Chávez y la confrontación a la burguesía

Los sectores dominantes, al comienzo de este gobierno, el discurso empresarial percibió en un militar las posibilidades de poner orden social en el país, frente a la anarquía que representó- para ellos- los tumultuosos años 80 (movilizaciones sociales, paralizaciones, revuelta popular de 1989, golpes de estado, salida de C.A.P de la presidencia, entre otros). También los sectores miembros de las cúpulas de la clase obrera, como la C.T.V, simpatizaron al principio con el discurso social, pero no con el discurso político, ya que estas cúpulas representaban los viejos intereses partidistas. Por otro lado, sectores de la oposición han hecho un símil con el manejo clasista del discurso del gobierno con el comunismo y acusarlo de que trata de llevar al país a una dictadura del proletariado.

El gobierno bolivariano ha marcado un claro distanciamiento con los sectores elites, quienes hasta su gobierno intervenían directamente ya sea en forma institucional a través de FEDECÁMARA o en el papel que personajes miembros de esos sectores jugaban en la vida pública. Si bien en la Constitución de 1999 no se menciona el socialismo como proyecto político y por el contrario aparece protegida la propiedad privada, no hay la menor duda de que algunas leyes, como la Ley de Tierra, la Ley Antimonopolio, entre otras han pretendido afectar los latifundios y los monopolios. Esto ha hecho que desde la campaña electoral del actual presidente los sectores dominantes- junto a un sector de la clase media- se hayan constituidos en bloque político y económico para enfrentarse al gobierno de Chávez.

En los últimos 35 años la inversión privada ha venido cayendo continuamente en Venezuela. En tal sentido, para 1977, la inversión se ubicó en 70,6% del PIB (pública 13,1% del PIB, privada 57,5% del PIB). Para el año 2007 se ubicó en el 33,8% como porcentaje del PIB (pública 11,5% del PIB, privada 22,3 % del PIB) y para el año 2008 alcanzó el 31,5% (pública 13,0% del PIB, privada 18,6 % del PIB).

La burguesía nacional, históricamente dependiente de alianza con sectores transnacionales, gracias a la magnitud de la renta petrolera, ha creado lazos mayores de dependencia con respecto al estado. No hay la menor duda que esto comienza a cambiar a partir de la crisis del rentismo en los años 80, pero más aún por la posición política del gobierno de Chávez contra estos sectores, a los que no duda en calificar de apátridas y pro yanquis. El empresariado venezolano se ha convertido en estos años en protagonista político contra el gobierno, al que desde sus inicios no duda en catalogar de pro comunista. Lo cierto es que cerca del 50% de las empresas privadas en el país han desaparecido, y aunque han surgido empresas estatales no lo han hecho al mismo ritmo, acrecentado nuestra dependencia con el exterior.

Tal como lo señala Barrios Graziani (2005):

En el caso de la burguesía venezolana podemos distinguir claramente tres fases o etapas históricas, una comprometida con un modelo que podría denominarse "populista-clientelar", en el que se mantiene una estrecha alianza con el Estado y con el que comparte en gran medida las riquezas y el patrimonio nacional, esta fase se extiende desde la década del 50 hasta fines de los 80. La otra fase "tecnocrático privatista", que se extiende de fines de la década del 80 hasta el 90, se caracteriza por la exclusión del Estado y la fuerte presión para que este transfiera riquezas y patrimonios al sector privado mediante las privatizaciones. Y la fase del 90 hasta hoy, cuyo rasgo predominante es la ruptura con el Estado y una fuerte politización de los sectores empresariales.

En Venezuela se han nacionalizado empresas emblemáticas como las siderúrgica, de aluminio, de comunicaciones, algunas empresas estatizadas han pasado al control de los trabajadores, como centrales azucareros y papeleras, se ha establecido una política firme contra el latifundio expropiándose más de 600 fundos correspondiente a unos 6 millones de hectáreas, lo que representa cerca del 10% de las tierras cultivables del país.

Se ha enfrentado a los especuladores y acaparadores con una legislación que deja claro que el gobierno puede expropiar industrias y servicios en los que considere se perjudique la estabilidad de la nación, en efecto hasta junio del 2010 ya se han expropiado unas 150 empresas de distintos tamaños, tanto petroleras, de manufactura como financieras, de comercio y servicio.

