Como a Marx y Engels, al chavismo científico

Quisiera no ir tan lejos -hacia Marx y Engels- para intentar postular la alternativa del planteo riguroso de la vigencia y el desarrollo del chavismo científico, pero no tengo a mi alcance otra apropiada referencia.

Para ello se requieren algo más que competencias metodológicas; lo empírico por si solo y como muchos solemos abordar esa empresa, no basta; obviaré referirme a Vladímir Ilich Uliánov, históricamente mejor conocido por el alias de Lenín; e igualmente respecto a Fidel y al Ché; por ahora sólo postulo plantear a secas el chavismo, rigurosamente.

Estimo que, dado el impacto del avance científico y tecnológico sobre las comunicaciones, éstas han sido puestas en alto grado al servicio de contraindicaciones éticas a tal extremo que han sido usadas para permear deliberadamente la imaginería colectiva y contaminado de burdas falsedades puestas a rodar por corporaciones de la comunicación; dicho de otra manera, la comunicación ha sido convertida en una máquina de guerra.

Pero, el chavismo es una ideología en desarrollo y de no ser abordada metodológica y coetáneamente ahora, hacerlo más tarde podría ser erróneo el enfoque y en consecuencia podría surgir una teoría torcida, no potable para los pueblos, que al fin y al cabo es a éstos a quienes corresponde conocer que es chavismo real.

El ultra fascismo imperial -y sus derivados sucursales lamebotas y afines- pretende hacer desaparecer a Chávez y, en consecuencia, a Bolivar, desfigurándolos primero; pero, a contraparte, el recurso más expedito y sustentable para que eso no ocurra ha de ser el conocimiento real que de ello tenga el pueblo; por tanto, nada mejor que un desapasionado y riguroso estudio científico de la impronta del chavismo, aquende y allende Venezuela Bolivariana.

Por ahí hay charlatán que juega garrote haciéndose pasar por chavista y echándole plomo a tutilimundi y en especial contra el Presidente Maduro; uno de esos tirapiedras es el menchevique Corin Tellado, un solemne defensor de la Exfiscal Ortega Díaz y quien huyo "valientemente" a Colombia a disfrutar de su botín.

Más respeto merece un furibundo opositor que entrompe contra el chavismo a sangre y fuego, por la calle del medio, por ejemplo Capriles, Guevara, R Allup, Borges y etc, que un agazapado como el señor Corín y otros de su calaña, que se la pasan camuflados porque son incapaces de reconocerse en sí mismos; pero bien dice el pueblo, que todo traidor hace donde va lo que hizo donde estaba; así que su destino es que nadie los quiere ni aquí ni allá.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 686 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a251234.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO