Diosdado: la otra cara de la moneda

Nosotros estamos casi seguros que quien últimamente está movilizando a los chavistas es Diosdado. Tiene capacidad de movilización, tiene “arenga”. Es coherente, es radical, es chavista. Pero está en la otra cara de la luna. De este otro lado de la luna, lo único que se conecta con Diosdado es el presidente Maduro. Sin embargo, el camino por el cual transita para llegar al presidente Maduro nadie lo conoce, siempre da un salto, después de haber denunciado a la cuarta, a los opositores y sus conspiraciones, la maldad del capitalismo, las injusticias de la socialdemocracia adeca copeyana, con detalles, con nombres y apellidos, después de exaltar el heroísmo revolucionario de los rebelde de los sesenta, setenta y ochenta, salta…. y nombra al camarada Maduro.  Algo se “come”, algo queda afuera de su discurso arengoso, como diría el “Rey Julien” . Bien ese algo es “la otra cara de la moneda”, es “la otra cara de la luna”, la que nunca no se ve, pero que todos sabemos que ahí está.

¿Por qué Diosdado nunca habla de los temas álgidos, contradictorios, “derechosos” del gobierno de Maduro? ¿A qué le teme? ¿Será que no los domina? ¿Será que los domina demasiado y ese es su papel, el del policía malo –o bueno, dependiendo desde dónde se vea- de la revolución?

El caso es que Diosdado reivindica la Constituyente aclarando que ésta será una constituyente donde participan todos, los pueblos indígenas, las regiones, los clap, todo mundo tiene propuestas que hacerle a la constitución (la “adecuación” a la realidad de la que habla Escarrá), todos. Pero en ese pedacito Diosdado no se refiere a que, en la convocatoria para “adecuar” la constitución a la realidad, están los empresarios como invitados especiales… ¡Ay mi madre!, ¡Los empresarios! “La constituyente económica”.

¿Qué le sucede a Diosdado que no se atreve a justificar la presencia de empresarios “honestos” y “patriotas” metiendole la mano en la constitución? ¿Cuánto puede modificar la presencia de los pueblo originarios lo escrito en esa constitución, que haga alguna diferencia, y cuanto pueden hacer estos “santos de Dios” nacionalistas y honestos empresarios por ellos mismos?

Nos gustaría escuchar a Diosdado hablar de la constituyente económica, que nos explicara cómo se come eso, dónde está el socialismo en eso. Porque todos esos héroes de los años 60 y 70 lucharon por una revolución socialista, Chávez fue asesinado por querer hacer una revolución socialista, el Plan de la Patria fue “actualizado” como dice Sanguino, fue falsificado, decimos nosotros, por ser un plan socialista, por ir en contra de la lógica del capital, la conciencia del deber social fue un objetivo moral de Chávez y el mismo Diosdado lo sabe; en la palabra del Comandante “la consciencia del deber social” es una demanda constante, así como la crítica revolucionaria (“Irreverencia en la discusión, lealtad en la acción”).

Chávez sigue siendo la guía moral de Diosdado, pero parece que no la política.  La otra cara de la moneda representada por Maduro va en dirección contraria a los deseos de Diosdado, una alianza desmedida con la empresa privada. Lo que para Chávez fue una invitación a construir una sociedad socialista, se ha transformado de pronto en la entrega total de los asuntos económicos a los capitalistas, en un acicate a la lógica del capital y al capitalismo. Mientras Diosdado todas las semanas intenta educar con la palabra de Chávez, Nicolás Maduro le regala un taxis a un individuo sin ninguna razón, sin ton ni son, dando un mensaje claro de irresponsabilidad, porque ese taxis no es suyo, pertenece a la sociedad venezolana; regresa la mina Las Cristinas a la Gold Reserve y entrega concesiones a Barrick Gold, otra empresa con prontuario, habla de superar el rentismo con más rentismo y Diosdado parece no darse cuenta de esta contradicción. De pronto el país calló en manos de los especuladores, acaparadores, ladrones de divisas, de los banqueros, de los capitalistas; de la noche a la mañana, desde el asesinato del comandante Chávez, el interlocutor más importante del gobierno son los empresarios, el presidente le retira la mano a Rafael Ramírez y se la ofrece a Lorenzo Mendoza, sin dar explicaciones, y PDVSA queda en manos de un grupo de ineptos sin sentido político, distintos a los mandatos de Chávez sobre la política petrolera (solo basta leer los últimos escritos del ex ministro publicados en Aporrea, una crítica velada a la gestión petrolera actual).

Pero Diosdado parece jugar un rol dentro del Partido distinto al del gobierno, el de arengar a las masas, confrontarlas con la oposición mamarracha, lo que es muy útil para que esta masa desvía su atención de la entrega a pedacitos del país a la lógica del capital (al espíritu capitalista) y a los capitalistas.

Sería inmenso que Diosdado Cabello hablara alguna vez de estas contradicciones a su auditorio, “irreverencia en la discusión, y lealtad en la acción”, Chávez, 21 de agosto de 2012, por ahí debe estar el video. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2966 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a245504.htmlCd0NV CAC = Y co = US