Rompiéndose el coco el señor Heck al desnudo: ¿porque reinventar el socialismo?

¿Por qué reinventar el mundo?, si esa es la pregunta del señor Heck, un ciudadano que nos acompaña en el país por muchos años, desde los años 70, tiene toda su libertad en hacerlo, nadie le dice que no, todo el tiempo obsesionado en su crítica a Nicolás Maduro, promoviendo lo que llama "la revolución humanista", la verdadera revolución según él, ahora descubramos que el señor Heck, es un "canadiense francés", que dice también ser venezolano, "afásico/diafásico" a causa de un accidente, y que dice sentirse bien en Venezuela, tal vez por la diversidad cultural y étnica se siente cómodo al menos ya no sufre de su herencia, la artritis, ha visto las diferencia entre Canadá y Venezuela, las ventajas y desventajas con los países capitalistas desarrollados y orgullosamente quiere a Venezuela, sus paraísos naturales, su idiosincrasia de alguna manera.

La Concha del señor Heck

Pero esto nos tiene sin cuidado, sino el hecho que el señor Heck aconseja a los socialistas, interrogándonos, "Cónchale. ¿Por qué seguimos rompiéndonos la cabeza? ¿No sería mejor hacer como hacen los canadienses y los suecos?". En verdad el señor Heck amante de nuestra cultura y modo de vida, crítico de la revolución bolivariana y el socialismo chavista, nos pregunta, "¿Por qué malgastar nuestro tiempo y energía dándonos golpes tras golpes, y patadas y más patadas, chocando contra paredes, cayéndonos de precipicios, tratando eso y tratando esto, cosas que a veces funcionan, pero que en su mayoría son fracasos --- lo cual es normal --- peleando, gritando, que sí o que no? … cuando es muy probable que al final del fútil, pero muy interesante y posiblemente necesario ejerciera, después de años y años y años de ensayos y pruebas,….", en pocas palabras el señor Heck insiste en la idea que repite la derecha, la frase, "el socialismo ha fracasado", nos da a entender entonces, ¿para que reinventarlo?. ¿Para que el socialismo del siglo XXI? Si ya lo tenemos, el socialismo reformista, el socialdemócrata, el que cambia todo para no cambiar nada.

Las patadas del señor Heck

El señor Heck admirador de Chávez, no recuerda que es precisamente el chavismo quien acuñó la tesis de que hay que "reinventar el socialismo, inventamos o erramos", siguiendo al maestro Rodríguez, el Sócrates de América según Bolívar y esto porque ninguna sociedad es idéntica a otra, cada quien debe construir el socialismo a su modo y a su ritmo, según su cultura e historia, ninguna es copia de otra, tan solo aprende de otras, lo que necesita o requiera, por eso nos sorprende el señor Heck tan chavista y tan antimadurista, de manera que nos quiere enseñar la rueda de la historia, quiere evitarnos precipicios, patadas, golpes, peleas, choques, malgasto de tiempo, futilezas, ensayos y pruebas, ¿para que reinventar el socialismo?, ahí están los modelos, Suecia y Canadá?. Porque no dice allí la Unión Soviética y Cuba, que debemos aprender de sus errores y aciertos del socialismo del siglo XX de Vietnan de china, de Corea, ¿porque el señor Heck gira su mirada al capitalismo canadiense, sueco, noruego?. Sencillamente porque no es nuingun socialista verdadero, es un reformista que cree que el socialismo es distributivo de la renta, mas no cree en el empoderamiento de los medios de producción por la clase trabajadora y el Poder Popular.

El ejemplo del "socialismo capitalista" de Heck

Vayamos a su país de origen, Canadá, ya que nos pone como ejemplo, que opina nuestro consejero espiritual, el señor Heck de su país ya que nos quiere dar lecciones de construir el socialismo humanista tomando en cuenta otros modelos, para no rompernos el coco, "….En comparación con los países del norte, donde todo es privado, aun los árboles de fruta, aquí en Venezuela, particularmente si uno vive fuera de las grandes ciudades, es casi imposible morir de hambre ya que uno puede sobrevivir comiendo frutas de los árboles. En Canadá solamente se encuentra fruta en los árboles o arbustos durante unos 3 o 4 meses del año, entre julio y octubre aproximadamente…" Vaya extraño socialismo el de Heck, que podemos morir de hambre como asunto individual, sin que el estado proteja a sus ciudadanos, ¡para que reinventarlo!

Otro ejemplo del señor Heck, de quien trata de simplificarnos el camino al socialismo siguiendo al Canadá, de evitarnos no caer en precipicios, respecto a su socialismo canadiense, alega "Es más, casi no existe transporte público en más de 90% (en mi estimación) del territorio canadiense, entonces si alguien quisiera pasar un tiempo tranquilo en los bosques del norte, con los miles de millones de zancudos y moscas negras, y las moscas caballo, uno necesita bastante dinero para poder llegar al lugar…" vaya, ¡que despilfarro de tiempo y recursos!. Si un socialismo canadiense que no se preocupa por su pueblo, como llamarlo socialismo, si su política no tiene como centro el hombre, el servir a la sociedad.

Pero no es todo, "el socialismo canadiense" esa especie de simbiosis de capitalismo de Estado y socialismo liberal, no es extraño que al señor Heck le encanta de los venezolanos, lo sembrado por el capitalismo euroccidental, "la actitud laissez-faire del venezolano, en general por supuesto", y a despecho afirma, "…..en los países del norte, donde la gente trabajo 6 o 7 días la semana, a menudo 2 o 3 trabajos, para sobrevivir, donde casi no existen leyes del trabajo (como en Canadá, donde no hay ley del trabajo, excepto por un sueldo mínimo), donde solamente se celebran 2 o 3 días feriados anualmente, y donde en general la gente no puede tomarse más de 2 semanas libres de vacaciones cada año porque allí en esos países hay que trabajar así, o si no te despiden. Se gana más, sí, más dinero, pero es una vida de esclavitud al trabajo, a los dueños de empresas, y a las autoridades. En general en los países norteños no existe la libertad de trabajo como en Venezuela". ¿Estará este socialismo al servicio del hombre?.

Entonces para que rompernos "el coco" con el consejo socialista del señor Heck, que conoce a Venezuela desde hace más de 40 años, si es tan bueno "el socialismo canadiense" o sueco, porque no irse a vivirlo, "el paraíso", o si no, "Ahora … si tomamos el ejemplo de Canadá y Noruega … son dos países del norte del planeta donde hace muchísimo frío --- los dos países tienen frontera marítima con el polo norte --- son probablemente unos de los dos mejores ejemplos a nivel mundial de sociedades que tienen sistemas sociales muy socialistas, pero que simultáneamente operan de manera capitalista", entonces ¿somos o nos somos señor Heck, a quien engaña con su crítica furibunda contra Maduro, nos rompemos el coco o nó, que modelo de sociedad ofrece usted, y cual lo que necesitamos nosotros, totalmente distinto lo que queremos?,

¿Qué le envidia el señor Heck a estas sociedades?, tienen servicios universales (para todos, pobres y ricos igual) como atención médica gratuita, educación primaria y secundaria gratuita, ayuda social (bienestar) monetaria (salario) temporal gratuito, ayuda gratuita en casos de discapacitación, enfermedades, o adicciones crónicas, etc., pero simultáneamente, la gran mayoría de las empresas productivas son privadas. El Estado las regula, pero básicamente pueden operar sin demasiada intervención… bueno, aparte de los impuestos y las leyes contra el monopolio, el acaparamiento, la especulación, y la usura, parecido a las leyes estadounidenses llamadas "antitrust," lo cual es un conjunto de leyes que regulan la actividad de los negocios y empresas, principalmente con el fin de reducir el nivel de abuso social por parte del capitalismo salvaje".