En 2007 el Gobierno estatizó la Electricidad de Caracas, la Faja del Orinoco y la Cantv, pero fue en 2008 cuando arreció su política de expropiaciones. Ese año nacionalizó 5 trasnacionales: la Siderúrgica del Orinoco (el grupo ítaloargentino Techint controlaba 60% de sus acciones), el Banco de Venezuela (propiedad del grupo español Santander) y la cementeras mexicana Cemex, la suiza Holcim y la francesa Lagafe.

Sin embargo, hay que reconocer que, a pesar de intentos por disminuir el poder económico de estos sectores, en realidad es muy poco lo que se ha avanzado en término de crear un mayor equilibrio económico, y los beneficios sociales obtenidos por la clase media y la clase trabajadora han sido más el producto de la distribución de la cuantiosa renta petrolera recibida durante este gobierno, que por la disminución o distribución de los bienes en manos de la burguesía nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 297 veces.



Pedro Rodríguez Rojas

Sociólogo e historiador (UCV). Magister en Historia Económica (UCV). Maestría en Tecnología Educativa (UNESR). Doctorado en Ciencias Económicas y Sociales. (UCV). Doctorado en Historia (UCV). Ha sido docente de Pre y Postrado en la UCLA, UNA, UPEL. Actualmente de la UNESR en la categoría de Titular. Ha sido investigador del Centro de Historia para la América Latina y el Caribe, OEA, CELARG, Congreso de la República, Centro OPEP, entre otros. Ha sido Asistente de Investigación de los Doctores Ramón J. Velásquez, Federico Brito Figueroa, Héctor Malavé Mata y D.F. Maza Zavala, entre otros. Ex-Director de Postrado de la Universidad Simón Rodríguez-.Barquisimeto. Ex Coordinador del postgrado en Gerencia Cultural. Coordinador del doctorado de educación UNESR. Coordinador de la Línea de Investigación Filosofía y Sociopolítica de la Educación del Doctorado en Ciencias de la Educación. Presidente de la Asociación Civil Museo Histórico Lisandro Alvarado 2002-2010. El Tocuyo. Miembro fundador de la comisión de recursos hídricos de El Estado Lara .Asesor de la Misión Sucre y Aldea Universitaria de Morán. Vocero asesor de consejo comunal Los tres brazos y San Pedro. Entre los reconocimientos recibidos podemos mencionar: Premio Regional (Lara) sobre la obra de Andrés Eloy Blanco (1996). Premio Estimulo al Investigador UNESR, mayor productividad Científica del Núcleo Barquisimeto desde 1997 hasta la actualidad. Investigador ONCIT PEI Nivel. C. Premio CONABA. Premio Ensayo Histórico: Federico Brito Figueroa, Aragua 2001. Premio Ensayo Antonio Arráez: 450 años de la fundación de Barquisimeto, .2002. Premio Ensayo Educativo, Universidad de Oriente, 2004, Premio Primer Concurso Historia de Barrio Adentro del Ministerio de la Cultura, 2009. Premio sobre Legado de Chávez, Maturín, (2013). Premio Literario Rafael María Baralt, Maracaibo (2014). Más de sesenta publicaciones entre libros y artículos en revistas arbitradas a nivel nacional e internacional sobre ciencias sociales y filosofía. Es articulista en varios periódicos a nivel nacional. Coordinador de la Revista de filosofía de la educación TERÊ. Entre sus libros podemos mencionar: Juan Pablo Pérez Alfonzo, La economía venezolana, La Universidad frente a la globalización y la posmodernidad, Pensar América latina, América latina en la globalización, Educación para el Siglo XXI y La Ética Socialista. Junto a Janette García Yépez ha escrito varios libros sobre la historia de El Tocuyo, a saber: Personalidades tocuyanas, La cultura tocuyana, La cañicultura en El Tocuyo, El café y los resguardos indígenas en Morán, Crónicas tocuyanas, El Rio Tocuyo, la educación secundaria en El Tocuyo, La vida cotidiana en El Tocuyo, Memoria fotográfica de El Tocuyo, La Personalidad Intima de Lisandro Alvarado y Cultura y Tradiciones Tocuyanas.

 pedrorodriguezrojas@gmail.com

Visite el perfil de Pedro Rodríguez Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Rodríguez Rojas

Pedro Rodríguez Rojas

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /ideologia/a252146.htmlCd0NV CAC = Y co = US