuando esté en peligro?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3004 veces.



Sergio Delgado L.


Visite el perfil de Sergio Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sergio Delgado

Sergio Delgado

Más artículos de este autor