Estamos descubriendo los deseos del señor Heck, su ideal socialdemócrata, traidor al pueblo, porque está en Venezuela, porque escribe con esa pasión antimadurista, las recomendaciones críticas para Maduro, ya vemos por eso es que lo cuestiona tanto, le envidia su poder, su sabiduría política, odia su socialismo chavista al parecer, pero no se da cuenta que nosotros tenemos todo esos servicios, y algo más, no solo servicios universales de educación, salud, agua, entre otros servicios públicos, ayuda social, misiones sociales, ayuda a los discapacitados, etc., pero claro, tenemos un problema, la mayoría de las empresas privadas no son productivas, son parasitarias, el Estado las subsidia, el mismo no puede dejar de ser ente activo de la economía, interventor social, ante un capitalismo parasitario, también rentístico, cobra impuestos así como también existen leyes antitrust, antimonopolios, que regulan lo actividad de los negocios, pero que estos se resisten acatar estas leyes, mejor dicho, aumentan los abusos sociales y económicos contra la sociedad por parte del capitalismo, pero aparte de eso, ellos no tienen lo que nosotros nos esforzamos en tener, el poder popular en acción, la democracia participativa del pueblo, el socialismo democrático, participativo y protagónico que ninguna de esas sociedades fracasadas socialdemócratas tienen, sociedades de éxitos engañosos.

El capitalismo ejemplar del señor Heck

Entonces no es extraña la conclusión del señor Heck, "…..desobedecemos porfiadamente y a veces descaradamente las más sencillas y necesarias reglas sociales-lógicas (sociológicas) que pudiesen poner alguna semblanza de orden social dentro de nuestro caótico vivir cotidiano….". Entonces Heck quiere que volteemos la mirada al Norte, al "alto nivel de organización social", al "avanzados a nivel educativo", a "las leyes muy estrictas", hacia "Alemania, Inglaterra, Francia, España, Portugal, Italia, y varios otros países del norte, incluso partes de China, también tienen sistemas sociales tipo socialista combinado con una banca y un empresariado capitalista". Volviéndonos a preguntarnos, para qué reinventar el mundo, el socialismo, si ya el señor Heck ha dado respuesta, lo ha descubierto solo que sin democracia participativa y protagonismo del pueblo en los asuntos públicos, ha descubierto el socialismo monárquico, plutocrático.

Un socialismo capitalista, es toda una contradicción en si misma, lo que equivale a que todos los capitalistas son iguales, son socialistas entre ellos, pero capitalistas y explotadores con el pueblo trabajador, un sistema social estratificado, ricos y pobres, veamos que menos del cinco por cuento del mundo es más rico que el noventa y cinco por ciento de la humanidad, sin embargo, según el señor Heck, "Canadá y Noruega, generalmente esos dos países socialistas-capitalistas funcionan bastante bien … y … en la opinión de la mayoría de las personas que conocen Canadá y/o Noruega, funcionan mucho "mejor" que Venezuela o que la mayoría de los países del sur del planeta. Por ello, Son países con un relativamente alto nivel productivo, alto nivel de organización social, limpios, avanzados a nivel educativo y con respecto al conocimiento en general, y tienen leyes muy estrictas que en general son respetadas". Pero no olvidemos las palabras del señor Heck, respecto del Canada, "Se gana más, sí, más dinero, pero es una vida de esclavitud al trabajo".

Rompiéndose el coco fútilmente el señor Heck

Desde aquí el señor Heck nos quiere enseñar su socialismo humanista, desde aquí se rompe su coco, humanismo para el capitalismo, caridad y dadivas para el pueblo, "¿Por qué estamos tratando de inventar el socialismo cuando ya existe? ¿Por qué no simplemente copiamos lo que hacen los países del norte en vez de reinventar la rueda?. Ellos ya pasaron por ese largo proceso (alrededor de 200 años) de descubrimiento y ensayos, de miseria, de golpes, de guerras, pasando del capitalismo salvaje de la Revolución Industrial a los sistemas socio-económicos socialista-capitalistas de la actualidad", el verdad el señor Heck es un "copión", nada original, como decían en la escuela, desacata a los Maestros, que recomiendan inventar, desandar lo andado, esos 200 años de capitalismo, de ensayos de riqueza y pobreza, la rueda de la muerte del capitalismo con su revolución industrial, en verdad pobre señor Oscar Heck no sabe distinguir el socialismo del capitalismo, se le fundió el coco al viejo, debería mirar hacia los clásicos del socialismo científico, Marx, Engels y Lenin para citar algunos, los fundamentos, pero seguro su pereza mental no le da.

Fuentes consultadas:

1.-Heck, Oscar "¿Por qué reinventar el mundo?", Aporrea, 22/01/2017

2.-----------------, "Deberían irse a vivir a Canadá y dejarnos tranquilos en nuestro paraíso", Aporrea, 20/06/2016



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1517 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a240437.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO