Gilles Deleuze y la Metafísica

Gilles Deleuze junto a Sartre, Foucult, Derrida , Lacan,Morin, Barthes,etc;puede ser considerado uno de los más importantes filósofos franceses del siglo XX, de hecho Michael Foucault dijo que algún día el siglo sería deleuziano, muerto por su voluntad en 1995 dejó una densa obra que se inscribe en lo que se ha dado en llamar visión postmoderna del pensamiento, él mismo se definió como un anarquista o marxista libertario en el sentido que aun siendo un feroz cuestionador del marxismo institucionalizado, era un gran admirador de la obra de Karl Marx .

Fue un escritor prolífico y varias de sus obras las escribió a dos manos, como "Capitalismo y Esquizofrenia", "Mil mesetas "y "El Anti Edipo" en colaboración con el psicoanalista Felix Guattari,y" Los Intelectuales y el Poder" conjuntamente con Michael Foucault. Sus aportes al campo de la Sociología son innumerables al interpretar con una nueva visión postmoderna, la sociedad postindustrial donde vincula el concepto de poder y la tecnología, creando una nueva clasificación histórica de las formaciones sociales atendiendo a la evolución y usufructo de las máquinas por los propietarios de los medios de producción monopolizadores del poder hegemónico.

Pero quizás donde su creación es más significativa es en el campo de la filosofía, específicamente en la metafísica o teoría de la realidad, donde no en vano el existencialista Martín Heidegger dijo que la crisis de la filosofía contemporánea era debida a la ausencia de un pensamiento metafísico. En tal sentido la contribución de Deleuze a la Ontología la podemos encontrar en sus obras "Diferencia y Repetición" y "Lógica del Sentido" en las cuales magistralmente el autor haciendo gala de una extraordinaria lógica matemática y dialéctica, reinterpreta el viejo problema de los Universales versus los Nominales planteado por Heráclito, Parménides, Platón y Aristóteles y que cíclicamente reaparece en el pensamiento humano en torno al problema del Ser.

Para Heráclito el ser o realidad del ente, es y no es, está en permanente transformación de ahí que para "el Oscuro de Éfeso" como se le conocía en la Grecia clásica, podamos entender su lamento de no poderse bañar dos veces con el agua del mismo rio, que nos remite al proceloso devenir del ser, donde en lo más viejo está contenido lo más joven y en lo más joven se incuba lo más viejo. Mientras para Parménides y su seguidor Zenón de Elea, el ser es inmóvil y eterno rigiéndose por el principio lógico de la no contradicción, vigente en las ciencias modernas, conocido también como axioma de identidad, donde cada cosa es igual a si misma o A no puede ser no A(X diferente de Y).

El hecho es que Deleuze haciendo uso de un profundo conocimiento de la lógica matemática, supone que X es una abstracción o generalización de un conjunto o serie de elementos diferentes entre sí x1, x2, x3,….xn, demostrando así que estas diferencias nos llevan a la semejanza entre dichos elementos, señalando que ocurre lo mismo con el conjunto Y, abstracción formada por una serie de elementos distintos donde y1 difiere de y2, de y3, de yn y así sucesivamente para igualarse en Y, de tal forma que X mayúscula es igual a Y mayúscula ,en otras palabras lo distinto nos conduce a lo idéntico en una dialéctica incesante de la diversidad.

Podemos explicar el anterior proceso de razonamiento obviando la lógica matemática de Conjuntos y sustituyéndola por el modelo explicativo de una de las ciencias más remotas del conocimiento como lo es la zoología que en tanta estima tuvo su fundador Aristóteles. Supongamos que X está formado por el conjunto de los mamíferos pertenecientes a la clase de los vertebrados, con un taxón común o ancestro común que luego se diversifica (monofilético), la mayoría vivíparos, allí tenemos las familia de los gatos o felidae, los perros o cánidos con distintas razas, subfamilias y subespecies, los primates donde se ubican los seres humanos. Pero cada miembro es un individuo único con características particulares e irrepetibles excepto en los casos de organismos poco complejos o en la clonación donde se replican con exactitud las características de un patrón original, pero nunca tales réplicas pueden ocupar el mismo lugar en el espacio por lo cual se garantiza la identidad. Por otra parte tenemos que el conjunto Y está integrado por el grupo taxonómico de las aves, animales ovíparos, formado por un abigarrado conjunto de especies y subespecies pero con denominadores comunes con los mamíferos, como el hecho de ser vertebrados y de pertenecer al Reino Animal entre otros; por lo que se puede afirmar sin ninguna duda que X es igual a Y.

 

Podemos afirmar que Deleuze rescata la visión monista de Hegel donde en la categoría del Absoluto se funden las ideas con lo material en un todo único, en una unidad de lo diverso que es el Cosmo o Universo, en lo social la sociedad se puede prefigurar como un todo orgánico común formado por diversidad de clases, grupos o individuos con intereses y motivaciones diferentes.

Como corolario, en lo político X=Y se transforma PSUV=MUD ya que ambas organizaciones se aferran al poder y cohonestan la corrupción, ja, ja, ja, cosas de una dialéctica infernal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1330 veces.



José Burelli

Economista. Maestría en Relaciones Internacionales. Subdirector de Cultura UNESR. Profesor de la UNEFA, Universidad Pedagógica de Caracas.

 joseburelli@hotmail.com

Visite el perfil de José Burelli para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad